El cómic en la prensa digital durante 2010.

La legión de seguidores de este blog se preguntará dónde me he metido esta última semana. Pues bien: estaba trabajando en el estudio que os ofrezco en este post. En él expongo una serie de cuestiones en torno a la presencia del tebeo en tres periódicos digitales, algo que me pareció que podría ser interesante para saber cómo funciona y hasta dónde llega la llamada “normalización” del cómic en la prensa. Por su extensión y formato he desistido de subirlo aquí como post; en lugar de eso, lo he alojado como pdf en la red para su descarga.

Puede descargarse aquí:

El cómic en la prensa digital española durante 2010 (pdf).

En todo caso, sí ofrezco aquí el texto correspondiente a las conclusiones finales del estudio.

El cómic gozó en 2010 de una atención por parte de la prensa considerable. Una media de más de siete artículos por semana publicados en la edición digital de los tres diarios más importantes del país era algo inconcebible hace unos años. Por supuesto, sería necesario realizar estudios como éste para años anteriores a fin de precisar cómo evoluciona, pero mi impresión personal es que ha aumentado de forma clara si la comparamos con la que podía tener hace diez años. Y lo ha hecho también cualitativamente; en líneas generales, es una información de calidad lejos de los errores de bulto que se cometía tradicionalmente cuando se hablaba de cómic en un periódico, y que los aficionados señalábamos con pesar o sorna. El Mundo es el periódico digital que más espacio dedicó a la historieta en términos absolutos, mientras que El País cuenta con artículos más trabajados y extensos, aunque menos numerosos. El mundo del cómic español copa gran parte de la atención, algo, de nuevo, impensable hace unos años. El cómic americano es el segundo más recurrente, y sorprende el poco espacio dedicado al manga. Sorprende porque sigue siendo muy popular en España, con series súper ventas como Naruto o Bleach que no obtienen ninguna mención en la prensa durante 2010. En realidad, no hay ni rastro del shonen, shojo y demás géneros presentes en nuestro mercado. Los únicos autores que encontramos son Tatsumi y Mizuki; el resto de menciones al manga lo componen únicamente las noticias relacionadas con la polémica en torno a la pornografía adolescente en el manga de principios de año y los salones del manga que se celebran en España, aunque normalmente reciben una atención mucho más superficial y centrada en lo visual que los salones de cómic no específicos de manga.

Más allá de eso, encontramos mucha variedad en el tipo de artículo publicado. Hay entrevistas con autores muy diferentes, si bien casi siempre breves, crónicas de salones, atención a premios, noticias sobre lanzamientos editoriales. Sin embargo persisten las noticias, llamémoslas, curiosas, las que hace años eran las únicas por las que el cómic aparecía en prensa. Me refiero a curiosidades y notas de tinte amarillo, que a menudo son tratadas con frivolidad e ironía: la existencia de dos Batman, el cambio de uniforme de Wonder Woman, la aparición de una pareja gay en una cubierta de Ultimate Spider-man —que mereció, a juicio de El País, el titular “Spider-man, ¿el primer superhéroe gay?”—, la aparición del alcalde de Nueva York en un cómic de Spider-man, etc. Noticias todas, en realidad, que la mayor parte de las veces están diseñadas desde las propias editoriales para provocar justamente esa reacción en la prensa. Además, aparecen un buen número de artículos relacionados con los precios alcanzados en subasta por cómics históricos, procesos judiciales y otros sucesos “satélites” del cómic, pero no relacionados directamente con el cómic como arte o forma de expresión. El cómic de superhéroes sufre esto de manera especial y aparece mayoritariamente en noticias de este tipo, a pesar de que los artículos dedicados a autores y novedades constituyen un nada desdeñable 34%, y suponen un acercamiento más riguroso y serio al género.

Por su propia naturaleza de medios informativos, los periódicos informan principalmente acerca de la actualidad. Esto explica por qué las tiras de prensa o el cómic clásico de aventuras apenas tiene relevancia en los mismos, y, al mismo tiempo, justifica el mayor espacio que se dedica al cómic adulto, de autor, y/o novela gráfica. Sin entrar en debates sobre qué es o no es novela gráfica o cómic de autor, los medios consultados han adoptado plenamente el término y atienden de manera especial a estos tebeos: un 40% de los artículos que tratan de un género o temática concreta lo hacen del cómic de autor. Tanta atención creo que es una lógica aunque algo tardía reacción a la aparición, en los últimos quince o veinte años, de cómics con temáticas históricas, sociales, autobiográficas, etc. que suscitan por parte de los medios un interés que va más allá de la nota pintoresca a la que antes quedaba relegado el cómic. Este interés es además beneficioso para toda la historieta, ya que considero que genera un efecto “de arrastre” que influye en el tratamiento que otros cómics tienen en los mismos diarios. Es el caso ya mencionado de los superhéroes, pero también el del cómic clásico español.

También explica su condición de medios de actualidad que la presencia de artículos especializados sea meramente testimonial. Son aún pocos los especialistas en cómic que escriben en los tres periódicos más vendidos, y no hay secciones fijas de crítica de historieta, como sí las hay sobre cine, televisión o literatura.

En definitiva, creo que este estudio, con todas sus limitaciones, dibuja un panorama en la prensa digital bastante alentador para la historieta, integrada como un arte más en el día a día de la información general. No obstante, este estudio tiene claras posibilidades de ampliación. No se han tenido en cuenta factores como las secciones en las que aparecieron los artículos o su visibilidad, el lugar en el que aparecieron en la web, aspectos ambos que podrían completar este estudio y precisar mucho más el impacto que el cómic tiene en los periódicos consultados. Por supuesto, otra vía de ampliación sería incluir más diarios en la muestra. Y sobre todo, sería extremadamente interesante repetir el mismo estudio en años anteriores para valorar la progresión, así como hacerlo con otras artes como la literatura o el cine para comparar la presencia de una y de otras. También será interesante, si es posible repetir el estudio anualmente en el futuro. En todo caso, estas cuestiones se escapaban, por el momento, de mis posibilidades actuales, aunque considero que los datos aportados en el estudio son válidos y útiles por sí mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s