Los solitarios, de C.B. Cebulski y Karl Moline.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Poco después de aquel cross-over que tenía potencial pero que Millar resolvió a las bravas y sin sentido alguno que fue Civil War, empezaron a salir diversos productos que intentaban explotar la nueva situación del universo Marvel, a priori de cierto interés: todo superhumano debía registrarse o pasar a la clandestinidad. Una de las series que creo que más pasó desapercibida fue esta Los Solitarios.

La premisa de partida es ingeniosa y tiene fundamento: un grupo de jóvenes superhéroes que han decidido dejar de serlo, pero ante la “adicción” que sienten a usar sus poderes necesitan terapia de grupo, del tipo que tan acostumbrados estamos a ver en el cine y la televisión americanas, en el que un grupo de gente se sienta en círculo y cuando se presentan todos los demás dicen “Holaaa, John”. Tiene su aquél, principalmente porque nunca antes se había hecho algo similar en los cómics Marvel y porque tiene todo el sentido del mundo que no sea nada fácil dejar de usar algo que te hace ser mejor que los demás, por mucha ley de registro que haya.

El guionista C.B. Cebulski recoge en realidad el concepto creado en otra serie, Runaways, que siempre me ha llamado la atención pero que nunca he llegado a leer, y se ocupa de un grupo de personajes perfecto para esto: nadie los conoce y por tanto nadie los reclamará, y ningún editor se preocupará excesivamente por lo que el guionista les haga. Así, Cebulski demuestra que sabe bastante de la continuidad de Marvel pero no abusa de ella hasta empalagar y lastrar la narración. Todo ello es de agradecer, porque le permite mover con soltura y desenfado a héroes como Darkhawk, Turbo, Rayo Iris, ex-miembro de Power Pack que al fin ha crecido, el Duende Verde “bueno”, la última Spiderwoman —creada, si no recuerdo mal, por John Byrne en su nefasta etapa en las series de Spiderman hace una década—, y hasta uno de los Slingers, aquel grupillo infame compuesto por cuatro chavales que se hicieron con las cuatro identidades que adoptó Spiderman cuando lo acusaban de asesinato —una de las veces, se entiende—. El resultado tiene química, la verdad. Cebulski crea vínculos creíbles entre los personajes y se nota que cree en lo que está haciendo. Sabe mantener el interés explotando el atractivo punto de partida de la miniserie de seis números, al menos hacia su ecuador.

Porque, a partir de ahí, la serie se desinfla. Cebulski se debate entre lo que quiere hacer y las convenciones más clásicas del género, que aquí, simplemente, no tenían lugar. Y por ello se queda en tierra de nadie. Quién sabe si por mandato editorial o por no saber muy bien cómo rellenar seis números y dotar a la serie de una trama al uso, Cebulski introduce una conspiración, peleas a mansalva y malos de los de toda la vida. El desenlace de la serie, con el Duende Verde “bueno” volviéndose tan tarumba como los otros y liándose a mamporros con sus antiguos amigos, no es tampoco el mejor colofón posible. Al menos, recupera más personajes perdidos, como Penitencia, de Generación-X, o Dalila, una enemiga de Spiderman, y sus diálogos siguen siendo buenos.

Ni Cebulski ni su dibujante, Karl Moline, que no es nada del otro mundo, pero al que al menos se le reconoce cierta personalidad propia, se han prodigado tras esta serie limitada mucho por la editorial. Del mismo modo, el concepto de Los Solitarios se quedó ahí. Como viene siendo habitual, las siguientes apariciones de sus protagonistas, en el caso de los que han vuelto a aparecer, obvia lo sucedido acá, y la idea de los ex-superhéroes yendo a terapia se perdió, sin haber llegado a dar algún fruto memorable. Aún así, la lectura de la serie, en España editada en un solo tomo, merece la pena, a pesar de lo irregular del resultado final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s