Los tiempos ominosos, de Caza.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Hace poco me he estado releyendo una obra que conocí hace ya bastantes años pero que tenía algo olvidada: Los tiempos ominosos, del francés Caza. La tengo en una edición de Norma excelente, y ha vuelto a dejarme un muy buen sabor de boca.

Es un tebeo absolutamente hijo de su época, tanto en guión como en dibujo: la ciencia ficción europea que hacia principios de los ochenta se empezó a producir de la mano de publicaciones como Metal Hurlant. Como la inmesa mayoría de cómics del género en ese momento, Caza hacía historias cortas. Su estilo de dibujo, deudor de Moebius, estaba reforzado con un excepcional color que el mismo aplicaba y que recreaba un mundo moribundo, una Tierra futura contaminada y casi desierta. Escenario arquetípico como pocos que contenía historias igualmente arquetípicas de ciencia ficción. Caza no inventa nada. Su mundo distópico no sorprende, el uso del elemento ciberpunk, entonces en pañales, tampoco. Pero lo hace con sensibilidad y buen hacer en la narración. En las historias de Caza, vemos cómo los Oms —probables descendientes de la humanidad actual— pueblan ciudades de metal que les protege de las radiaciones y a la vez funcionan como cárceles. Los Oms han olvidado qué son las emociones o la imaginación, se han convertido en un rebaño de cretinos condenados a extinguirse en muy poco tiempo. Fuera de las fronteras de las ciudades, viven los Otros, criaturas de todo tipo que contrastan en alegría, formas y paleta de colores con los grises y homogéneos Oms. Ya digo que es típico, pero Caza lo maneja muy bien. Tiene un tono poético agradable, y dentro de lo que cabe no escribe mal, cosa importante dado que las historias apenas tienen bocadillos: todo el peso de la narración cae en los textos de apoyo en primera, tercera o segunda persona.

Como es lógico algunas historias son más flojas que otras, pero en general mantiene buen nivel Caza y demuestra que sabe adaptarse a la estructura del relato breve, cosa que no pueden decir otros muchos colegas suyos que llenaron las revistas —de allí pero también de aquí— de relatos vacíos cuyo único atractivo era un buen dibujo o un par de tetas. En las historias de Los tiempos ominosos, casi siempre se explora el choque entre los Oms y los Otros, o la destrucción, profetizada, de las ciudades de los primeros y sus habitantes. El hecho de que los elementales Otros venzan siempre a los Oms —no en batalla, porque no hay, pero sí en sus planes para devolverles la imaginación y el desenfreno, aunque sea a costa de acabar con ellos— supone cierto optimismo que aleja el tebeo de la ciencia ficción más apocalíptica, aunque la última historia, escrita por Caza muchos años después para cerrar la saga, concede un triunfo a la sociedad Om que parece más pesimista. En todo caso es la peor historia de todas y no está claro que signifique nada. Pero otras, como Mandrágora, Bruma y sobre todo El Flautista —la segunda historia, y posiblemente la mejor técnicamente, con un final espectacular y un sentido del ritmo en todo el relato sublime— son excelentes ejemplos de dos cosas: cómo hacer cómics de ocho páginas, y cómo hacer cómics de ciencia ficción. Caza, al contrario que muchos autores de ciberpunk posteriores a él, cuenta cosas. No se pierde en la estética, pese a que ésta sea tan atractiva, ni recurre a un lenguaje hermético para ocultar la falta de discurso. Sus historias denuncian una apatía que hoy es aún mayor y sobre todo carga las tintas en la destrucción del medioambiente, significativamente peor hoy que cuando Caza escribió Los tiempos ominosos, lo que hace que ese mensaje siga vigente, aunque en realidad no sea el objetivo principal del cómic. Más que eso, sus relatos crepusculares se centran en la poesía de la destrucción, tanto del mundo, con esa tierra roja y ese cielo verde, como de los despreciables Oms en sus ciudades máquina, esos Oms que han renunciado a la música, como se cuenta en El Flautista, que han entregado su libertad a un amo invisible. Esos Oms que para Caza somos nosotros mismos en un futuro no muy lejano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s