El lobo solitario y su cachorro, de Koike y Kojima.

A veces conviene recordar que no todo el manga es shonen y shojo. Hay otras formas de contar historias en el cómic japonés, otros estilos, que sólo poco a poco y con cuentagotas van llegando a occidente. Ése sería el caso de El Lobo Solitario y su cachorro, una larga serie (veinte tomazos en la edición de Planeta) que Koike y Kojima desarrollaron durante los años setenta.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El Lobo Solitario no es sólo mi manga favorito, sino también uno de los quince o veinte tebeos que más me han impactado emocionalmente.

La serie cuenta la historia del antiguo albacea del Shogun, Itto Ogami, ahora caído en desgracia y convertido en un sicario que mata por dinero. En sus viajes lo acompaña su hijo pequeño, Daigoro. Ambos están, en palabras del propio Itto, “en el camino del infierno”: viajando por el Japón feudal, un mundo cruel y violento en el que la vida no vale nada, ambos asumen que sus propias vidas pueden acabar en cualquier momento. A lo largo de la serie se van desvelando los detalles de aquella caída en desgracia, y se va desgranando la conspiración de los Yagyu, clan de asesinos al servicio del Shogun y enemigos del clan Ogami. A la vez que avanza esta trama central, los autores intercalan historias cortas que a menudo son tan interesantes como la historia principal.

El tema central de la historia es el honor. Es un concepto del honor oriental, y por ello en ocasiones el comportamiento de los personajes le puede parecer extraño a un occidental del siglo XXI, pero si podemos hacer el esfuerzo de entrar en esa mentalidad descubriremos un universo apasionante en el que todo está magnificado y alcanza proporciones de mito, especialmente en el tramo final de la serie (los cuatro últimos tomos), que cuenta el enfrentamiento definitivo entre el Lobo Solitario y Retsudo Yagyu, el anciano líder del clan. El respeto al enemigo llevado a sus últimas consecuencias, ambos convertidos en figuras simbólicas, un enfrentamiento contado con tal pulso que esos cuatro tomos se hacen cortos, y un final que deja al lector impactado y sorprendido, y que obviamente no voy a contar aquí. Y por encima de todo, siempre, el amor entre el padre y el hijo, sin ñoñerías, pero contado con una sensibilidad que rara vez puede verse en una historia de samurais.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Carátula de una de las películas basadas en el manga.

Es obligado hablar también de la narrativa, una de las más impresionantes que he visto en un cómic (y he leído unos cuantos). El sentido épico de lo que se está contando, la pausa, el silencio, la magistral planificación de las viñetas (los primeros planos, las panorámicas): todo en este cómic es ritmo. Y en realidad es eso lo que le da a la historia ese tono que hace que el lector se dé cuenta de inmediato que está leyendo algo con peso, algo grande, importante. El Lobo Solitario atrapa al lector gracias a la narrativa: es uno de los pocos tebeos capaces de imponer un ritmo de lectura al lector, cuando en este medio siempre suele ser al contrario. El dibujo es sucio y feísta, pero al servicio de esa narrativa funciona a la perfección. Tiene además una gran virtud, igualmente rara en el cómic japonés: una claridad meridiana en las escenas de acción, sin renunciar a ser espectacular. Yo confieso que normalmente me pierdo en los combates del manga actual (en los pocos que me he animado a leer), donde los autores confunden espectacularidad con confusión (como en el cine, vaya), y por eso resulta algo paradójico que en Japón, donde se les considera y se les llama maestros, se note menos la influencia de Koike y Kojima que en autores americanos como Frank Miller.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Si tenéis la oportunidad, leedlo. Os encontraréis con una historia apasionante, absorbente, dura pero bella a la vez. Si el precio y la extensión os echa para atrás (los veinte tomos salen por unos doscientos euros), probad en bibliotecas municipales. En Madrid al menos sé de varias que disponen de la colección. No os arrepentiréis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s