Dios en persona, de Marc-Antoine Mathieu.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Cuando uno se acerca a una obra tan ambiciosa como Dios en persona, lo hace con unas expectativas inevitablemente elevadas. No es culpa exclusivamente del autor, Marc-Antoine Mathieu, pero realizar un tebeo en el que, nada menos, se somete a juicio a dios, lo pone, quiera o no, en el disparadero. La crítica hizo el resto, y así me planté este fin de semana frente a un tebeo señalado como parte de lo mejor publicado en 2010 en España.

Doy por hecho que después de ese primer párrafo se adivina lo que sigue: no me ha gustado demasiado. Y lo mismo no es culpa del cómic en sí, pero me ha parecido farragoso y fallido en sus planteamientos. A saber: el dios cristiano se presenta en la cola del censo y se da a conocer al hombre. A partir de ese punto, Mathieu analiza su impacto en la sociedad actual, y cómo al hacerse carne el dios se vuelve vulnerable a las manipulaciones humanas y se orquesta a su alrededor todo un circo mediático. En teoría, una premisa jugosa que serviría para poner el tela de juicio más que la propia existencia del dios su papel en la historia. En la práctica, un totum revolutum en el que es imposible extraer alguna conclusión.

Me ha costado, y perdón por el chiste malo, dios y ayuda terminar el tebeo. Estructurado en capítulos breves, cada uno de ellos se centra o bien en el enorme juicio que se le hace a dios —por motivos que no me terminan de quedar del todo claros— o bien en algún aspecto relacionado con la encarnación de la deidad, tratados casi siempre con un sentido del humor bastante sutil, aunque, cuestión personal, nunca llegue a empatizar con él. Los mejores momentos del tebeo están en esos capítulos, no obstante: un grupo de publicistas escogiendo el logo para el dios, el impacto de éste en el mercado editorial mundial, el parque temático del Reino de Dios… No dejan de tener estas cuestiones cierto ingenio, pero el problema es que ni están bien integradas en la narración ni se ve cuál es la tesis defendida por Mathieu, si es que la hay. Demasiadas veces se pierde en diálogos morosos que divagan alrededor de preguntas sin respuesta y vuelven una y otra vez a insistir en el espectáculo, en el show business que se orquesta en torno a un dios que no tiene problema alguno en realizar milagrillos de opereta para entretener a las masas, sin que tampoco sepamos muy bien por qué, del mismo modo que se deja manipular y llevar de un lado a otro sin rechistar.

Entiendo que, precisamente, lo que busca Mathieu es eso; no quiere un dios carismático que acapare el protagonismo, sino mostrar la reacción de la gente a su presencia. Pero este dios calzonazos me resulta muy pesado y anodino a la vez, carente de interés. Y, en la mezcolanza de temas y cuestiones metafísicas, religiosas, científicas y filosóficas, más aún. No entiendo qué quiere el autor. A lo mejor ése es mi problema: que me paso toda la lectura buscando un “qué” que lo mismo no existe como tal, que no me sugiere nada esta propuesta, que no entro en el debate que intenta plantear. La reflexión sobre la capacidad de la sociedad y los mass media para banalizar cualquier contenido llega tarde y es insuficiente, habida cuenta de lo que todos los días encontramos en la televisión. La confrontación entre el dios y la ciencia me parece francamente light, y desaprovechada, amén de caer en algún error, como la falacia de que sólo utilizamos el diez por ciento de nuestro cerebro.

En fin, un cómic que no es para mí, me temo. Me ha parecido un rollo infumable, y lo siento, porque el tema me interesaba. Pese a mi postura en asuntos de religión, no necesito que una obra así “meta caña”; me parece más aprovechable una que plantee ambas posturas y juegue a la ambigüedad que un simple panfleto. Pero así, no. Mathieu es frío y disperso, y además, ni siquiera como dibujante me ha parecido la bomba. O se me escapa algo importante para entender Dios en persona, que, lo admito, también puede ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s