Ponent Mon… ¿en peligro?

Hace un rato he visto publicado en La Cárcel de Papel este comunicado de la editorial Ponent Mon. Resumiendo, que dejan caer que su situación económica es mala, y piden a sus lectores que, si tienen previsto comprar alguno de sus títulos, lo hagan ya.

Una vez superada la sorpresa inicial al leer un comunicado que no es, desde luego, muy usual, sólo cabe reflexionar acerca de qué les ha llevado a hacerlo a la gente de Ponent Mon. No creo que esto sea una maniobra calculada. Evidentemente, dar este paso ha debido de ser difícil. Saben que se exponen a críticas, a acusaciones, al cachondeíto del mundillo blogosfero-tebeil. Así que yo sí creo que la situación debe de ser mala. Bastante. No creo que tampoco estén pidiendo nada censurable; simplemente, dan un toque a sus lectores. No están pidiendo limosna: si tenéis pendiente alguna compra, agradeceríamos que la hiciérais. Punto. Me parece razonable avisar de que están en un mal momento. Y por otra parte, yo personalmente siempre intento no tardar en comprar las novedades que me interesen de las editoriales pequeñas. Si tengo que dejar algo para más adelante, mejor que sea de las grandes. Lo hago por ayudar al que en principio va a vender menos, pero también por motivos prácticos: pasado un tiempo, siempre será más difícil localizar obras de tirada corta que de tirada amplia. En todo caso, el aviso ya está dado. Luego cada cual que haga lo que crea conveniente. Tampoco creo que todo el mundo se lance a comprar tebeos de Ponent Mon para salvarla, ni sería bueno que eso pasara, porque sería el pan de hoy y el hambre de mañana.

Más allá del hecho puntual, lo que me interesa es ver qué está pasando. ¿Está alcanzando la crisis económica al sector de la historieta, sector que hasta ahora mal que mal iba capeando el temporal? Eso parece, al menos. El mapa editorial está cambiando. Las que creo que pueden considerarse “cuatro grandes”, Panini, Planeta, Glénat y Norma, cada vez publican más títulos. Ediciones B con Mortadelo no va a tener problemas jamás. Y paralelamente, están metiéndose en el negocio editoriales generalistas como Random House/Mondadori o SM. ¿Dónde dejará esto a las editoriales pequeñas? ¿Pueden editoriales que muchas veces están compuestas de una persona o dos hacer frente a esto? ¿Puede un editor que ni siquiera vive de editar luchar contra gigantes editoriales a la hora de comprar derechos? Ésa es la clave. Saber qué va a pasar con Ponent Mon, con Diábolo, con Astiberri, con Dolmen, con Sins Entido. Me asusta pensar en la cantidad de material que ha visto la luz en España gracias a su labor —más o menos acertada según el caso—, y en todo lo que puede dejar de hacerlo si desaparecen poco a poco. Hay obras que no dan dinero, las publique quien las publique. Pero, y esto es lo que más me preocupa, nunca pensé que los tebeos de Jiro Taniguchi estuvieran entre ellas. Ponent Mon publica la mayor parte de sus obras, pero no es suficiente. Vale que no sea un superventas, pero si ni siquiera el catálogo de un autor de su calidad les permite sanear las cuentas, apaga y vámonos. ¿Cómo estarán las demás? Además Taniguchi no es sólo excelente: es un autor que puede llegar a mucha gente, a ésos que son el santo grial de las ventas: a los que no leen habitualmente tebeos. Entiendo que las obras de Sfar o Blutch que han publicado no vendan demasiado, pero Taniguchi no es especialmente dado a la experimentación, tiene un grafismo “agradable”, accesible para profanos… Francamente, se me ocurren pocos autores más adecuados para enganchar a adultos no lectores de tebeos. Pero nada, ni así. Toda editorial pequeña -de cómic o de literatura- tiene la necesidad de dar con dos, tres obras que vendan por encima de las demás. Astiberri tiene Bone, por ejemplo. Pero si a Ponent Mon no le vale con Taniguchi, apañados estamos. Hay quien dice que es normal, que sus precios eran excesivos. Y es cierto que sus tebeos son caros, pero no más que los de otras editoriales, y con productos en algunas ocasiones peores y menos cuidados, además.

Es preocupante, ya digo, que estén en riesgo de desaparecer este tipo de iniciativas editoriales casi románticas, porque el testigo no lo va a recoger nadie en estos tiempos que vivimos. Aunque, en cualquier caso, los cambios no siempre son para mal. Creo que en los próximos cinco años va a redefinirse el mercado del cómic español. La entrada de grandes grupos editoriales es la ocasión perfecta, y quizás la última, para hacer que las ventas crezcan de verdad, para llegar al gran público y las librerías “normales”. Las editoriales de tebeos actuales tendrán que adaptarse y centrarse en productos distintos si quieren sobrevivir —¿cómic español, tal vez?—. Es hacer el Rappel, en todo caso. Ya se irá viendo. Pero de momento, me gustaría que Ponent Mon saliera adelante. Por solidaridad, pero también por egoísmo, no se crean: están previstas más obras de Taniguchi, y el Cerebus de Dave Sim. A ver quién es el guapo que se atreve a negociar otra vez con el angelito para sacarla en castellano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s