Tres fanzines.

Los calores del verano y las pocas novedades que se editan en esta nuestra estación menos favorita del año me tienen trabajando bajo mínimos, de lo cual se resiente este pobre blog. Pero voy a intentar ordenar mis ideas y escribir algunas cosas sobre tres fanzines que he leído en las últimas semanas.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El primer es el quinto número de Kovra, la publicación que saca adelante las Ediciones Valientes de Martín López Lam. Como el cuarto número —que es mi favorito hasta la fecha—, éste es un tomito de unas ciento ochenta páginas de historietas breves, de alrededor de tres decenas de autores diferentes. Kovra sigue fiel a sus principios y tiene la misma vocación internacional de siempre, que es una de las cosas que más me atrae de él. Sobre todo porque además de dibujantes de países con fuertes tradiciones en el cómic, como Italia o Argentina, encontramos otros bastante sorprendentes, por ejemplo Venezuela o Austria. Kovra sigue siendo perfecto para conocer autores que, de otro modo, sólo por azar se toparía uno. Es un punto de encuentro y hermanamiento entre autores que creen en la autoedición y en la autogestión, sin verlo, o al menos eso parece, como un paso previo a la publicación profesional. De hecho el propio López Lam ha publicado recientemente Parte de todo esto con De Ponent y no parece que por ello vaya a abandonar su pequeño sello y este fanzine.

De este número me ha gustado mucho la historia de López Lam, la del francés Craoman, de estilo retrounderground o la de Berliac. Pero mis favoritas de todo el tebeo son la divertida «Pepperoni boy» de Roberta Vázquez, y sobre todo las de Dunja Jankovic y Michael Olivo. La primera es una historia semiabstracta fascinante, llena de efectos gráficos desconcertantes y que me recuerda, sin parecerse nada en absoluto, a las historias de Gabriel Corbera, quizás porque consigue producirme una sensación parecida. La historieta de Olivo es más fría, posiblemente por ser muda, aún más abstracta, pero tiene un estilo limpio y geométrico muy atractivo, y un sentido de la acción diferente e interesante.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El siguiente fanzine es el segundo número de Infusi, que tiene ya casi un año de antigüedad. Se trata de una publicación italiana que no conocía, pero a la que a partir de ahora voy a seguirle la pista. Además de estar fantásticamente editado, tiene una premisa muy original: cada número es temático y gira en torno a una palabra, siguiendo el orden del alfabeto. Para este número toca la b: brusio, zumbido en italiano. Tengo que decir que de las cuatro historias, las de Eleonora Marton y Stefano Pietramala, aunque son estéticamente atractivas, me han dejado un poco frío; no he sido capaz de penetrar en sus propuestas. Pero las otras dos me han gustado tanto que lo compensan con creces.

La historia de Aisha Franz, a quien no conocía, es fantástica. Una especie de aventura virtual de tintes oníricos —por algo se llama «The Matrix»— producida por la tecnología que se tuerce y acaba en pesadilla, y que tiene lugar en una piscina. Además el dibujo de Franz está muy bien; sencillo, pero sorprendente, con algunas soluciones excelentes, como por ejemplo la manera en la que muestra los efectos ópticos del agua sobre el fondo de la piscina. Pero la que de verdad me ha vuelto loco es la de Irkus M. Zeberio: «Zaratustra». Zeberio está ahora mismo en plena forma, enchufadísimo. No para de hacer cosas y de mejorar su dibujo: está en ese punto dulce de los jóvenes dibujantes en el que cada cosa que hace es mucho mejor que la anterior. Y aunque aquí no alcance el nivel de su parte de Dictadores, está fantástico recreando algunos pasajes de la vida de Zaratustra según Nietzsche. Su uso del bitono es brillante —lo que no me sorprende porque el color es uno de los puntos fuertes de Zeberio—, y su representación de Zaratustra poderosa. Cada página es una historia en sí misma pero juntas crean una más larga, aunque lo narrativo no importa tanto como las sensaciones que transmite. Las viñetas mudas de «Zaratustra» son magnéticas, y uno no puede parar de releerlas absorto por su fuerza arrolladora.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

He dejado para el final el fanzine más inclasificable de los tres: Las aventuras de Francisco en el planeta Telenovelas. Episodio 1. Réquiem por un pulpo caído en amores, al que llegué a través de la recomendación de Mireia Pérez. Digo que es inclasificable aunque, en realidad, casi podría considerarse el fanzine más puro de todos, el que tiene un autor verdaderamente amateur. Julio Guerra Sanz tiene un dibujo muy rudimentario y aún limitado, propio del que está dando sus primeros pasos en el aprendizaje del medio, y el color aplicado y la Comic Sans que emplea en los bocadillos subrayan la condición de aficionado del autor. Es, para hacernos una idea, el tipo de cómic que hace años aún se encontraba en algunas librerías hecho por gente sin formación, experiencia o pudor a la hora de enseñar y compartir su trabajo; ese tipo de fanzines que posiblemente hoy con internet ya no son tan frecuentes, porque el que se lanza al papel ya sabe lo que está haciendo. Este fanzine recupera la alegría de dibujar por dibujar, de contar una historia a través del dibujo sin preocuparse del acabado final o de cualquier otro aspecto técnico. Pero es que, además, de vez en cuando me he topado con alguna escena o secuencia que me ha sorprendido de verdad, porque he visto en ellas algo, una chispa de genialidad que me hace pensar que Guerra Sanz, si sigue dibujando y aprendiendo, puede llegar a ser muy bueno. Y, por otro lado, la historia es una locura bastante divertida, llena de giros provocados, probablemente, por la improvisación. Pero, desde luego, no es una cuestión de ironía posmoderna. Las aventuras de Francisco en el planeta Telenovelas no está jugando a ser tosco y primario: lo es, sin vuelta de hoja, y Guerra Sanz cree en lo que está haciendo y lo hace sin complejos y sinceramente.


3 thoughts on “Tres fanzines.

  1. Me alegro Gerardo! Gracias por tus palabras. Estoy preparando la adaptación entera. Será el comic del año… 2020 quizá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s