Kim Thompson.

Hace un rato nos ha golpeado una noticia dura: Kim Thompson ha muerto a los 56 años víctima de un cáncer de pulmón. Hay muchos más capacitados que yo para hablar de él y de su legado, pero me siento moralmente obligado a rendirle aquí un homenaje, por modesto que sea. Porque Thompson fue desde 1977 el 50% de la editorial Fantagraphics, y junto a Gary Groth fue fundamental en el surgimiento del cómic independiente americano.

En un momento en el que el underground se apagaba y parecía que había sido una tormenta de verano, con Marvel y DC copando el mercado, la visión de Thompson y Groth y su firme creencia en que el cómic podía ser mucho más de lo que entonces era fueron esenciales para redefinir el medio. Y para dar salida a las publicaciones de autores que hoy son reconocidos como algunos de los mejores de la historia. Sólo diré cuatro nombres, aunque sean muchos más: Jaime y Gilbert Hernandez, Daniel Clowes y Joe Sacco. También lanzaron una enorme cantidad de cómic erótico, y su labor publicando y traduciendo cómic europeo ha sido y es decisiva en la apertura de un mercado tan tradicionalmente endogámico como el americano. En esto Thompson fue capital, gracias a su conocimiento de varias lenguas europeas.

Por no hablar de The Comic Journal, una publicación teórica y crítica que ha marcado el camino de toda una forma de entender el cómic y la industria, diferente a la del fanboy, dura con las políticas que asfixiaban a los autores dentro de las grandes compañías, y referente para todos los que vinieron después. Y, por supuesto, la ingente cantidad de clásicos de prensa americanos que han ido recuperando en las últimas décadas, desde Krazy Kat a Peanuts: ese tipo de cómic que muchos hoy reivindican para argumentar que el cómic siempre ha tenido dignidad y ha sido un arte a la altura de las demás y que posiblemente permanecería en el olvido sin la labor de Fantagraphics.

Kim Thompson, junto a un puñado de personas más, es responsable de que el cómic americano y mundial sea hoy como es. El cómic adulto y la novela gráfica son fenómenos que habrían sido imposibles sin la determinación de quienes, hace cuatro décadas, empezaron a hacer las cosas de manera diferente. Afortunadamente, decir hoy que el legado de Thompson no morirá nunca no es una fórmula vacía y rutinaria. Es la pura verdad.

PS: Mi amigo Alberto ha escrito un emocionante texto en Entrecomics sobre Kim Thompson. No dejéis de leerlo.

También en Entrecomics, un homenaje a Thompson en forma de declaraciones suyas y varias fotografías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s