Panorama, de VVAA.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Terminé de leer Panorama hace unos días, aunque por unas cosas u otras no he podido sentarme a escribir sobre ella hasta ahora. Pero más que una reseña al uso, lo que me apetece es reflexionar un poco sobre lo que supone una antología como ésta, y lo que ha significado para mí colaborar en ella.

Los treinta autores que aparecen, por empezar por lo más importante, no son sólo algunos de los mejores que tenemos ahora mismo publicando en España, sino que son representativos de prácticamente todas las vertientes que ha tomado la novela gráfica en los últimos años. Del superventas Paco Roca a los arties Irkus M. Zeberio o Sergi Puyol, de los excesos sórdidos de Miguel Ángel Martín al grafismo alien de Gabriel Corbera, o del costumbrismo mínimo de Fermín Solís al activismo social y político de Marcos Prior, la mirada al cómic adulto español es múltiple y variada, y creo que cumple con su cometido de mostrar al lector de tebeos ocasional qué hay, qué puede encontrarse en el mercado. Y qué puede gustarle, claro. Decía Óscar Palmer en la presentación del libro hace unos días algo así como —cito de memoria— que «si todas las historias gustaran a todos los lectores, de alguna manera el libro habría fallado en su cometido». Y creo que dio en el clavo, porque, es verdad, el lector habitual de cómic ya está acostumbrado a registros tan diferentes, y, si es mínimamente abierto, toca muchos palos. Pero creo que el lector que busca Panorama no es tanto un lector de cómic como un lector de historias, en cualquier formato. Un lector interesado en la cultura contemporánea, que quizás ha leído ya alguna cosa, un tebeo de Paco Roca, o El arte de volar, o alguno de los cómics de David Sánchez, y que se pregunta cuál es el siguiente paso, por dónde seguir, o qué hay afín a lo que acaba de leer. Y a ese tipo de lector puede pasarle, aunque por supuesto podemos establecer todas las excepciones que queramos, que le encanten algunas historias y otras simplemente no sean para él o ella y no le digan nada. Pero eso no tiene nada de malo: es la función de una antología.

Evidentemente, cada lector de cómic habría hecho su propia selección de autores. Habría quitado a algunos y metido a otros. Pero creo que más allá de criterios personales, los que están son difícilmente discutibles. Hay premios nacionales, premios Fnac/Sins Entido de novela gráfica, becados de Alhóndiga Kómic, premios del Saló de Barcelona… Pero al margen de eso, que ya digo que es subjetivo, en cierta medida, a mí me interesa qué supone la selección, y qué busca. Del nacimiento de Kim (1941) al de Mireia Pérez (1984) van 43 años. Estamos moviéndonos, por tanto, en tres o cuatro generaciones de autores, que trazan el mapa del cómic adulto español de los últimos treinta y cinco años, que, en realidad, casi equivale a hablar de la historia del cómic adulto español a secas, si exceptuamos a la generación de Carlos Giménez, Alfonso Font y demás. Es decir, que están los nuevos, pero también los que han sabido —o podido— llegar hasta nuestros días con plena vigencia. Y eso, precisamente, es lo reseñable y lo grande del momento que vivimos: coinciden los grandes autores de los 80, como Max, Gallardo, Pere Joan o Ramón Boldú, con los que comenzaron a despuntar en los duros 90 o a principio de los 2000, como Fermín Solís o Juan Berrio, la generación que ahora tiene treinta y tantos que ya creció bajo el amparo de la novela gráfica —David Rubín, Sánchez o José Domingo— y los autores que, más o menos jóvenes, están volviendo a moverse en el fanzine y la autoedición, como Corbera, Zeberio o Puyol. Pasado y futuro que en realidad son presente.

El resultado es una mezcla heterogénea en lo temático y en lo formal que creo que da la verdadera medida artística del cómic español en 2013. Hay otros, muchos otros, pero los que están merecen estar. Pero por eso, porque se era consciente de que había muchos otros, Santiago García, coordinador y padre de Panorama, pensó que había que incluirlos de alguna manera, y así nació la idea de añadir a las historietas una sección de reseñas breves que cubriera al resto de los autores. De esa selección, como sabéis, nos ocupamos Alberto García Marcos y un servidor, así que no soy yo quien tiene que decir si es buena o no, pero sí creo que conseguimos lo que nos proponíamos, y, personalmente, estoy muy contento con el resultado.

