Los viejos tiempos 1, de Joann Sfar.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

La grandeza del cómic, de cualquier medio para contar historias, en realidad, es que uno puede leer From Hell, La ascensión del Gran Mal o cualquier tebeo de Chris Ware y acabar convencido de lo miserable que puede llegar a ser el ser humano y al momento siguiente coger cualquier obra de Sfar y reconciliarse con esta especie de bípedos sin pelo.

Porque Sfar es un humanista, en el mejor sentido del término. Está convencido de la bondad del hombre y lo transmite en cada una de sus obras, que impregna de una alegría de vivir contagiosa. El primer volumen de Los viejos tiempos nos devuelve al mejor Sfar —que en realidad no se ha ido nunca—, al que hace de esa concepción de la vida tan optimista una historia maravillosa, dotada de un humor amable que la desprovee de cualquier dramatismo. Es verdad que aquí Sfar no sorprende, que es otra vez Sfar contando la misma historia de siempre. Pero, realmente, ¿cuántas historias hay? no, aquí lo importante es el punto de vista, el contexto. Y en Los viejos tiempos el autor se lleva a sus arquetipos de siempre a un escenario nuevo: la fantasía más elemental, con sus magos, sus gigantes, y sus monstruos. Todo visto, claro, con la peculiar mirada de Sfar, que le da una vuelta de tuerca interesantísima. Hay en este primer volumen tantas ideas, y tan buenas, que da pena que algunas estén sólo ligeramente esbozadas. Los zahoríes vistos como magos, la serpiente, ese gigante aterrador, el unicornio, irónicamente más cerca de la tradición que cualquiera de los que vemos en películas, la mandrágora… Personajes que recuerdan a otros, por momentos incluso al universo de La mazmorra, pero con un toque muy diferente. En ciento cuarenta páginas Sfar crea todo un universo, una mezcolanza de conceptos que le sirven para reflexionar sobre sus temas de siempre: el amor, la religión, las relaciones humanas. Sus disquisiciones sobre el dios único —soberbiamente representado— suponen una referencia, quizás, a El gato del rabino; la serpiente que acompaña a Cassian no está tan lejos del propio gato.

De verdad, entiendo a los críticos de Sfar. A aquellos que se quejan de que es disperso, que no desarrolla suficientemente sus ideas, que no se centra en la historia que tiene entre manos, que relaja en exceso su dibujo. Pero a mí me encanta, y tengo muy claro que sin todo eso Sfar no sería mejor autor. A mí me engancha la manera en la que fluyen las historias en sus manos, sin prisas, con un punto de improvisación, con la misma energía que alimenta el mito o el relato oral. Lo mismo para su dibujo, que fluye de una viñeta a otra con continuos cambios de estilo, detallándolo más o menos según le parezca. En este álbum, además, es quizás donde más libre se siente con la composición de página, experimentado como nunca y variando contínuamente la plantilla en cada página, hasta atreverse con alguna viñeta gigante a doble página maravillosa. Si no sorprende en lo temático, como decía, sí lo hace en lo gráfico. Es posiblemente, en cuanto a dibujo, su mejor tebeo. Y en conjunto, si no el mejor, de los mejores de su carrera. Hay tantas historias posibles en Los viejos tiempos como en La mazmorra, y eso es mucho decir. Ojalá no tarde en continuarla, porque deja de verdad con ganas de más, aunque lo importante es seguir teniendo tebeos de este maravilloso contador de historias que tenemos la suerte de tener en la historieta, y que con este último álbum ha conseguido, sin duda, una de las obras del año en nuestro mercado, editada excelentemente bien por Ponent Mon, además. Una gozada, en serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s