Alter y Walter o la verdad invisible, de Pep Brocal.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

AVISO: En esta reseña desvelo detalles importantes de la trama del cómic.

Una de las novedades de este mes que más ganas tenía de leer era Alter y Walter o la verdad invisible, quinta referencia de la editorial Entrecomics Comics, que precisamente hoy cumplen un año de aventura, y obra de Pep Brocal. Brocal es más veterano de lo que su edad y juvenil entusiasmo dan a entender porque empezó siendo un chaval a publicar en las revistas de cómic de los ochenta, para luego, tras su debacle, dedicarse a la ilustración y al cómic infantil, por ejemplo los libros de Olaf en Mamut Comics. Alter y Walter supone su vuelta al cómic adulto, y lo sitúa en el mapa del cómic contemporáneo español.

Y, de hecho, creo que se nota que Brocal se ha volcado en el cómic. Es una obra ambiciosa, y su autor consciente de lo que significaba. Y eso se nota, en primer lugar, en su dibujo: un estilo personal y desmadrado, con algo de dibujos animados clásicos, y una libertad muy divertida para montar las páginas. La paleta de colores reducida es un acierto: rojo, verde, sepia y negro le dan a la historia un tono extraño, de alucinación, que cuadra perfectamente con ella, porque Alter y Walter no es un sueño, pero podría serlo.

Brocal retoma el tópico del viaje alucinante en su vertiente más psicoanalítica, la que entiende la fantasía del modo que a mí personalmente más me interesa: el viaje a lo fantástico como viaje al interior de uno mismo. En el cómic tenemos un ejemplo relativamente reciente en Las calles de arena de Paco Roca, aunque Alter y Walter es más directo en su alegoría y me ha recordado más, en algunos momentos, al Max más metafísico, el de Vapor, por ejemplo.

Walter es el consabido hombre gris y anodino, que un día siente una pulsión incontrolable y se aparta de su rutina, para ir a dar a un hostal extraño regentado por una mujer pájaro y habitado por las creaciones del subconsciente de Walter. En ella vive sucesivos episodios de autoconocimiento, siempre traumáticos, en los que se va librando de lastre y superando sus limitaciones. En este viaje alucinante se topa con Alter, que es, claro, el otro: el doble oscuro —¿o luminoso?— que ha cristalizado todos nuestros deseos, que triunfó en todos nuestros fracasos. Los choques entre Walter y Alter son algunos de mis momentos favoritos del libro, pero hay muchos otros interesantes, impregnados de la maleabilidad de los sueños siempre. Brocal introduce el humor con la misma naturalidad que el erotismo o el terror: hay escenas angustiosas, que capturan muy bien el malestar de las pesadillas, aunque no llegue, porque posiblemente no le interese, a los retorcidos y malsanos sueños que David B. dibuja en Los complots nocturnos, obra que saco a colación porque la he recordado leyendo Alter y Walter.

Hay algo llamativo también en la costumbre de Walter de no parar de hablar cuando está solo, hasta recalcar lo obvio constantemente, y es que únicamente cuando calla y escucha puede aprender y progresar. La verdad invisible es precisamente aquello que va más allá de lo obvio, que se mantiene oculto y que requiere de algo más que la palabra o la acción para ser comprendida. Es una verdad, que, en realidad, nunca se dice, sino que cada cual interpreta.

La historia, circular y llena de tangencias consigo misma, como si todo sucediera a la vez en esa pensión de la mente, avanza con naturalidad de un encuentro a otro, y culmina en otro clásico, el juicio, que remite directamente a las aventuras de Alicia. Tras él Walter vence, y vuelve a su vida, no cambiado por completo, pero sí sabiendo algo que había olvidado. Quizás eso ha sido lo que más me ha gustado de este cómic: la madurez y falta de mensaje moral de su conclusión.

Alter y Walter o la verdad invisible creo que supone, como decía antes, la consagración de Pep Brocal. Es una obra con altas expectativas que cumple y que se ha visto acompañada de una edición muy cuidada y oportuna, sobre todo en sus dimensiones, de Entrecomics Comics.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s