Locas, de Jaime Hernández.

Otro hueco imperdonable en mi formación como lector de cómics que solvento: Locas. Yo podía conocer y asumir la importancia de la obra de los hermanos Hernández en el cómic independiente. Pero hasta que no los he leído no he sabido de verdad qué significan, cuánto han aportado, cuánto le deben tantos y tantos autores. Tanto de Beto Hernández como de su hermano Jaime, pero creo que especialmente de éste.

Porque Locas es el slice of life canónico y casi me atrevería a decir que definitivo. Tras unos inicios titubeantes en los que Jaime va tocando palos, marcado por los cómics que había leído toda su vida —superhéroes, ciencia ficción, viajes exóticos, cohetes—, deja a un lado todo lo accesorio y se centra en sus personajes, especialmente en los femeninos. Locas es la vida, sin más. Es la historia de unas personas que se comen la vida a bocados, con ansia desesperada, con una vitalidad inconsumible, y contagiosa. Los dos personajes centrales, Maggie Chascarrillo y Hopey Glass, son sin lugar a dudas dos de los más importantes que ha dado el cómic americano, dos mujeres de carne y hueso, adorables, insoportables, duras, débiles… como todos nosotros. Es imposible no enamorarse un poco de ambas, aunque yo confieso que me quedo, por poco, con la mala leche de Hopey y esas cejas tan atractivas. Hay más, claro. El protagonismo de Locas es coral, como no podía ser de otra manera dada su extensión. Está Rena Titañón, aventurera y reina de la lucha libre femenina, o la cabeza loca de Penny Century. Todas mujeres, sí; quizás el punto débil de Locas sean los personajes masculinos, meros comparsas, desdibujados casi siempre, de débil carácter en muchas ocasiones, o estereotipos como el unidimensional Rand Race. No llega Jaime al extremo de su hermano Beto, cuyos personajes varones casi siempre son negativos o desencadenantes de tragedias, pero no le interesan demasiado. Tampoco al lector, todo hay que decirlo: no es algo que se eche en falta.

Cuando uno lee del tirón los tres tomos de Locas publicados por La Cúpula, se le viene encima todo el peso de los años, la sensación de estar leyendo una saga que supone el trabajo de toda una vida para el autor. Hablamos de diez años de tebeos. Es algo parecido a lo que siento leyendo Alec, de Eddie Campbell. Jaime Hernández además va in crescendo, cada historia es mejor que la anterior, se beneficia de todo el trasfondo creado y gana en intensidad. La historia de amor-amistad entre Hopey y Maggie adquiere fuerza conforme van haciéndose adultas. Además, Locas es un recorrido por la escena musical de la costa oeste, desde el punk hasta el grunge, gracias a los diferentes grupos en los que va participando Hopey.

La particular narrativa de Hernández es otro de sus enormes atractivos. Conscientemente renuncia a los cartuchos de texto explicativos y por tanto a la localización espacial o temporal de la acción, dejando que sea el dibujo y los diálogos los que situen al lector. Se crea así una sensación de continuidad muy interesante entre los fragmentos que se nos van contando, incluso aunque haya meses o años entre ellos. Con el paso de los años, además, aprende a equilibrar la proporción texto-dibujo, que empieza descompensada a favor del primero demasiado para acabar con una más moderna, con un cómic más visual —es lógico, el tebeo evoluciona, no es lo mismo el inicio de los ochenta que el final de los noventa—. De su dibujo, poco malo puede decirse. Es un maestro, con un trazo elegante y un dominio del blanco y negro que crece año tras año. Cada personaje tiene un aspecto diferenciado y su propia gestualidad, sus tics y expresiones características. No es nada fácil hacer esto en un cómic así, pero Hernández lo consigue con naturalidad asombrosa.

Pope del cómic independiente junto a sus hermanos, Jaime Hernández es el inspirador de toda una corriente, un pionero en la autoedición y en el cómic que cuenta historias más o menos cotidianas. Por ejemplo, no sé si hoy habría un Adrian Tomine sin Jaime. O por supuesto, un Terry Moore; anda que no le debe Strangers in Paradise a Locas. Antes de Francine y Katchoo, existieron Hopey y Maggie.

