Los fanzines de GRAF (II).

Continuo hoy con el repaso a algunos de los fanzines que adquirí en el pasado GRAF; esta vez me centraré en los cómics más clásicos. Hay mucho, y no tengo tiempo de analizar todo pormenorizadamente, pero creo que lo siguiente merece al menos unas pocas palabras.

Notfunny3

Como el anterior post lo terminé con el Inkfest de Joaquín Guirao, voy a seguir con él comentando su otra novedad, la tercera entrega de su Not Funny, que recopila material aparecido en otros fanzines y en internet, todo viñetas y cómics de una página o dos. Son cosas recientes que demuestran lo mucho que está afinando Guirao últimamente, quizás porque está produciendo mucho, pero sobre todo creo que porque está reflexionando sobre lo que hace, se nota. Como los grandes, Guirao es capaz de crear un mundo entero en una sola viñeta, con sus propias reglas, aunque no se nos expliquen, claro. La situación absurda, el humor chungo, la inversión de valores y las ideas locas y únicas son el reino en el que se mueve, y la verdad es que la mezcla es tan personal que no hay mucho donde comparar. En este tebeo de dieciséis páginas hay espacio para muchas cosas interesantes: «¿Qué es Chupi?» por ejemplo, es maravillosa. La historia sin título del hombre bajito es otra perla, y «Cómo hacer cómics» una declaración de intenciones y un manifiesto en cuatro viñetas. «Funtoons» es otra bomba, oscura y perfecta en su ritmo —es uno de los puntos fuerte de Guirao—, y «Política de privacidad de su frigorífico», con un estilo de dibujo sorprendente, quizás sea lo mejor del cuadernillo, que supone, para los que seguimos con atención todo lo que hace Guirao, una dosis irrenunciable a la espera de nuevos trabajos.

fanzines20003

Por darle algo parecido a un hilo conductor a este texto, voy a seguir con las novedades del colectivo Migas, en cuyas publicaciones suele colaborar Joaquín Guirao. Los Migas, además de tener un espíritu excelente durante todo el GRAF, animando el cotarro hasta con un teclado portátil, piensan lo que hacen —en serio— y saben que a un evento te tienes que presentar con novedades. Entre ellas está el número 3 de Gualtrapa, que es una recopilatorio de casi todo el material de Álvaro Samaniego. Como otros compañeros de colectivo, Samaniego escribe y dibuja de lo que conoce, del aquí y el ahora, y sus historias reflejan esa frescura tanto en las situaciones como en los diálogos, que me parece que son muy representativos de la juventud actual —hostia, qué viejuno acabo de sonar—. También creo que le falta afinarse un poco, no ser tan confuso, en ocasiones, pero en este recopilatorio hay sobradas muestras de que es un buen autor y tiene cosas que decir, además de ser muy versátil. «Pinchito a la interné», por ejemplo, es genial, igual que la historia de la pata Reme o las páginas de «Los yuntas del ritmo», que creo que aparecieron en Maiame 24 horas. Y hay una página muy bonita, un homenaje a su madre. Cuando los cafres hacen estas cosas, son más tiernos que nadie, y no lo digo en broma. De Samaniego también me traje El paripé del mulé, el cómic fruto de su participación en las 24HBD de Angoulême.

delisias

Delisias du pollo es otro recopilatorio, esta vez de M.A. M.A. me había parecido, de todos los autores que suelen publicar en Migas, uno de los menos hechos, en el sentido de estar todavía en proceso de formación. Pero aunque creo que eso es cierto, en este cómic he visto cosas buenas que no había visto en los tebeos de DVD Man, divertidos, pero que sólo me funcionaban a un nivel paródico. «Ácido» es buena, y es lo mejor que he leído de M.A. A otro nivel, los chistes de películas y pollas funcionan y hacen reír, aunque sean básicos, y la frescura underground de cosas como «The final gala» me ha gustado mucho: «Que vuelva Pepe Navarro, zorra». Mítico.