El proceso de selección de las obras, consensuado entre Alberto, Santiago y yo, fue bastante exhaustivo, y pronto establecimos algo parecido a unas reglas para ella. Contemplamos cómics aparecidos entre 2007 y 2012, con unas pocas excepciones, por ejemplo series iniciadas antes pero que tienen entregas publicadas en ese periodo. Quedaban fuera los autores que colaboraban con historietas inéditas en Panorama, lo que nos parecía justo porque así dejábamos espacio para otros cómics que de otro modo no habrían tenido ninguna visibilidad. Otra regla que mantenemos fue no incluir más de una obra de cada autor, con la excepción de las obras en colaboración. La elección final de la obra reseñada de cada autor dependía de muchos factores, según  el caso; algunas por su repercusión o calidad eran elecciones obvias, mientras que en otras primó la actualidad, sobre todo pensando en que el cómic en cuestión fuera fácilmente encontrable en el mercado. Y, por supuesto, mantuvimos la premisa básica de la antología: ocuparse de los cómics producidos en España.

Además, intentamos ser tan inclusivos como nos era posible. Como de lo que se trataba era de hacer una labor informativa pensando en un lector no experto, decidimos dejar de lado nuestros gustos personales y dar un vista general. No se trataba de decirle a ese lector qué nos gustaba o nos dejaba de gustar, sino de exponer lo que hay, las claves de cada obra, para que decida si le llama o no la atención. También decidimos ir un poco más allá de la novela gráfica, y hacer calas en otros terrenos, dentro de lo que nos permitía el espacio que teníamos, con obras que pensábamos que podían interesar igualmente al mismo tipo de lector.

Al final acabamos escribiendo 72 reseñas, que, aunque firmamos conjuntamente Alberto y yo, nos repartimos y realizamos por separado, al 50%, poniendo luego el trabajo en común. Son reseñas breves por necesidad, claro, pero creo sinceramente que pueden ser útiles para el lector, más incluso que reseñas largas que analizasen en profundidad los cómics. Como decía antes se trataba de dar las claves, de contar de qué va, qué estilo tiene el autor, qué tono, y a qué puede parecerse. Es decir, ayudar a formar una idea tan objetiva como fuera posible de su contenido.

Trabajar en esta sección, además de un placer, por todo lo que me ha supuesto a nivel personal y profesional colaborar con Santiago y Alberto —dos de mis referentes a la hora de escribir sobre cómic—, también me ha aportado otras cosas. Para empezar, me ha hecho leer un buen montón de tebeos que o bien no conocía o que me habían pasado desapercibidos en su momento. Pero también me ha ayudado a conocer mucho mejor el mercado español y a reflexionar sobre él y sobre ciertos datos que pueden extraerse.

Por ejemplo, podemos echar algunas cuentas. De los 72 cómics reseñados en Panorama, y tomando como referencia en el caso de las series la primera entrega, 5 son anteriores a 2007, 4 de 2007, 7 de 2008, 13 de 2009, 9 de 2010, 14 de 2011 y 20 de 2012. No es que estas cifras tengan ningún tipo de validez científica, porque además hay que tener en cuenta que en muchos casos primamos las obras más recientes de algunos autores, pero creo que sí es síntoma de que hay una tendencia a la alta, de que cada vez se publican más cómics españoles. Y que pasan menos desapercibidos, cosa que es casi más importante aún. Aquí, claro, hablo por mi propia experiencia, pero con este trabajo me he dado cuenta de que cada año he ido leyendo más cómics de autores españoles. Mientras que he tenido que buscar y leer muchos tebeos de 2007, 2008 o 2009, cuanto más me acercaba al presente más había leído. Por supuesto que esto puede ser un problema mío no extrapolable en absoluto al resto de la población, pero me ha resultado llamativo. Porque no creo haber hecho, al menos conscientemente, un esfuerzo por leer más cómic de aquí. Simplemente cada vez se han ido haciendo más cómics que me interesaban. Y por eso soy, y creo que tenemos que ser, positivos con el momento actual. Porque hay talento de sobra, de eso no me cabe duda.

