Los cuentos de Beddle el Bardo, de J.K. Rowling.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Quién me iba a decir a mí que a estas alturas me iba a reconciliar, aunque fuera un poquito, con J.K. Rowling. No es que la decepción que supuso el último libro de Harry Potter haya desaparecido, pero con estos Cuentos de Beeddle el Bardo la autora me ha demostrado que aún puede escribir con inteligencia, su característico y sutil buen humor y su pequeña dosis de soterrada mala leche. Y la verdad es que me he pasado mi media horita muy entretenido con esta colección de cuentos en los que Rowling supera con un aprobado la papeleta, difícil, de escribir relatos a la manera tradicional, pero pensándolos desde el mundo de los magos. Demuestra, aunque el resultado sea irregular según el cuento, que conoce los mecanismos del cuento de hadas y que sabe qué cambios se han ido produciendo con el tiempo en las diferentes versiones de los mismos. Ella opta por dotar a los cuentos clásicos de Beedle el Bardo de la crudeza de las versiones primitivas —especialmente en los dos que considero mejores, El corazón peludo del brujo y La fábula de los tres hermanos—, pero se permite, en un divertido juego intertextual, chotearse de las versiones edulcoradas de nuestros tiempos en las notas de cada cuento, escritas por el insigne director de Hogwarts Albus Dumbledore, que hace alusión a los ñoños Cuentos para leer debajo de una seta, versión light de los presentados. Estas notas, por cierto, son lo mejor del libro con diferencia. Además de ciertos datos desconocidos del universo Potter —que son lo de menos —, Dumbledore, sin duda el mejor personaje de la saga y el que mejor escribe Rowling —obviando siempre, por favor, el último volumen— ofrece comentarios de una ironía genial acerca de los mencionados cuentos modificados para no dañar las mentes infantiles, su intercambio epistolar con Lucius Malfoy acerca de la conveniencia de retirar de la biblioteca de la escuela cuentos promuggles y unas notas al pie de página que han hecho que soltara directamente la carcajada dos o tres veces.

Una lectura rápida muy entretenida, de verdad. Sin pretensiones y sin moralina. El mayor pero que puede ponérsele es que un par de los cuentos están demasiado lastrados por la necesidad de introducir elementos mágicos que referencian las novelas de Harry Potter, lo que resta autenticidad al tono tradicional y dificulta un poco la lectura para aquellos no familiarizados con la saga. Aún así, muy recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s