Batería de reseñas.

Entre CuCo, Cuadernos de cómic —la habéis descargado ya, ¿verdad?— y otras cosas que ya contaré cuando se pueda, tengo un poco abandonado el blog y se me han ido acumulando lecturas de todo tipo que me gustaría comentar, aunque sea brevemente. Vamos a ello.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Una blanda oscuridad es una nueva joyita de Sergi Puyol, editada por Apa-Apa, cada vez más metidos en el papel de editorial vanguardista. Es un tebeo grapado de pequeño formato impreso en risografía, una técnica de impresión que busca la imperfección y el acabado rudimentario a base de tramas de puntitos. Puyol explota esta cualidad en una historia hermética y desconcertante, de imaginería poderosa y ambientación rural. La naturaleza vista a través del grafismo frío y formalista de Sergi Puyol se vuelve un lugar extraño y atrayente donde se desarrolla primero un monólogo que recuerda a Seth y que muy pronto deja paso a un simbolismo mudo. Es una historia amarga en la que se recuerda al amigo —¿o amante?— ausente, pero que se sostiene en lo puramente emocional y sensorial.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Y de Sergi Puyol paso al que fuera su compañero en el cómic Dictadores: Irkus M. Zeberio. Zeberio y Puyol son, junto a Gabriel Corbera, la punta de lanza del cómic español de vanguardia, y comparten, cada uno desde su estilo, la preocupación por los aspectos formales de su trabajo, al que desproveen de sentimentalismo a base de eliminar las referencias a lo humano. Paradójicamente, el tebeo autoeditado de Zeberio se llama La mano del hombre, y es una especie de epílogo a The Last Bloom, donde contaba una invasión a la Tierra por parte de una misteriosa «Gas Nation». Ahora, un humano con bigotón, conservado en un museo de la nación de gas, consigue liberarse y se enfrenta a sus captores. Zeberio deforma su trazo hasta alcanzar un primitivismo fascinante, que no recuerdo haberle visto nunca. Hay viñetas que casi parecen dibujadas sin ningún tipo de planificación, a lo que salga, y por eso el resultado es un artefacto tan atrayente.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Por terminar con el apartado de fanzines españoles, comentaré que hace muy pocos días recibí el número 3 de Mister, una de las publicaciones autoeditadas de Esteban Hernández. Es la primera entrega que puedo leer, y me confirma lo que vengo sospechando desde hace cierto tiempo: que para comprender a Hernández hay que prestar atención a todas las materializaciones de su obra, desde las novelas gráficas extensas a estos fanzines, porque cada vez veo más claro que todo gira en torno al mismo tema: entenderse a uno mismo. Para ello necesita organizar sus ideas y meterse hasta las rodillas en una serie de conceptos muy difíciles de aprehender. En Mister hay ilustraciones —algunas excelentes— acompañadas de pequeños textos no siempre fácilmente comprensibles. El título de uno de ellos, sin embargo, nos da la clave: «Si no me costara explicarlo no tendría la necesidad de ponerlo en orden». Y en eso está, y nosotros que lo veamos.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Vacuum Horror es un cómic con algunos años ya a su espalda, que yo he podido leer hace poco gracias al amigo Alberto García. Me ha parecido una cosa alucinante, en todos los sentidos. Aaron Shunnga no necesita justificación argumental alguna para que nos creamos de verdad un escenario en el que el gobierno de los EE. UU. decreta una jornada sin delitos, en la que nada de lo que se haga tendrá consecuencias legales. Así es como un respetable padre de familia, supuesto guardián de la misma, planea formar una banda para violar en grupo a su hija. Poco después las cosas se ponen aún más locas, cuando se descubre que la aspiradora de la casa en realidad es un extraterrestre y que, de hecho, todas lo son. A partir de ahí la aspiradora salva la hija, de la cual está enamorada, y todas las aspiradoras se reunen para aspirar del mundo a la raza humana. El dibujo de Shuunga tiene la tosquedad del underground original, pero la mezcla con una imaginación para lo sórdido que no se queda lejos de la de Shintaro Kago: hay viñetas antológicas, terribles y muy pasadas de rosca. Es uno de los mejores cómics que he leído últimamente, la verdad.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Termino por hoy comentando el séptimo libro recopilatorio de Ángel Sefija, Ángel Sefija por los siete mares. La edición de Astiberri cuenta con una ilustración de cubierta fantástica, de las más bonitas que le recuerdo a Mauro, con Sefija controlando un robot que camina por el fondo del mar. En este último libro —que nos devuelve a 2009 en su arranque— he experimentado cierta sensación de agotamiento con la fórmula de la serie. No por parte de Entrialgo, que está tan fino como siempre y sabe seguir sacando temas interesantes, que aborda con la lucidez acostumbrada, sino por la mía; quizás ha sido por haber devorado del tirón un material que en origen está pensado como entregas semanales. Y como tal hay que juzgarlo: Ángel Sefija es el mejor ejemplo de que más difícil que llegar es mantenerse, y pocos aguantarían el nivel mínimo de Entrialgo en su situación. Convertido desde hace tiempo en referente y en analista imprescindible de la sociedad, en estas páginas, como en las de libros anteriores, transmite cierta sensación de crónica de una crisis anunciada, en sus chistes sobre chanchulleo institucional, gente aprovechada en general y pereza, consumismo desaforado y despreocupación en el ciudadano de a pie. Como no soy lector habitual de El Jueves, la última vez que recibí una buena dosis de Ángel Sefija fue en 2009, y desde entonces las cosas han cambiado mucho.

Más allá de todo esto, que tiene más que ver con mi mirada actual, Mauro Entrialgo sigue refinando sus herramientas gráficas —¿de verdad alguien puede pensar que es un dibujante de tebeos limitado?— y es capaz de realizar un ejercicio de síntesis y comunicación tan acojonante como la página 75, en la que explica cómo funciona la publicidad en televisión.

Anuncios

3 thoughts on “Batería de reseñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s