Todo un descubrimiento, en definitiva, aunque hace un par de años leyera La educación de Hopey Glass, al que no encontré la gracia, claro, por no conocer a los personajes. Ahora toca ir leyendo, poco a poco, la ingente cantidad de material que ha dibujado este maestro.

Anuncios

6 thoughts on “Locas, de Jaime Hernández.

  1. es que lo de Terry Moore es bochornoso, cuando conoces previamente el trabajo de Jaime no cabe la duda, SiP no es NADA, carece de vida. es un espejo (sucio,) Afortunadamente cada viñeta de Locas vive más que las cienes de páginas que ha dibujado Moore…
    Y personalmente me fascina ya no el JAime autor de cómics, sólo con su capacidad para el retrato realista pero sintético, me absorbe (que francamente creo insuperable y es un terreno en el que nadie en la Hª del cómic le llega a las rodillas) Soy capaz de quedarme minutos mirando los rostros de Magg en una historia, sin preocuparme d elo que está contando, sólo quedándome flipado con el gesto corporal, la expresión facial… un maestro, así. hay pocos, muy pocos. Jaime es uno.

  2. ey, pero Beto es igual de importante…. digo, lo de palomar es muy grande, y como que tiene una poesìa de la que Jaime carece, osea, jaime es enorme sin duda… pero no mas que Beto o en todo caso es muy opinable el punto… estan parejos

    saludos

  3. Octavio, conste que a mí SIP me gusta mucho… pero admito que lo que significa para mí pesa: fue una de las primeras series no de SH que leí. Y claro, si es la primera que lees de su estilo, flipas. Simplemente no pensaba que ciertas cosas se trataran en cómic. Con el paso de los años la he ido poniendo en su justa medida, eso sin duda, y desde luego tras leer Locas pierde mucho valor… pero me sigue pareciendo una serie con aciertos, con buenas caracterizaciones, con cierta sensibilidad. Eso sí, efectivamente, nada que hacer contra Locas y la sobrehumana capacidad de Jaime para el gesto.

    Jeremías, es sólo mi opinión, a mí me ha gustado un poquito más Locas que Palomar, pero ambos son muy grandes, sí. Palomar tiene todo ese realismo mágico, que me fascina, pero creo que en conjunto tiene un poco más de fuerza la obra de su hermano. Meros matices, hablamos de dos grandes.

    Un saludo.

  4. En los últimos años, Jaime ha ido perfilando mejor a sus personajes masculinos, les ha ido dando más cuerpo… aunque, claro, la parte del león la siguen llevando las chicas.

    En cuanto a Beto… a mí me gusta mucho Palomar, pero llegó un momento (Rìo Veneno, quizá… o un poquito después) en el que empezó a perderse en una maraña extraña de la que no ha sabido salir, me parece… mientras que Jaime sigue mejorando con cada nuevo trabajo.

  5. Curiosamente a mí me gusta más el inicio de Locas, no lo encuentro tan titubeante, al contrario, lo veo más fresco y original. De hecho los posteriores, teniendo cosas muy buenas, me parecen demasiado “slice of life” (para mi gusto, claro); demasiado ” a lo Friends”. En cambio al principio Jaime mezcla la ciencia ficción con la vida cotidiana y consigue sorprenderme. Se notan las influencias del realismo mágico sudamericano en esos principios de la obra, con la aparición del dinosaurio y demás. Ya digo, creo que mi opinión va un poco en contra de la mayoría, pues no eres el primero que leo que dice que lo mejor viene después. Pero bueno, ya se sabe, más variedad, más riqueza.

    Saludos.

  6. David., me intentaba referir a que es incongruente con el desarrollo posterior de la serie, tarda en descubrir qué quiere hacer, y elige ignorar todos esos elementos. No creo que mejore por librarse de ellos, sino porque mejora como autor.

    Fnaranjo, iré leyendo cómics posteriores, a ver qué tal. Alguna vez he leído lo que comentas, que Beto degenera un poco… veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s