Cuaderno uno, de Miguel B. Núñez.

cuaderno uno

Recientemente he podido leer Cuaderno uno, de Miguel B. Núñez, editado por Libros de Autoengaño en una modesta tirada de doscientos ejemplares de impresión digital en A5. Núñez es un autor interesante que siempre ha ido un poco a su aire, sin demasiado éxito de público, aunque, por ejemplo, El fuego (¡Caramba!, 2013) me parece uno de los cómics más injustamente ignorados en los últimos años. En este Cuaderno uno la intención es muy diferente: se trata de un diario dibujado en un estilo mucho más convencional y espontáneo, donde Núñez apunta anécdotas que le han sucedido o reflexiones que le vienen a la cabeza desde 2009 a 2013.

El tono contemplativo, favorecido por el propio carácter de Núñez y por su residencia en una zona rural muy tranquila, con terrenos y algunos animales de su propiedad, resulta muy cercano al que parece su gran inspiración: Las pequeñeces de Lewis Trondheim. Pero mientras el francés cierra sus páginas con una intención narrativa más consciente —en el sentido de que finaliza las pequeñas historias— y busca a veces el humor, Núñez es más libre. Parece como si realmente esto lo estuviera dibujando exclusivamente para él. Sea cierto o no, esa intimidad se traslada al lector, que entra en su mundo sin darse cuenta: su interés por la ciencia, sus gustos musicales, sus cómics, su relación de pareja, el nacimiento del primer hijo…

Me ha encantado la delicadeza de este librito. La manera humilde en la que Núñez reflexiona en voz alta, la inmediatez con la que está dibujado, y la sencillez con la expone todo. Me habría gustado que las páginas estuvieran un poco más limpias, especialmente en lo que respecta a los textos, pero seguramente así se habría perdido la sensación de estar prácticamente leyendo el mismo cuaderno que el autor dibujó.

Este tipo de obras, que para algunos son de las que «no cuentan nada», en el fondo son las que más profundamente nos acercan a la naturaleza de la vida real. Las pequeñas cosas del día a día se mezclan con las grandes alegrías y tragedias que sobrevienen sin más, sin guión previo, como este cómic. En su últimas páginas, tras un salto en el tiempo de más de un año, no podemos evitar sentir una punzada de amargura cuando descubrimos qué ha pasado en ese tiempo en la vida de Núñez. Y si es así es únicamente porque en todas las páginas anteriores ha conseguido que empaticemos con él y entremos de lleno en su vida, que no es nada extraordinaria, pero que es tan interesante como cualquier otra vida.

Anuncios

2 thoughts on “Cuaderno uno, de Miguel B. Núñez.

  1. Gracias por el aviso. Me gusta mucho el autor (desde los tiempos de Undercómic) y este se me había pasado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s