En todo caso, más allá de todo esto, creo que es indiscutible que nunca antes habíamos tenido un panorama más variado. Hojeando las reseñas encuentro fantasía, realismo, costumbrismo, biografía, autobiografía, ensayo, humor de todos los colores, adaptaciones de otros medios… En estilos y tonos muy diferentes entre sí. Y, claro, esta variedad es exactamente la misma que se encuentra en las historias de Panorama.

El tiempo y el público dirá si esta antología cumple con su objetivo. De momento, solamente por ofrecer historias inéditas de estos autores, ya se ha convertido en uno de los cómics más importantes del año, creo. Se nota además que los autores se han implicado de veras, que nadie se ha quitado el muerto de encima entregando cualquier cosa, sino que han creído en Panorama. Quizás porque son conscientes de que, de alguna forma, esta antología los hermana a todos, más allá de su generación. Ayuda a presentarlos como un colectivo, como una comunidad, con todo lo que ello conlleva. Es algo, si no necesario —que posiblemente sí—, muy útil de cara al mercado y a ellos mismos, de eso estoy convencido. Es algo que existe en otros países y que aquí, por el motivo que fuera, no se había propuesto antes, así que, pase lo que pase a partir de ahora, el primer mérito será de Santiago García y Astiberri, por supuesto, que ha apostado por el proyecto y lo ha editado muy bien, para mi gusto.

Por ir acabando, como decía hace unos párrafos, gracias a mi colaboración he descubierto muchos cómics españoles que desconocía. Y algunos me han sorprendido mucho, la verdad, así que en los próximos días voy a intentar hablar de algunos de ellos con algo de reposo, y hacer algo así como La semana de Panorama. Bueno, el título es provisional.

Anuncios

2 thoughts on “Panorama, de VVAA.

  1. Tengo mucha curiosidad por el volumen pero me temo que haya muchas historias irrelevantes o faltas de pegada suficiente porque la historieta corta es un arte muy complejo. Últimamente compro el País los domingos por el semanal y la página de comic que me pareció una idea genial; y la verdad es que salvo casos honrosos muy buenos, me esta dejando muy frío la mayoría de las propuestas. De las 30 historietas cuantas consideras realmente interesantes?? porque la reseña pasa muy de puntillas en la calidad de las historias jejej. Es una pregunta trampa pero tu opinión sincera la considero relevante más aun habiendo participado en las reseñas. Menuda encerrona jajaja.

  2. Coincido contigo en la dificultad de la historieta breve, o de cualquier historia breve en realidad. Aquí yo creo que en general se solventa bien, aunque no siempre por vías “canónicas”: las historias de autores como Corbera, Zeberio o Micharmut no son narrativas del todo en un sentido clásico.
    Sobre mi opinión de las historias, te puedo decir que si hago cuentas, algo más de la mitad me han parecido excelentes, y el resto mantienen un buen nivel dentro de la trayectoria de cada autor. Es lo que digo en el artículo, también: en una antología lo raro será que te parezca todo fabuloso. Y como digo, creo que ningún autor está por debajo de su nivel. Dicho de otro modo, sucede algo lógico: te gustarán más las historias de los autores que te gusten más. Si un autor no te gusta nada, lo lógico es que tampoco te guste aquí, porque al fin y al cabo de lo que se trata es de mostrar algo representativo de su trabajo. De las historias que más me han sorprendido te puedo mencionar la de José Domingo, Paco Alcázar o David Sánchez. A Paco Roca lo verás en un registro diferente, más político, y autores como Max, Ramón Boldú o Pere Joan están en su nivel habitual. Altarriba y Kim están fantásticos, igual que Gallardo. Carlos de Diego también. A mí a nivel personal también me ha servido para fijarme en autores cuya obra no controlaba demasiado, como Micharmut o Vizuete.

    Pero más allá de gustos, yo creo que lo más interesante de Panorama es que ofrece una visión muy plural de lo que se está haciendo ahora mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s