sexmotel

Pero lo mejor de esta gente es Sex Motel, la novedad en sentido estricto —por ser material inédito— en la que participa la plana mayor de Migas. La premisa para cada uno es realizar una historia de dos páginas ambientada en una habitación de un sórdido motel donde la gente va a follar, entre otras cosas, y el resultado es brutal. Con esa misma idea las páginas de cada autor no podrían ser má diferentes, porque, precisamente, el mayor atractivo de Migas es juntar a dibujantes tan dispares entre sí y al mismo tiempo con una sintonía entre ellos muy clara. Mis páginas favoritas a veces coinciden con mis autores favoritos, como es lógico. Guirao se va por los cerros de Úbeda y se lleva la premisa a su terreno personal; Pablo Romano, que es un tipo de mucho talento, firma otra de mis favoritas, una historia oscura y triste que destaca en el conjunto precisamente por eso. Gabi, que me parece un autor interesantísmo, está muy divertido, y Antoine Le Viril, Óscar Riquelme o JEHF —creador del siamés negro chino, un clásico moderno— están tan bien como siempre. M.A. está súper cafre, en unas páginas que también van incluídas en Delisias du pollo. Buenísima la de Conxita, de Carinio Ediciones, una historia mínima y muy abierta, con un dibujo que me encanta. Iria Alcojor parece salida de San Francisco circa 1968: fantástica. En conjunto Sex Motel funciona de maravilla y aglutina mucho talento. Es una de las novedades ineludibles de GRAF, en mi opinión.

OIGAMIREMAÑANA

Y otra es, sin duda, el Oiga, mire. Mañana, una nueva entrega de la autopublicación de Javi de Castro, que en esta ocasión presenta colaboraciones de un buen puñado de autores jóvenes, nacidos entre 1990 y 1993. Es decir, autores entre 21 y 24 años —por si acaso, que a mí me ha costado hacer la cuenta—, ninguno de ellos aún publicado por una editorial convencional a excepción de Fran Fernández, si no estoy equivocado. Tengo que ser sincero y decir que pocas cosas me han parecido realmente buenas o redondas, pero es que de eso se trata; a esa edad las obras ni pueden ni casi deberían serlo. Son historietas de una fase de aprendizaje, y eso que muchos autores ya se ven bastante maduros, pero falta experiencia, rumbo, cosas que contar que realmente sean las que ellos, como autores, pueden y quieren contar… En fin, la juventud —van dos veces que hablo como un puto viejo en este post, me voy a empezar a preocupar—. Estoy seguro de que de muchos de estos autores empezaremos a oír en breve, y este fanzine quedará como una antología que los puso en el mapa. Entre mis favoritos está el propio de Castro, uno de los más prometedores de su generación. Dibujante superdotado con un ansia de experimentación gráfica inusitada, sólo le falta algo más de concreción y de contundencia a la hora de cerrar las historias, y quizás por eso aquí, en historias cortas, es donde me parece que funciona mejor, al menos por el momento. Su historia en solitario se apropia de los tópicos de ciertos animes y ficciones japonesas, y la más larga, la que hace con guión de Diego Núñez, alias DNM Rules, es interesante tanto en lo formal como en lo argumental: un caso imaginado de abuso editorial y robo descarado del trabajo de un autor, algo que hemos visto mil veces en la industria americana, que es la principal referencia de Núñez. Seguramente la historia peque de dar demasiadas cosas por sabidas por parte del lector, que si no está al tanto de las mafias de las editoriales americanas puede no entrar con facilidad, y a fin de cuentas también es cierto que se ha contado muchas veces esto en tebeos, pero no está de más denunciarlo siempre que se pueda y aquí está bien hecho. Me quedo sobre todo con el ritmo impuesto por las elipsis en el relato, muy logrado. La de Álvaro Samaniego sobre el balconing me ha gustado también, aunque hay otras cosas suyas mejores, creo. «Extraños» de Adrián A. Astorgano ha sido una buena sorpresa; no conocía al autor y me ha parecido un muy buen dibujante. Es lo mismo que puedo decir de Xulia Vicente, muy personal. Y la que quizás me ha parecido mejor es la de Ferro, «Orquestra de montería». Tiene cierta influencia de Miguel B. Núñez y una tendencia al horror vacui interesante, que produce páginas abigarradas, estampas de una fiesta de pueblo que tiende a lo sórdido.

