Los muertos vivientes, de Robert Kirkman y Charlie Adlard.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Sigo leyendo Los muertos vivientes. Y si hace unos días, tras acabar el primer volumen, me preguntaba si merecería todos los parabienes que se le han dedicado, ahora tengo que decir que sí, rotundamente. Sigo pensando que no es una obra maestra, pero dentro de su género no tiene igual. Y mejora sustancialmente lo visto en ese primer tomo, que queda ahora casi como un “episodio piloto”. Ya con Charlie Adlard al dibujo, un autor que, sin ser un maestro, es mejor y sobre todo mucho más adecuado para la serie que Moore, excesivamente “mainstream” y con un punto casi caricaturesco en los rostros. Adlard recrea la atmósfera necesaria de manera mucho más contundente, muestra con crudeza pero sin recrearse más necesario las escenas violentas y dibuja a los personajes de manera mucho más reconocible. Pero sobre todo es el guión de Robert Kirkman el que da un gran salto cualitativo, fruto simplemente del desarrollo meditado de la trama, de la situación en la que los personajes se encuentran. El zombi, como ya apuntaba, es secundario, en el mejor de los casos. Es parte del escenario. Pero el foco siempre está sobre los humanos y las relaciones que surgen entre ellos. La serie, gracias a eso, se devora del tirón, con un nudo en el estómago permanente. Es un miedo intelectual, no visceral: aquí la tensión la produce no saber qué va a pasar con los vivos, a quién se le va a ir la cabeza y va a hacer alguna locura. Cómo, en definitiva, afecta a cada uno la vida en la cárcel en la que se encierran, paradoja, para ser libres frente a los zombis.

Creo que Kirkman acierta plenamente al mostrar los cambios en la vida tras la infección. La gente se derrumba, actúa de manera anómala, y es capaz de hacer cosas atroces, o absurdas, pero que tienen para el lector todo el sentido: eso es lo que da miedo. Ver de qué somos capaces cuando las cartas vienen mal dadas. Hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar por sobrevivir. No todo es pesimismo, claro. Hay lugar para la esperanza. Hay mucho ingenio por parte de los protagonistas para enfrentarse a la situación. Sacrificios heroicos. Pero también hay miseria moral, bajezas y traiciones que dejan un sabor en la boca amarguísimo.

Todos los personajes tienen su interés. Muchos ocultan algo, alguno es verdaderamente memorable. Y todos pueden morir en cualquier momento. Aquí no hay héroes en el sentido clásico de la palabra. Rick, el personaje principal, va cambiando y perdiendo la cabeza poco a poco, al darse cuenta de que su ética ya no sirve en el nuevo mundo. Y cada encuentro con otros supervivientes añade aún más tensión a la historia, al no saber jamás qué quieren o qué serán capaces de hacer contra el grupo de Rick, con los que es imposible no implicarse emocionalmente, a pesar de, o precisamente porque no son unos santos.

Hasta el tomo séptimo, el último que he leído, Los muertos vivientes no hace sino mejorar. No voy a decir que siempre mantenga el mismo nivel, porque los altibajos son inevitables, pero sí que siempre ofrece un mínimo notable y que en no pocas ocasiones alcanza el sobresaliente con diálogos antológicos, escenas duras y sorpresas geniales. Aún sigue viéndose venir algún giro —por ejemplo, que cierto personaje sometido a una tortura mostrada con una crudeza extraordinariamente infrecuente en el cómic comercial americano no había muerto—, pero en general Kirkman consigue que el lector sepa que puede pasar cualquier cosa en su criatura, lo cual es fundamental para que ésta funcione.

Alguno habla de agotamiento en los últimos tomos, de repetición de la fórmula. No lo sé. Yo de momento estoy disfrutando mucho y me confieso completamente adicto a Los muertos vivientes. Eso sí, siguen sin interesarme en absoluto los zombis, lo siento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s