De Profundis.

No es que sea un gran seguidor de la obra de Miguelanxo Prado, pero siempre me ha parecido un excelente dibujante. Así que cuando supe que había dirigido y dibujado una película de animación, sentí bastante interés. Como en su momento De Profundis fue estrenada en dos cines, y duró en cartel algo así como veinte segundos, he aprovechado la salida del DVD para verla. Y es una lástima, pero ha sido decepcionante.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El principal problema de la película es que carece de texto. Y aunque es una perogrullada, contar una historia sin palabras es más difícil de lo que parece. Hay algunos ejemplos de que se puede hacer y se puede hacer bien (Fantasía, por ejemplo), pero es que en De Profundis lo de menos es la historia. El argumento es casi inexistente: un marinero cae al mar, se encuentra el mundo submarino que plasmaba en sus dibujos, y se lo pasa teta hasta que se acuerda de su mujer y vuelve. Final simbólico desconcertante y fundido en negro. Una mera excusa, con muy poca chicha para una película de casi hora y media.

Así las cosas el punto fuerte de la película debería ser el deleite estético de las escenas bajo el mar que va presenciando el protagonista. Pero tampoco eso funciona. No niego que en pantalla de cine alguna escena puede quedar más impactante, pero en general, lo que producen es impaciencia y aburrimiento. Una música adecuada y los dibujos de Prado, por buenos que sean, no bastan para sostener la película, porque el cine es mucho más que eso: es ritmo, sobre todo, y aquí es donde fracasa estrepitosamente De Profundis. Al no haber historia no hay prácticamente acción ni trama: todo es una sucesión de bonitas estampas marinas que hubiera preferido ver en un libro de ilustraciones. Ya digo que ni siquiera son espectaculares. Alguna podría serlo, pero el enfoque de la cámara, monótono y demasiado fijo, les resta la poca fuerza que tienen.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

La animación puede que sea lo más llamativo. No es animación tradicional, sino que los dibujos de Prado han sido dotados de tridimensionalidad y animados por ordenador. El resultado es desigual: algunas veces queda muy bien (la mujer tocando el violoncello), otras chirría bastante, con los movimientos demasiado ortopédicos. Las expresiones faciales son exageradamente histriónicas y casi molestas, como si con esa expresividad se quisiera compensar la falta de diálogo.

En el lado positivo, muy poquito: los diseños y dibujos de Miguelanxo Prado son excelentes (la mansión en el mar, el barco en el que vuelve el protagonista), la música me ha gustado bastante. La presentación del DVD, en consonancia con la película: mucho cuidado por la forma, pero el fondo está vacío. De Profundis es un experimento fallido, un ejercicio de estilo del que Prado probablemente habrá quedado muy orgulloso, pero que está hueco y deja completamente frío al espectador. Eso sí, un diez por el esfuerzo de intentar abrir nuevos caminos a una animación original, que no se limite al plagio de los estudios americanos. Una lástima que Prado se olvidara de contarnos una historia, ya que estaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s