Feliz cumpleaños, Spider-man.

Me recordaba hace un rato David. en un comentario que hoy se cumplen cincuenta años desde la primera aparición de Spider-man, y la verdad es que posiblemente sin este aviso se me habría pasado la efemérides, aunque estaba al tanto de que el aniversario era un día de éstos. Pero ahora que lo sé, a pesar de que no tengo mucho tiempo, no puedo evitar escribir algo. Porque el medio siglo sólo se cumple una vez en la vida, y porque realmente, lo he dicho ya más de una vez, es muy probable que yo hoy no leyera cómics ni escribiera ladrillos en este blog si no fuera por él.

            Spider-man es no sólo el mejor personaje creado dentro del seno de Marvel, sino también, para mí, el mejor superhéroe y uno de los mejores personajes de ficción que se hayan imaginado jamás. Y todo se lo debemos al matiz, tan sencillo y tan complicado a la vez, de que Spider-man es Peter Parker. Es nuestro reflejo —menos deformado de lo que quisiéramos—, es el chico marginado que todos fuimos, que cumple la fantasía que todos tuvimos, cuando pensábamos que si algún día teníamos poder el mundo se enteraría de quiénes éramos en realidad, y tendríamos todo lo que se nos negaba. Pero entonces el destino, en la moraleja más dura vista en un tebeo de superhéroes, le arrebata a su tío, y Peter aprendió que todo gran poder conlleva una gran responsabilidad.

            Peter se convirtió desde entonces un amigo para varias generaciones de lectores, y la mejor prueba de esto es que le llamábamos así cuando hablábamos de él, como si fuera nuestro colega, porque realmente lo era. Era real. Nos preocupaba cuando tenía algún problema, entendíamos sus dudas amorosas, ansiábamos como él la libertad que daba ponerse una máscara pero supimos, igual que él, que las cosas no eran tan sencillas. Si el tiempo en Marvel transcurriera a la misma velocidad que el nuestro, Peter tendría hoy unos sesenta y cinco años, y tal vez ya tendríamos a su nieto dando saltos por los tejados. En lugar de eso, lo tenemos, desde 1980 por lo menos, instalado en esa edad indefinida en algún punto entre los veinte y los treinta, con su continuidad dinamitada desde una saga de doloroso recuerdo, One more day. Desde antes de esa historia, dejé de leer sus cómics. Me hablan de Dan Slott, veo páginas de Marcos Martín que me generan mucho interés. Pero no puedo leer esos tebeos. No puedo ver a Peter así, con toda su historia negada, como si nunca hubiera sucedido.

Pero hasta ese punto, debo de haber leído un 90% de los cómics protagonizados por Spider-man. Y ha tenido una suerte inmensa, la verdad, en cuanto a autores se refiere. Steve Ditko es uno de los grandes genios que ha tenido el cómic americano, y para mí su Spider-man es ya el definitivo, pero además ha tenido a John Romita Sr. y Jr., Ross Andru, Sal Buscema, y otro auténtico monstruo, un dibujante superdotado que siempre he tenido la sensación de que no ha recibido el crédito que merece: Gil Kane. Hasta la muerte de Gwen en el número 121, creo que The Amazing Spider-man tiene un nivel artístico que ninguna otra serie de la editorial ha conseguido. Y luego, además, ha tenido etapas muy sólidas en diferentes épocas y en diferentes cabeceras. Pero incluso en los peores momentos, en las etapas más pésimas, Spider-man seguía siendo Spider-man. Peter seguía siendo nuestro amigo. Pero ahora, para mí, ya no lo es.

Yo que quería escribir un texto feliz por la ocasión y al final he acabado de bajón. En fin, pese a todo: cincuenta años. ¡Cincuenta! Es una barbaridad. Ha sobrevivido a tanto que ahora mismo si me preguntáis os diría que me va a sobrevivir a mí también. Puede que sus cómics, como todos, ya no vendan ni una décima parte de lo que vendían en los buenos tiempos, pero Spider-man sabrá adaptarse a los tiempos y vivirá nuevas aventuras en otros medios. A los críos, por cierto, les fascina el personaje, mérito, claro, de ese diseño tan cojonudo que tiene.

Según escribo estoy pensando que, en realidad, no estoy muy seguro de hasta qué punto es bueno que personajes como Spider-man cumplan cincuenta años en la cresta de la ola, siendo aún el buque insignia de su editorial. No sé si queda algo por contar con el personaje que no se haya contado ya no una, sino diez veces. Pero qué demonios: felicidades, Peter, estés donde estés.

En The watcher and the tower he hablado mucho sobre Peter, así que ya que estamos de celebración os dejo unos cuantos enlaces a modo de homenaje.

Mis diez cómics favoritos de Spider-man (en 2008).

Sal Buscema en Spider-man.

The Amazing Spider-man de Stan Lee y Steve Ditko.

Un análisis de Marvel Team-Up.

El rebote que me cogí cuando pensábamos que el Spider-man que iba a morir no era el Ultimate.

Algunas (buenas) etapas de Spider-man olvidadas.

El día en el que me enamoré de Spider-man.

Anuncios

8 thoughts on “Feliz cumpleaños, Spider-man.

  1. Ah, no sé, se está diciendo por la red. De todas formas, los cómics americanos llevan fecha de portada de dos meses por delante de la fecha de salida real, si lleva fecha de agosto del 62, apareció realmente en junio.

