Orgullo y Satisfacción n.º 5, de VVAA.

oys5port

El primer Orgullo y Satisfacción del año se puso ayer a la venta, coincidiendo con el cumpleaños de Juan Carlos I, al que los autores de la publicación no olvidan —seguro que se siente muy conmovido, el exmonarca—. Y si, según Mariano, 2015 va a ser el año de la recuperación de la economía —otra vez—, para OyS espero que sea el año de la consolidación definitiva. Este quinto número no supera, en mi opinión, al cuarto, que fue fantástico y el mejor hasta el momento, pero tiene contenidos brutales y sobre todo sirve para ver por dónde van a ir los tiros de una publicación que está ya muy hecha, creativamente encauzada hacia el modelo que sus autores quieren desarrollar pero, al mismo tiempo, trufada de sorpresas de las que hacen cada número diferente.

Lo primero que me llama la atención de este número es que, posiblemente, sea el primero en el que la política no tiene una posición central, aunque en realidad lo impregne todo siempre, porque el dossier sobre compartir piso en tiempos de crisis no es atemporal, precisamente, sino que responde a políticas económicas muy concretas. De todas formas esa diversificación no es mala, y menos en un mes como diciembre. OyS nunca quiso ser solamente una revista que se metiera con el rey y los políticos, ni solamente una revista donde decir lo que no podría decirse en ningún otro sitio, aunque eso siga estando ahí y no deje nunca de ser una máxima en la publicación. Se trata de no perder la esencia y al mismo tiempo ser capaz de evolucionar, de sorprender, de no anquilosarse. En ese equilibrio está la clave de la pervivencia de cualquier publicación humorística y creo que OyS no sólo lo está consiguiendo sino que en su autoconsciencia y su compromiso encontrará la forma de que el idilio con los lectores no se rompa nunca. Hay una sinceridad y un trato de tú a tú maravillosos en la revista, sin que eso sirva para caer en el peloteo, al contrario: la mejor manera de demostrar que se respeta a alguien en señalarle también con el dedo, no dorar la píldora sin más ni pasarle la mano por el lomo. En ese sentido la sección que estrenaron el mes pasado, «Astutos lectores», funciona fantásticamente.

Pero creo que lo más importante del número 5 es que las series ya se han asentado y todas están funcionando bien. Por supuesto hay algunas que dan esa sensación desde el principio, como las dos de Paco Alcázar, «La gran época» y «La fábrica de problemas», pero en este número ofrecen algunas de sus mejores entregas. Concretamente las páginas de Alcázar son fantásticas. Para la tira de «Francisco Ibáñez» no tengo palabras, directamente, es lo más gracioso que he leído en mucho tiempo, y al mismo tiempo tan turbia como las mejores historias del autor. Pero es que además en «La gran época» nos espera una sorpresa que no voy a desvelar aquí. Manel Fontdevila y Mel también afinan respectivamente «Adonis, activista de la pista» y «Paco Pánico» y están mejor que nunca. El segundo, con el que hasta ahora no conectaba mucho, me ha hecho reír con su historia de la estufa. Otra serie con una entrega fantástica es «Bienvenidos al futuro» de Manuel Bartual, que se monta una historieta experimental acojonante en sólo tres páginas. «Cuaderno de campo de etología política» de Lalo Kubala, que es una serie que requiere una lectura calmada y no sé si calificar de humor —tiene chistes, pero a mí me deprime mucho porque está bien documentada y expone cosas jodidas—, me ha gustado más que nunca con su radiografía de Florentino Pérez, un sujeto que en Madrid sufrimos a base de bien. «El show de Albert Monteys» aunque no alcanza las cotas de la primera entrega —que fue maestra— sigue siendo excelente, y «Las nuevas aventuras de Emilia y Mauricio» de Fontdevila también. Miguel Brieva sigue en su línea; a Paco Sordo y su «Tebeos basura» lo he visto por debajo de las primeras entregas, que me encantaron, pero sigue siendo divertido.

Alberto González Vázquez y Luis Bustos me siguen pareciendo dos puntales de la revista. El primero realiza una historia protagonizada por Pedro Sánchez, el renovador, y el segundo una guía de tipos de pisos compartidos dentro del dossier magníficamente dibujada, como siempre.

oys5pag

Dentro de ese dossier aparte de eso destaco las páginas de Monteys, «Jerarquía del piso compartido», y por supuesto el sorpresón de encontrarme al gran Xabi Tolosa, quien con Esto se ha hecho mil veces ya demostró que tiene un máster en la materia. Confío en que no sea la última vez que lo veamos por las páginas de OyS. También me han parecido muy buenas las páginas de «Cómo protagonizar un piso compartido» de Ágreda y Bartual.

Otros contenidos que sí tratan la política más directamente y que son de lo mejor del número: la primera historieta de Bernardo Vergara, «¿Saldremos de la crisis en 2015?», muy cabrona. Vergara a veces me da la sensación de ser el gran tapado de OyS, aquél que siempre está a un nivel alucinante y que, además, sabe muy bien de los temas que dibuja. Es un humorista político de raza, y junto con Fontdevila, el mejor renovador de la disciplina. Mel me ha hecho mucha gracia con sus páginas sobre la ley mordaza; lo veo cada vez mejor, más a gusto. La nueva incorporación, Oroz, cuyo trabajo no conocía previamente, me ha gustado.

Dos cosas antes de acabar con el repaso: el «Últimas Letizas» de este número es sensacional, muy afinado y con pequeñas píldoras de temas de los últimos días que dan en la diana muchas veces. Concretamente el chiste de Fontdevila de la página 96 es inmenso. Y dos: las páginas finales de Patricio y El Fisgón, dos humoristas de la revista mexicana El Chamuco, sobre la situación de su país, pensadas para el lector español. La idea es interesante y lo que cuentan, además de ser terrible, nos demuestra hasta qué punto pasan de ciertas cosas los medios informativos serios. Y el gobierno español y sus palmeros, de paso, señalando chuminadas de Cuba o Venezuela y pasando totalmente de la corrupción mexicana. Seguramente estas páginas no serán las más populares de este OyS, pero yo me alegro mucho de su publicación y agradezco de veras la idea. Para estas cosas es para lo que merece la pena tener un medio libre.

Anuncios

3 thoughts on “Orgullo y Satisfacción n.º 5, de VVAA.

  1. El mismo día 5 me lo bajé en cuanto me llegó el correo de que estaba disponible y aún me estoy riendo con ‘El Show de Albert Monteys’ por la imaginación desbordante. Albert, Paco Roca tiene una hoja suelta para que se la firmes, ¿harías excepción con él aunque no sea del sexo opuesto?
    Muy buen número nuevamente, 108 páginas que se leen de un tirón con mucho gusto.
    Gracias por la reseña Gerardo, acertada como siempre. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s