Daredevil, de Ann Nocenti, John Romita Jr. y Al Williamson.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El Daredevil de Ann Nocenti y John Romita Jr. es una de esas etapas que a fuerza de no ser reeditadas alcanzan la categoría de obra maestra, o, como mínimo, etapa a reivindicar. Panini hizo un amago de publicación hace unos años, pero la cosa se canceló, creo que por problemas de materiales. Ahora, por lo menos, nos ofrece dentro de un coleccionable con inmejorable relación calidad-precio un puñado de números que ya fueron reeditados en EE UU.

Había ganas de leerlo. Nocenti, guionista poco prolífica, fue autora de una historia en Web of Spider-man, aquella en la que metían a Spider-man en un manicomio, que siempre me ha gustado mucho. Y Romita Jr. es uno de mis dibujantes de superhéroes favoritos.

Son sólo nueve cómics, así que es difícil hacerse una idea real de la calidad de la etapa. Sí puede decirse que Nocenti sale bien parada del principal handicap que tenía escribir Daredevil: ¿Qué podía contarse con el personaje después de Born Again? En realidad nada. Por eso la opción Nocenti es la más acertada: hay que reinventar a Daredevil, hacer de él otra cosa. Sin obviar los cambios que introdujo Frank Miller en el héroe, sabe salir de su sombra y evitar comparaciones. Su Matt Murdock sigue siendo sombrío y malcarado, ya no es el Spider-man B que fue en los sesenta, pero el enfoque de las historias cambia completamente. Nocenti lo enfrenta a problemas sociales, por ejemplo el maltrato animal en granjas, o a amenazas sobre naturales como Mefisto y su hijo Corazón Negro, y sobre todo está mucho más apegada al universo Marvel. Era también una época muy diferente a la que vivió Miller en la serie: había que tragar con cross-overs sí o sí. Lo sabe hacer bien, de todas maneras, se lo lleva a su terreno y utiliza Inferno y un encuentro con la Mole y Pyros, cuando eran parte de la Fuerza de la Libertad, para hacer avanzar sus tramas y afectar a Daredevil.

El resultado es un cómic con personalidad propia, con una voz autoral relativamente fuerte, y que sobre todo se beneficia muchísimo del dibujo de Romita Jr. Me ha sorprendido: posiblemente sea su mejor trabajo en Marvel. Su Daredevil tiene algo del de Miller y algo del de Mazzuchelli, pero al mismo tiempo es puro Romita Jr., estilizado, esbelto, enfrentado a moles enormes como Shotgun, Bala, o la propia Mole. Su Mefisto es fascinante, un diseño espectacular, y su puesta en escena, soberbia. La planificación de las viñetas bebe de Miller, pero va en otra dirección, jugando con la splash page a placer y modificando la plantilla continuamente, eliminado marcos de viñeta, etc. La aparición de Mefisto, la escena del confesionario, o el comienzo de Círculo vicioso, con las páginas en tonos rojizos, únicamente pueden ser obra de un dibujante que no sólo sabe lo que hace sino que se encuentra en un momento dulce. El entintado de un monstruo como Al Williamson también es determinante, obviamente, para que el acabado final tenga el aspecto que tiene. Bien puede ser Williamson el mejor entintador que ha tenido Romita Jr. en toda su carrera.

El tomo editado por Panini está bien, por tanto, para tomar contacto con la etapa y hacerse una idea de qué tono tiene, pero es insuficiente para juzgarla en conjunto. No hay ninguna historia larga y se percibe como algo incompleto, por ejemplo por las escenas de los Inhumanos que pierden todo su sentido al quedar en el aire. A ver si en el futuro hay suerte y podemos ver la etapa completa; de momento, este tomo es un buen aperitivo, y aunque sólo fuera por el trabajo de Romita, ya merecería la pena.

Anuncios

2 thoughts on “Daredevil, de Ann Nocenti, John Romita Jr. y Al Williamson.

  1. Ahora que han editado otro tomo con los nueve números precedentes, la relectura de este tomo alcanza su sentido verdadero y espectacular, ese (volver a) caer de Daredevil narrado con un ritmo ESPECTACULAR: fantástico el dibujo -pese a una impresión algo defectuosa, al menos la copia que yo compré: tintas demasiado atenuadas- y fantástico el guión. Qué PENA que no terminen de editar toda esta etapa íntegra.

  2. Qué casualidad, ahora mismito acabo de terminar de leer ese tomo. Me sorprende que se hayan editado desordenado, pero sí, tienes razón, ahora se entiende ese resurgir perfectamente, es una etapa bastante redonda, y es una pena que no podamos ver más.
    Sobre la reproducción de las tintas, no es cosa de tu ejemplar, porque el mío está igual. Tengo entendido que el problema viene de los materiales de reproducción de origen, que no están en buen estado. Es el motivo de que hace unos años se cancelara la edición en tomos de la etapa, aunque al menos tenemos estos números, que no es poco.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s