tebeoabstracto

Por último, el GRAF también me sirvió para ponerme al día con los fanzines de Los Bravú, el alias artístico de Dea Gómez y Diego Omil. Los Bravú hacen cómic de vanguardia sin complejos, provienen del arte, se nota y no lo ocultan ni intentan alejarse de sus referencias para hacer cómic de toda la vida. Cambian de estilo y de formatos con naturalidad, no se aferran a la clásica narrativa de pimpampúm, no quieren contar historias, aunque las cuenten. De hecho, recurren a veces al cuento infantil, íntimamente ligado al tono naif que suelen emplear en el dibujo, pero hay giros, y retranca gallega. En fin, que lo que publican es bastante diferente y eso hace que incluso aunque a veces se puedan quedar justo antes de llegar a la meta, sus propuestas me interesan y me parecen autores realmente prometedores. De las tres publicaciones que me traje de GRAF, quiero destacar Un tebeo abstracto en blanco y negro, que es, bueno, un tebeo abstracto en blanco y negro. La verdadera abstracción se ha explorado poco en historieta, y quizás tampoco sea ya momento de hacerlo, no lo sé. Al menos no con los presupuestos que rigieron las vanguardias pictóricas del siglo XX, porque, a fin de cuentas, el cómic no es pintura y la abstracción en él debería articularse de otra forma. Este pequeño tebeo emplea el texto, frases de inspiración surrealista sin continuidad lógica entre sí, acompañadas de páginas con viñetas y formas no figurativas. No sé si la propuesta se agota en sí misma o sirve para construir algo, pero es visualmente muy sugestiva, y logra efectos interesantes y sobre todo bonitos. Me encanta hojearlo y detenerme a observar, sin más.

lujo,calma,voluptuosidad

Mejor aún me ha parecido la novedad más reciente de Los Bravú: Lujo, calma y voluptuosidad, un cómic de gran formato, con dos enormes viñetas por página. Veo algo de Ed Carosia o de Irkus M. Zeberio en esta historia extraña, que mezcla lo engañosamente costumbrista —una banda de chicas adolescentes— con lo fantástico pop, rollo Johnny Ryan. Humor y estética aderezados con uno de los puntos fuertes de Los Bravú, unos diálogos extraños y únicos. Estamos tan acostumbrados a diálogos naturalistas —de mentira— o textos explicativos influidos por el cine que estas líneas líricas y con un sentido equívoco nos parecen de otro mundo, pero, simplemente, exploran terrenos que el cómic ha dejado siempre de lado, porque ya sabemos que el cómic tiene que contar algo que se entienda o empiezan a saltar todas las alarmas tacañonas. Pero cuando leo algo como «Han pasado eruditos y labriegos a descargar aquí sus pasiones, incluso nos visitó un hombre de oración» me enamoro. Y más con la respuesta: «¿Y eran perros, pájaros o tortugas?» Maravilloso, en su sentido más amplio.

Y hasta aquí el repaso a los fanzines que pude adquirir y de los que tengo algo significativo que decir —que no significa, por supuesto, que sean los únicos fanzines que merezcan la pena; hubo muchas cosas que no pude traerme—. Juventud, innovación y talento. Son tópicos, de acuerdo; también habrá, como en todas partes, muchas cosas chungas. Pero algo veo que no veía hace unos años, unas ganas, un estado de la cosa que ha permtido un rebrote de la autoedición. Hay una generación ahí que puede ser, en cuatro o cinco años, la referencia de la vanguardia. Y si no, da lo mismo: son autores que se lo pasan bien y que hacen lo que les da la gana, y eso es esencial para conectar con el público de los fanzines y progresar. Conviven estilos y filosofías muy diferentes, además, que comparten espacio y una cierta sensación de comunidad que puede respirarse en eventos como GRAF y otros y que me obliga a ser optimista. El mundillo no se acaba; sólo se transforma.


One thought on “Los fanzines de GRAF (II).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s