La divina comedia, el manga.

Desde que Osamu Tezuka adaptó libremente La isla del tesoro en 1946, los japoneses han tenido una larga tradición de adaptación al manga de clásicos literarios. Quizás tenga que ver con los conceptos de respeto a la obra y del propio cómic como medio, pero mientras en occidente las adaptaciones literarias normalmente se han circunscrito al ámbito del folletín y la novela popular y/o de aventuras —y no ha sido hasta los años más recientes que el cómic de autor ha empezado a abordar otro tipo de literatura—, en Japón nunca han tenido excesivo problema con esto.

Prueba de ello son los manga de East Press, de los cuales nos llega ahora de la mano de Herder una adaptación de La divina comedia. Es curioso que la adaptación de una obra de una importancia casi sagrada no provenga del cómic “de autor”, de un concepto artístico de alguien que quiere dar su particular visión de la obra. Al contrario, proviene del manga más comercial e industrial. Tanto que la editorial ni siquiera acredita a los autores: es obra de un estudio, es decir, de mil manos, y así se intuye al leer el tomo. Sin embargo, la inmensa industria japonesa, capaz de dar cabida a todo tipo de temáticas por marcianas que sean, también tiene la capacidad de dotar de una calidad mínima incluso a los productos más impersonales.

Los autores de La divina comedia podrán ser excesivamente conservadores, poco sorprendentes o lo que se quiera, pero cumplen con mucha solvencia el encargo de adaptar una obra larguísima en unas pocas páginas. La síntesis de la obra original es muy potable, así como la selección de los encuentros que el joven Dante tuvo en su viaje. Allí donde Así habló Zaratustra —de la misma editorial— era una adaptación, más que libre, loca, La divina comedia respeta mucho más el desarrollo y los personajes, y supone, creo, una buena forma de que chavales que todavía no sean capaces de leer la obra original la conozcan por primera vez, que al fin y al cabo es el objetivo de esta línea editorial.

Por supuesto, la calidad de este cómic no se acerca ni remotamente a la original. Pero dado que su objetivo no podría estar más lejos, tampoco sería lógico juzgarla en función de eso. No, los objetivos de este manga son más didácticos que artísticos. Y aun así, ya digo que está muy por encima en cuanto a factura de productos similares que se están haciendo en otros mercados. El estilo es puro shonen, resuelto con mucho oficio y pocas trampas típicas del cómic comercial —esos animales fotocopiados— con todos sus manierismos y recursos típicos, tales como el uso de líneas cinéticas, gigantescas onomatopeyas, y sobre todo los personajes superdeformers en momentos concretos. Es curioso como esto, que a mí personalmente me satura leyendo otros manga por lo manido del recurso, aquí funciona muy bien y, la verdad, resulta bastante gracioso, dada la gravedad de la situación y la solemnidad de la obra: se genera un contraste muy violento, pero adecuado, especialmente con el personaje de Virgilio.

El cómic se lee con agilidad, tiene buen ritmo, hay la suficiente acción, y los diseños de personaje son todo lo que podía esperarse de un shonen al uso. Es decir, que estoy convencido de que a un adolescente de hoy en día con cierta inquietud le va a gustar. Yo personalmente disfruté más de Así habló Zaratustra, mucho más pasada de vueltas y llena de puro pop, pero La divina comedia, más contenida, supone una adaptación más canónica y por tanto seguramente consiga mejor su objetivo que aquélla. En cualquier caso, creo que la aparición de productos así en nuestro mercado es muy positiva, no sólo por sus posibilidades divulgativas sino porque posiblemente contribuyen a abrir mercado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s