Abulio y Mox Nox, de Joan Cornellà.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Sigo con este repaso sincopado a cómics españoles reseñados en Panorama, pero hoy la manera va a ser bastante diferente, porque la casualidad ha querido que leyera poco antes una obra reciente del mismo autor. El autor, lo voy a ir diciendo ya, es Joan Cornellà. Abulio (Glénat, 2010) aparece reseñado en Panorama, pero como no era yo quien se encargó de él, no lo he leído hasta hace muy poco, justo después de Mox Nox (Bang, 2013), libro de recientísima aparición. Yo de Cornellá había leído cosas sueltas en fanzines y en internet, pero era la primera vez que leía obras largas, y el contraste entre ambas ha sido tan radical que creo que merece la pena analizarlas juntas.

En principio podrían parecer totalmente distintas, casi como si fueran fruto de manos diferentes. Abulio recoge una tradición muy arraigada en la ficción española, la del tremendismo sucio, con toques de esperpento, aplicados a un mundo que no sabemos si es presente alternativo o futuro cercano y probable, al margen de los elementos de absurdo. Es un humor negro y desesperante que no renuncia a la crítica contra una crisis económica que en el momento de realización del cómic no había alcanzado el nivel actual, ya apuntaba alto. Cornellà, en Abulio, tiene un estilo grotesco, y dibuja rostros caricaturescos enormes, y bastante perturbadores. Hay algo del underground más refinado en lo gráfico, algo de la fealdad de los personajes de Pedro Vera y, temáticamente —y por el tono— es imposible no acordarse de Paco Alcázar. El entintado fino de plumilla lo llena todo minuciosamente de detalles y líneas a veces superfluas, aunque refuerzan el agobio de Abulio, que es un tebeo malsano, en el mejor de los sentidos.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Mox Nox, en principio, parece un cómic en las antípodas de Abulio. Si éste era una historia larga, Mox Nox es una sucesión de anécdotas de una página, con plantillas inamovibles de 2 x 2 ó 2 x 3 viñetas. Lo que antes era profusión de detalle ahora se ha transformado en líneas limpias, depuradas, y en figuras estilizadas con rostros poco diferenciados. Los diálogos abundantes son reemplazados por un silencio frío y perpetuo. El blanco y negro ahora es una gama de colores vivos y planos, que se alejan del tono sombrío de Abulio pero también de la representación naturalista de la realidad. Habrá quien diga que Cornellà dibuja peor o se esfuerza menos en Mox Nox, pero a mí me parece que llegar al estilo de ésta es mucho más difícil que llegar a Abulio, donde los referentes le marcan claramente el camino a seguir. Además, es que funciona mejor: Mox Nox perturba e inquieta mucho más porque se sirve del choque violento entre el colorido mundo lleno de personajes sonrientes y lo que les ocurre.

Y además va mucho más allá en lo que plantea, hay más por debajo. Cornellà se basa en el equívoco macabro y en la inversión constante de valores socialmente aceptados, y sus personajes juegan al despiste: parecen que buscan una cosa, pero reciben otra. Se hacen daño a sí mismos y eso les provoca una sonrisa inquietante, una felicidad incomprensible para nosotros, o acaban frustrados en sus esperanzas. Y cada historia, comprimida en una sola página, supone un ejercicio formal perfecto, en el que cada momento está elegido para que la comprensión sea total y hay espacio para varios giros. El vacío que provoca la ausencia de textos es angustioso, pero al mismo tiempo fascinante, porque hace a personajes y peripecias herméticos, impenetrables en los piscológico.

Y aquí sí hay una diferencia con Abulio, donde las historias de los secundarios importan, y los diálogos son cruciales para crear la atmósfera. Pero, en el fondo, pese al cambio radical en el estilo de dibujo y en la forma de abordar la narración, yo creo que en el fondo Cornellà nos está hablando de lo mismo: de insatisfacción y avaricia, de insolidaridad, de crisis de valores, y de lo cabrones que podemos llegar a ser cuando nos ponemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s