Retrasado el lanzamiento de Music of the Spheres.

Pues eso. Estos días nos hemos enterado de que Music of the Spheres se retrasa hasta el año que viene. La fecha concreta varía según la fuente, pero parece que saldrá en algún momento de enero de 2008. Se ha filtrado que la causa es el deseo de Oldfield de estar en casa en las fechas en las que nacerá el segundo hijo con su actual pareja. Es una gran excusa, porque en un principio es peliagudo criticar ese deseo sin parecer un friki insensible. ¿Quién puede negarle eso a un padre? Pero sucede que la duración del ciclo de gestación de los seres humanos es bien conocida por el público, y hasta Oldfield, con lo pasota que es, se ha tenido que enterar en un momento u otro a base de tener descendencia. Vamos, que hace siete meses que sabe perfectamente cuándo nacerá su hijo. Podría haber previsto esto hace mucho, y más teniendo en cuenta que el disco lleva grabado bastante. ¿Por qué no adelantar la fecha de lanzamiento a septiembre, dando así tiempo a que Oldfield participe en cualquier promoción que Universal preparara? Todos lo que conocemos a Oldfield sabemos de sus continuos cambios de opinión y de humor: no puede descartarse que esto se le acabe de ocurrir. Pero es lamentable que una persona de su edad y una multinacional como Universal hagan gala de tan poca seriedad.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket “¿Nueve meses? ¿Y por qué no se me ha informado antes?”

El disco está presentado, se han distribuido promos, y lo que es peor, lleva en internet casi dos meses gracias a (o por culpa de) una filtración misteriosa de origen desconocido. La reacción ante esta filtración ha sido nula. Aquí no ha pasado nada. Seguimos con el paripé sin tener en cuenta que todo el mundo que ha querido ya ha escuchado el disco. Y por si fuera poco, retrasan aún más la salida del disco. Cuando llegue la fecha, para sus seguidores será agua pasada, e ir a comprarlo un mero trámite carente de cualquier emoción. Habrá hasta quien se olvide de que el disco aún tiene que salir.

Como lo del hijo a mí me parece más una excusa que un motivo (y no soy el único que piensa así), vale la pena pensar en otras razones para esto. Hay quienes creen que se debe a que Oldfield quiere involucrarse de verdad en la promoción, y parece plausible. Pero esto sólo se justificaría si Universal está preparando algo gordo; su último disco, Light+Shade, salió a la venta con una promoción casi nula, y una implicación del autor más nula aún. Si al final ocurriera esto, sería aún más absurdo. Quizás podamos esperar una premiere al estilo de la que se hizo con Tubular Bells III, o incluso varios conciertos. Pero no mucho más, vaya, que es un disco, que nadie espere una campaña mundial con Oldfield viajando seis meses por el globo en plan superestrella.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Portada de Music of the Spheres. También se ha hablado de que Oldfield podría aprovechar este retraso para componer música nueva que incluir en el disco, o arreglos distintos para la que ya existe, como una forma de compensar por la filtración y arreglar un poco semejante despropósito. Yo sinceramente no lo creo. Quienes han escuchado el disco dicen que se nota que es música finiquitada, que no parece una demo. Siempre se puede añadir más guitarra (ya que parece que escasea), pero me temo que eso no está en la mente de Oldfield. Sí imagino que Universal incluirá un CD extra con algún tipo de bonus, pero la cosa irá más por entrevistas o documentales que por música nueva.

No sé si con el tiempo sabremos la verdad de todo esto. A mí me parece una vergüenza. Empezando por la filtración, que tiene por fuerza que salir de la propia discográfica, hasta este retraso inaudito, con el disco grabado y presentado. Todo esto evidencia una realidad: el lugar actual de Mike Oldfield en el mundo de la música es secundario. Esto que ha pasado es inconcebible que le pase a un músico de primera fila, simplemente. Quizás lo peor sea que el propio Oldfield pasa de todo, que asume ese lugar y se recluye en su casa. Ante la filtración, en lugar de reaccionar diciendo “hey, vamos a sacar esto YA, vamos a montar algo bueno, no puede ser que el disco esté circulando cuatro o cinco meses antes de que lo saquemos”, se encoge de hombros y se va a casa con su familia. ¿Tiene derecho? Por supuesto que sí. Yo he sido muy crítico con su última etapa, pero siempre defenderé su derecho a hacer lo que le dé la gana como persona libre que es. No creo que esté obligado de ninguna manera hacia sus seguidores. Yo considero que le he dado poco a él comparado con lo que él me ha dado a mí. Pero me entristece ver a la persona que ha compuesto algunos de mis discos favoritos haciendo según qué cosas. Con Music of the Spheres parecía que estaba despertando un poco y cambiando de actitud. Veremos si no se queda todo en un espejismo…

Y al final, como siempre, paga el aficionado. Sobre todo aquellos que como yo hemos decidido no escuchar el disco hasta que salga a la venta. Posiblemente la culpa sea mía, por romántico, por querer darle algún valor a las cosas en la época de lo inmediato. Por querer darle algo de magia al disco de Mike Oldfield que más me ha interesado en los últimos diez años.

Seguiremos esperando acontecimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s