Comics Class, de Matthew Forsythe.

comics class

Al dibujante e ilustrador Matthew Forsythe no lo conocía de nada hasta que hace un par de días Mireia Pérez, autora, librera y sin embargo amiga, me recomendó Comics Class, un pequeño cómic de un tamaño un poco mayor que el de una caja de CD que trata sobre la experiencia de Forsythe como profesor de cómic en un colegio. En la contraportada se dice que está «más o menos» basado en experiencias reales, pero como sucede a menudo eso es lo de menos; lo que cuenta es que este tebeo es muy divertido.

Forsythe dibuja de modo muy expresivo y suelto, motivo por el que no entiendo muy bien la decisión de aplicarle tramas gruesas a las viñetas, algo que resta frescura más que aporta otros valores. Pero a pesar de eso el dibujo logra cierto tono vacilón y exagerado, que potencia ciertos gags visuales muy logrados. Forsythe no se preocupa de de dibujarse muy parecido de un episodio a otro, porque siempre está claro quién es él: el profesor.

Lo que más gracia me hace es el choque entre lo inútil que se dibuja como profesor y las reacciones de unos alumnos escépticos, por decirlo suavemente. Son niños pequeños y no duros adolescentes, si no duraba dos telediarios, el hombre. La trama del cómic parodia deliberada y explícitamente la típica historia de profesor desarraigado pero con corazón que acaba penetrando la coraza de la indiferencia juvenil y marcando las vidas de sus alumnos para siempre. Pero es demasiado inútil para eso. Hay diálogos verdaderamente hilarantes con los que sus pupilos lo dejan con el culo al aire, lo pillan en contradicciones obvias y dejan en evidencia un método cutre y sin pies ni cabeza: esa niña, por ejemplo, que le dice que llevan ya siete semanas de clases, que cuándo van a hacer un puto cómic de una vez.

Comics Class se lee en un suspiro, y es un aperitivo perfecto, pero sería un error leerlo como algo «sin pretensiones» —etiqueta que cada vez detesto más, por cierto—, porque en su retranca veo una crítica picante a la profesión de dibujante y sobre todo a la educación reglada, de cómics o de cualquier otra cosa. Los alumnos de Forsythe en la ficción no aprenden nada, aunque estoy seguro de que los reales aprendieron una o dos cosas sobre lo más importante cuando uno se pone a crear: pasárselo de puta madre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s