Así habló Zaratustra, el manga.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Así habló Zaratustra es sin lugar a dudas una obra cumbre de la literatura universal. Y Friedrich Nietzsche, con sus luces y sus sombras, fue el pensador que anticipó gran parte de las corrientes filosóficas que estaban por venir y que, de facto, dio inicio al siglo XX —aunque Alan Moore diga que empezó en 1888—.Es además, para mí, un autor y una obra de referencia, una de ésas que al leerlas en un momento vital especial te marcan para siempre y las relees periódicamente. Así que imagínense mi pasmo al enterarme de que los japoneses, quiénes si no, iban a adaptar esta obra al manga.

Hay mangas sobre todo, absolutamente todo, y tampoco es que sea una novedad que se lancen a adaptar obras literarias occidentales —ahí está Osamu Tezuka con su Crimen y castigo—, pero el Zaratustra no es precisamente una novela con una trama trasladable al papel. Por eso, posiblemente, tenía mucha curiosidad por ver qué hacían con la obra.

El resultado es casi casi psicotrópico, bizarrísimo —o bizarre, siendo exactos, que no es lo mismo en inglés que en español—, y desde luego no se ajusta a lo que esperaba, o a lo que esperara cualquiera. No es exactamente una adaptación, tal y como yo la entiendo, sino más bien una historia inspirada en la filosofía nietzschiana que mezcla elementos del libro con datos de la biografía del propio Nietzsche y algunos otros totalmente pasmantes. Así, se nos cuenta la historia de un predicador, su mujer y sus dos hijos, Zaratustra —Zara para los amigos— y Álex, y cómo el primero descubre que es adoptado y empieza a predicar la muerte de dios. Dicho así suena casi convencional, pero no lo es en absoluto, creánme: Lou Salomé convertida en una exhuberante jovencita típicamente manga de escueto vestido, Álex disfrazado de payaso cometiendo crímenes, un homenaje a la célebre escena del mendigo de La naranja mecánica —lo juro—, y un desconcertante final basado en el eterno retorno de lo idéntico. Es un cómic con el que estalla la cabeza, pero que, precisamente, es como mezcla inverosímil y pasada de rosca como mejor funciona. Sin ser un gran tebeo, resulta entretenido y muy sorprendentente.

La pregunta que cabe plantearse es hasta qué punto este manga servirá para acercar la filosofía de Nietzsche a los adolescentes. No lo sé, la verdad; a mí ya me resulta increíble que el Zaratustra no flipe a todos ellos, porque es justo esa edad la adecuada para que te marque. Supongo que el dibujo, de estilo shonen estándar muy funcional y limpio, los atraerá. El pensamiento de Nietzsche está presente, más como un trasnfondo que como motor de la historia, especialmente lo relativo al ya mencionado eterno retorno y a la muerte de dios. Ahí, aunque se aborda de manera superficial, el manga se ajusta sin cometer inexactitudes a lo explicado en el libro, de una manera sencilla que, creo, sí puede servir para que se entienda mejor si no se ha hecho nunca el esfuerzo de entenderlo. Lo que sí es posible que consiga es romper ciertos tabúes y tópicos sobre Nietzsche en particular y sobre la filosofía en general, que no es, en absoluto, aburrida.

En todo caso, me parece que la propuesta de la editorial Herder es valiente y atrevida, y espero ver más títulos en el futuro. La edición es buena, sin caer en los errores que suelen cometer los editores de literatura cuando se meten a publicar cómic en cuanto a maquetación o rotulación y con una traducción excelente -se encarga Maite Madinabeitia, de la empresa de Marc Bernabé, lo que siempre es garantía de calidad-. Sólo encuentro un fallo que espero que corrijan en próximos lanzamientos: no aparecen los nombres de los autores acreditados en ninguna parte, un dato que me parece imprescindible por lo que tiene de reconocimiento hacia su trabajo, aunque sea de encargo.

Sea como fuere, merece la pena echarle un vistazo a este extraño tebeo, y más si se está familiarizado con la obra original. Ya digo que no es la bomba, pero se pasa un rato más que divertido, eso seguro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s