Los clásicos en cómic de SM.

Recientemente la editorial SM ha iniciado una colección que me llamó mucho la atención por diversos motivos. Se trata de una serie que adapta al cómic obras clásicas de la literatura, de la cual he comprado hace poco el cincuenta por ciento: El monte de las ánimas de David Rubín y El extraño caso del doctor Jeckyll y míster Hyde de Santiago García y Javier Olivares. Hay otro par, un Amadís de Gaula con cierta influencia shonen y un Médico a palos. Y son, al menos los dos que he leído, buenos tebeos. No obras maestras, pero sí bien hechos y bien contados, con algunos momentos de brillantez, incluso. Son cómics “de verdad”, hechos por autores buenos, experimentados. El primer y mayor acierto de SM ha sido recurrir a ellos y no encargar el trabajo, como ha sucedido en recientes ocasiones, a dibujantes anónimos sacados de no se sabe dónde y de calidad ínfima. Tienen además una buena presentación, con tapa dura, en este caso justificada por el destino principal que tienen, del que luego hablaré. Y un precio competitivo: 9,20 euros, que teniendo en cuenta los de las editoriales especializadas en tebeos, está muy bien. Es de esperar, además, que esa baratura no la hayan pagado los autores. Plantea además la iniciativa un modelo que me parece acertado y del que hablaba hace poco sin saber que SM lo ibaa poner en práctica: yo soy un editor y no me quedo sentado a verlas venir, sino que tengo una idea para un proyecto, y busco a la gente adecuada para ello. Les encargo un tebeo, se lo pago, les respeto su copyright, y ya está. Aquí corre riesgos el que tiene que correrlos, el que puede correrlos: la editorial. Así que por ahí me parece todo fenomenal.

Mis dudas son otras. ¿Cuál es el objetivo de esta colección? Ganar dinero, evidentemente. Pero ¿cuál es la coartada para ello? Y es que, si bien por un lado me agrada que se piense en el cómic como herramienta para fomentar la lectura y creo que es algo positivo, por otro no puedo evitar pensar en aquella frase de “Donde hoy hay un tebeo, mañana habrá un libro”. Es decir, ver el cómic como un paso intermedio, como una buena forma de iniciación a la lectura, que debe ser abandonada cuando el lector alcanza cierta madurez y cierta edad a favor de los libros, que son la lectura de verdad, la cultura con mayúsculas. Dicho de otra manera: que SM no quiere popularizar el tebeo entre los niños, si no hacer que a través de él se interesen por la literatura. Ojo, que ése ha sido siempre la misión que la cultura oficial le ha reservado al cómic, no es esto una novedad. Y en realidad muchas veces funciona así. Simplemente me gustaría que se incentivara la lectura de libros y tebeos al mismo nivel, que haya, efectivamente, tebeos para los chavales, pero que se les explicara, que se les enseñara, que hay otros, de la misma manera que no se pretende tener a una persona leyendo toda su vida Fray Perico y su borrico y se da por hecho que la existencia de éste no entra en contradicción con la del Ulises.

Para eso tienen que cambiar aún muchas cosas. Y probablemente esta colección no sea un mal paso. Tiene una subvención del ministerio de cultura y por ello una gran parte de la tirada va a ir a las bibliotecas públicas —el destino principal del que hablaba antes, por eso me parecía bien la tapa dura—. No son los primeros cómics financiados con dinero público, pero sí, si no me equivoco, con dinero del ministerio. Y es buena señal. Otra cuestión es entrar luego a valorar si los tebeos son los más adecuados para llegar a ese público infantil-juvenil. Porque tanto Jeckyll y Hyde como El monte de las ánimas me han gustado bastante, pero sobre todo el primero me crea ciertas dudas al respecto. Es un buen cómic, pero no para ser el primer cómic de un chaval. Tiene composiciones de páginas excesivamente experimentales, transiciones de viñetas poco claras —de las que hay que seguir de una página a otra y luego volver a la segunda fila de la anterior—, metáforas visuales que no sé yo si se captarán —“Hyde hizo algo muy malo”; y se ve una tumba… sí, es evidente, pero ¿para un chaval de once o doce años también lo es?—, y en general un uso del lenguaje del cómic que es para iniciados. Y en cuanto al trabajo de Rubín en El monte de las ánimas, me parece más accesible para chavales, pero tal vez, puestos a modernizar, habría sido conveniente hacerlo con la prosa de Bécquer, demasiado arcaica para los gustos actuales de la muchachada.

Por otro lado, y esto es una opinión totalmente subjetiva, no estoy yo muy convencido del valor de las adaptaciones para dar a conocer obras maestras; otra cosa son las adaptaciones de obras más mediocres, como ha sucedido en el cine con mucha frecuencia. Para mí una adaptación tiene sentido y valor artístico para el que ya es conocedor de la obra original, a la que nunca, creo que por definición, podrá superar, pero a la que puede aportar matices, lecturas diferentes o en el caso de las novelas adaptadas al cómic, interpretaciones gráficas interesantes. Pero para conocer por primera vez la obra, es imprescindible hacerlo con la original. Especialmente cuando hablamos de clásicos, creo. Eso al margen de que la adaptación sea buena o mala, interesante o irrelevante. Pero ya digo que es una opinión completamente personal. Soy consciente de que un chaval puede leer uno de estos cómics y después, picado en su curiosidad acercarse a la obra original. Si es así, bienvenidos sean. Y si no, también, porque son buenos, y eso a mí como lector es lo que más me interesa. Simplemente creo que el cómic debería ser acercado a los jóvenes no sólo como un apoyo de la literatura o como paso introductorio a la misma, sino como un arte con entidad propia. Los cómics que deberían estar en las aulas y estudiarse en los colegios, y que podrían tener un incalculable valor pedagógico y artístico, son otros: Maus, Paracuellos, Berlín, los tebeos documentales de Joe Sacco. Pero para eso, posiblemente, aún queda mucho. Aún hay que dedicarle su poquito de tiempo al estudio de la historia del medio y su lenguaje. Y si eso aún no se hace con el cine, difícilmente podemos esperar que se haga a corto o medio plazo con la historieta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s