2010.

No me gustan excesivamente las listas que tanto proliferan en estas fechas. Las “oficiales”, las de medios de comunicación de todo tipo, me parecen tremendamente pretenciosas, buscando sentar cátedra y, obviamente, marcadas por un sinfín de intereses al margen de la calidad o relevancia. Ordenar una serie de obras o autores, infantil. Las personales me parecen, por regla general, más honradas. Es una forma de recordar qué de bueno ha habido en el año, la década, o lo que sea. Las cotilleo cuando las veo, para qué decir lo contrario. Si sigo un blog de forma habitual me interesa qué obras considera su autor que son lo mejor del año, pero también es cierto que, precisamente por haber seguido ese blog, ya sé, más o menos, qué me voy a encontrar. Es justo eso lo que me pasa cuando me planteo hacer mi propia lista. Para qué. Si hay alguien a quien le interese mi criterio, a poco que escarbe en el blog podrá ver qué cómics me han gustado más en 2009. Me he dejado pocas cosas que de verdad me hayan impactado sin reseñar —sin pensar mucho, me acuerdo de Breakdowns, el séptimo álbum de El señor Jean, las reediciones de Clandestine o Los Invisibles… pero es que no siempre tiene uno cosas interesantes que decir de un tebeo, o ganas, incluso cuando le ha gustado—. Luego está el problema de que hacer una lista de “lo mejor” cuando no he leído ni una quinta parte de lo que se ha publicado es un poco absurdo. Y llamar a la lista “lo mejor de los cómics que he leído”, casi que más. Me he dejado demasiadas cosas que me interesan mucho, evidentemente por cuestiones de presupuesto. El Génesis de Crumb, Paquidermo, lo último de Tatsumi, un par de cómics de Jason… Por no hablar de cosas que me gustaría leer pero no tengo pensado comprar ni siquiera a largo plazo, esta vez por cuestiones de espacio. Así que para qué hacer lista alguna. En lugar de eso, prefiero echar un vistazo al año que viene. Y de eso va este post.

2009 ha sido un buen año, creo. Se han editado grandísimas obras, tanto recientes como clásicos inéditos en España —Zot! o el final de Bone, por ejemplo—. Se ha reeditado también material difícilmente encontrable y que merece estar disponible. Sí es cierto que la mayoría de obras que merecen la pena, desde mi punto de vista, son de autores “independientes” americanos. La cosa ha estado menos repartida que otros años. También se ha evidenciado el péndulo que algunos autores tienen en el mercado español, producto, probablemente de la precariedad de éste y de la falta de estrategias a largo plazo. Ejemplo: hace un par de años, Sfar se puso de moda. Casi todas las editoriales hicieron todo lo posible para hacerse con los derechos de alguna de sus múltiples obras. Se publicaron en muy poco tiempo dos docenas largas de tebeos suyos. Y este año, de golpe y porrazo, sequía casi total —se ha tenido que esperar a diciembre para poder leer Sócrates y una nueva entrega de La Mazmorra—. Imagino que dejó de vender tanto como cuando se le descubrió en España, pero es que es completamente lógico: primero porque imagino que tampoco estaremos hablando de un Ibáñez, y segundo, porque sus obras son muy “de autor”: es decir, que la gente no va a comprarse, al menos en principio, algo como Pascin o Klezmer, si no es por el nombre de Sfar. Es un autor que tiene seguidores fieles a los que les interesa casi todo lo que hace. Por tanto, si en este mercado tan reducido que tenemos agolpamos las novedades de un autor cuyo público objetivo es casi el mismo para todas ellas, ¿qué sucede? Que la gente no da abasto. Por eso, imagino, este año Sfar ha estado en barbecho. Como él, otros autores bastante sobreexplotados, como Taniguchi. He echado de menos también alguna novedad de David B., o de Luis Durán, un autor tremendamente prolífico que este año ha desaparecido. De Marvel mejor no hablo. Ha sido el año que menos material de la editorial he comprado o leído. Sí ha sido, creo, un año de buena cosecha para el cómic español.