  2. Un placer leer tu artículo.

    Ojalá hubiera yo leído ese 90 % del personaje. No conozoco nada de esa etapa de Sal Buscema que tanto te gusta, ni casi nada en general de los 90… Puestos a pedir, me encantaría por ejemplo que reeditasen el Peter Parker Spectacular Spider-Man, que aunque no sea la colección principal tiene grandes números y desarrolla mucho al personaje. ¿Tal vez con motivo de la película que nos viene…? Soñar es gratis…

    Respecto a lo de los autores: totalmente de acuerdo; Spider-Man ha tenido mucha suerte, en líneas generales. De los guionistas podríamos hablar otro día, respecto a los dibujantes, cierto que Gil Kane era un grande, ¡y qué pena lo poco que estuvo! Creo que supera a Ross Andru, siendo éste muy competente. Respecto a Romita, Ditko… ¡qué se puede añadir! Puede que alguna vez te hablara de él en alguna entrada anterior del personaje, pero siempre me encantó -y me parece poco elogiado- Ron Frenz; lo tengo entre los mejores dibujantes, por su genial tratamiento de Spidey, a lo Ditko, y por la caracterización de Peter (¡uno que se da cuenta de que Peter no ha estado nunca hipermusculado!) y compañía. Fue una pena que también estuvo poco tiempo en la colección.

    Ya te digo, para mí, Amazing, la colección que conozco mejor, merece mucho la pena. Cierto que los 121 primeros números son excelentes, pero más allá de ellos es muy agradable ver al personaje desarrollarse, poco a poco. A mí gustó la boda con Mary Jane y siempre he pensado que en Marvel debieron ser lo suficientemente osados como para hacer que Peter y MJ tuvieran hijos… y mantenerlos en la colección; de hecho esa sería la forma de rejuvenecer al personaje, por paradójico que pueda parecer. Bueno, corto que esto parece un post paralelo, pero bueno, siempre es grato poder hablar sobre nuestro personaje de cómics favorito.

    Saludos.

  3. Gracias a ti, David. Peter Parker está reeditada más o menos hasta el punto en el que empezó a editarla Forum en el volumen 1 en una colección a caballo entre la misma Forum y Panini que no debería ser difícil de encontrar. Lo chungo son las etapas que se han quedado colgadas entre las colecciones modernas y los fascículos rojos y azules, aquellos que salieron con los estrenos de cine. Hay ciertos números que alcanzan precios absurdos en el mercado de segunda mano porque hay pocos y no hay ninguna reedición, por ejemplo, todo lo de DeMatteis; ¿cómo es posible que no se hayan reeditado en 15 años la muerte de Harry, o El niño que llevas dentro? Quiero pensar que tarde o temprano se pondrá remedio. Si no, te recomiendo que, si lees bien en inglés, te lances a los números originales. Están tirados de precio y se encuentran sin muchos problemas.

    Un saludo.

  4. Buen artículo, pero me parece algo corto, cosa que me suele pasar en este blog. Me gustaría leer mucho más sobre Spider-Man.

    Sobre el tema del desbarajuste de fechas, leí en algún sitio que era porque los cómics se imprimían en New York y tradicionalmente tardaban varias semanas en llegar al otro extremo del país, Los Angeles, por ejemplo. No sé si es cierto.

    A mí también me gusta mucho la etapa de Sal Buscema y Gerry Conway. De hecho gracias a mi fijación por Todd Mcfarlane empecé a viciarme a Sal Buscema, ya que solían compartír grapas Fórum. Me encanta como dibuja al Duende Verde Harry Osborn.

    Los 122 primeros números de Amazing Spider-Man son apabullantes. Los restantes hasta el 150 son muy buenos pero para mí lo mejor de Conway está en el principio y el final de su etapa. El final de los 70’s es bastante prescindible, sólo para muy aficionados en Amazing y sólo para completistas en Spectacular y Marvel Team Up.

    Me quedo con esto tuyo del artículo de Gerry Conway:

    “Pero al menos nunca se estancó y jamás dio la impresión de estar escribiendo con el automático puesto. No necesitaba remover el statu quo del personaje cada tres números, ni matar a alguien cada dos. Simplemente, escribía con solvencia. Tenía planes a largo plazo y los iba cumpliendo, buscando siempre sorprender al lector y entretenerlo con honradez, como por otra parte hizo en la excelente serie de animación de los noventa. Y lo conseguía: yo me lo pasaba y me lo paso en grande.”

    Esto a mí me ocurre con casi todos los cómics de los años 80’ de Spider-Man: Stern/Romita Jr., DeFalco/Frenz, Michelinie/McFarlane, Conway/Buscema, DeMatteis/Buscema (90’s).

    No los veo tan buenos como los 150, claro, pero me lo paso bomba con estas etapas, con mejores y peores cómics pero para mi gusto muy entretenidos (y dejando algunas maravillosas sagas como la de Kraven o Jean DeWolf, introduciendo nuevos enemigos como El Duende o Veneno que entonces eran frescos y dinámicos…) y para mí la sensación que desprendían (y la certeza de que estabas leyendo un cómic de Spidey y no la maniobra editorial de turno) se perdío cuando alguien decidió que esto no era suficiente y se empezó a tocar al personaje de mala manera: regreso de los padres, saga del clon, regreso de Osborn, Byrne, Sins Past, Civil War, One more day… y lo que toque.

    Saludos!

  5. Muy de acuerdo con tu análisis, sobre todo con el final. En algún momento alguien decidió que había que armar jaleo y eso fue el principio del fin. Pero todas las etapas que mencionas, en mayor o menor medida, se caracterizan por el respeto a lo anterior y el buen hacer.

    Ah, y sobre lo de que te pasa a menudo que se te hacen cortos los artículos, me lo tomo como un cumplido, porque yo tiendo a enrollarme cosa mala y a la que me descuido suelto posts de seis, siete u ocho páginas que siempre tengo la sensación de que son muy duros de leer.

    Gracias por tu comentario, un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s