Ahora bien. ¿Qué espero de 2010? Pues, jugando un poco a la pitonisa Lola, tengo la impresión de que va a ser peor. Hay obras difíciles de superar, pero al margen de eso, que es coyuntural, me temo que las editoriales van a ser mucho más prudentes con los lanzamientos, especialmente las pequeñas. Todas, también las grandes, probablemente tengan que reducir el número de novedades. Quizás Planeta no lo haga, pero vaya, el resto, incluyendo Norma o Panini, ya han cancelado o dejado congeladas varias series. Por ejemplo, Panini tiene colgados los Masterworks de Fantastic Four y la reedición del Excalibur de Claremont y Davis, y me temo que este años seguirán así.

Me preocupa el poquito ruido que hay a estas alturas del año respecto a las novedades del que viene. Es un buen momento para anunciar cosas a bombo y platillo, aunque es cierto que aún hay tiempo de hacerlo. De lo que sí se ha anunciado, hay bastantes cosas interesantes.

De Astiberri, una de las primeras en dar avances —y que, supongo, en breve editará su catálogo de todos los años— espero con la boca hecha agua dos tebeos del gran Eddie Campbell: El destino del artista y Alec. Como se animen a publicar también Baco, les pongo un piso. También se ha anunciado estos días una reedición en un solo tomo de los primeros álbumes de El Vecino, que aunque había leído no tenía aún. Norma, por su parte, en principio publicará la segunda parte de Por los caminos oscuros, de David B., en marzo, y poco antes, otra entrega de La Mazmorra —no hay quien entienda a Norma con esta serie: o se pasan año y medio sin sacar nada o sacan dos seguidos, y mientras, álbumes inéditos desde 2001—. Además, es de suponer que haya nuevos tomos por parte de Panini de Criminal, serie de Ed Brubaker y Sean Philips que sigue abierta en EE UU. También seguiré comprando religiosamente la única serie regular de Marvel que me interesa: el X-Factor de Peter David. Hace unos meses pensaba en dejar de comprarla si al cosa no mejoraba, pero en los últimos cuatro o cinco números David se ha puesto la pilas cosa mala. Un tebeo de superhéroes moderno pero que no se caga en toda la tradición del género, ni más ni menos. Eso sí, me paso a los TPB americanos en cuanto pueda. Para primeros de año hay otra novedad que me interesa: El ojo de la cámara, una especie de continuación de Marvels, que francamente, lo tiene todo para ser un fiasco, pero con la que picaré de todas formas, aunque sea por los viejos buenos tiempos de Kurt Busiek.

Por otra parte, me parece muy preocupante el caso de Ponent Mon. Parece ser que están saldando gran parte de su catálogo. Digo que parece ser porque no he visto ningún comunicado por parte de la editorial al respecto, y, al menos en Madrid, no he podido encontrar ninguna librería con los saldos —por lo que no sé yo si no será cosa de alguna distribuidora concreta—. Eso me hace temer que algunas de las novedades que tenían anunciadas no lleguen a ver la luz. Espero que no sea así, pero, de momento, la autobiografía de Taniguchi, Un zoo en invierno, programado para diciembre, no ha salido. Mi año, también de Taniguchi, y la esperada edición de Cerebus en castellano -que espero con ganas, aunque tengo la sensación de que no me va a gustar-, son otras novedades que la editorial ha retrasado, en teoría para primeros de 2010, pero… No las tengo todas conmigo. Supongo que habrá noticias en cuanto pasen estas fechas.

Y luego, por pedir, que no quede. Me gustaría que retomaran la publicación de series de Sfar como El profesor Bell, Gran Vampir y Pequeño Vampir, paradas desde hace tiempo y con un buen montón de inéditos. Supongo que lo que sí se publicará con seguridad será su adaptación de El Principito, a la que también le tengo muchas ganas. Imagino que algo de Trondheim caerá también, dada su velocidad de producción. Y puestos a pedir, a ver si se soluciona el follón de derechos de The League of Extraordinary Gentlemen: Black Dossier, de Alan Moore y Kevin O’Neill y lo pueden publicar en Europa. La lista de desideratas la completo con el Wimbledon Green de Seth, que lleva ya cuatro años inédito en España.

Para finalizar, un deseo especial: que Manuel Caldas pueda por fin seguir adelante con su edición de Príncipe Valiente y podamos comprarle durante este año el séptimo tomo. Sería, sin duda, la mejor noticia del cómic para este año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s