Murcia, de Magius.

murcia

Por muchos motivos, demasiados para profundizar aquí en ellos, la ficción española parecía reacia a mezclar nuestra historia y nuestra identidad con códigos de género y, más concretamente, con asuntos del fantástico. Cuando el cómic español ha tirado por esos derroteros casi siempre ha sido mediante una deslocalización: rara vez una historia fantástica se ambienta aquí. Lo nuestro era más el realismo sucio, más o menos estilizado o exagerado, desde Makinavaja a Makoki. Tal vez alguna historia de Martí sí tirara por ese camino, y por supuesto, a su manera, el Fanhunter de Cels Piñol demostró que se podía hacer ciencia ficción ambientada en España y que al público le interesara. Pero, seguramente, quien más ha hecho por abrir una vía del fantástico español que no sea una mera imitación neutra es Álex de la Iglesia, que con películas como Acción mutante y, sobre todo, El día de la bestia, demostró que el realismo y la sátira podían mezclarse con tramas fantásticas; y que la historia resultante podía asentarse totalmente en la realidad española más esperpéntica sin que por ello el resultado fuera cutre. Al contrario: potenciando ese esperpento se alcanzaba algo nuevo.

Y ahora, en 2015, acabamos de ver en la televisión estatal una serie, El ministerio del tiempo, que se entrega al fantástico sin rubor y lo entremezcla con medidas dosis de realidad social y hasta velada crítica política. Y mientras, ¿qué pasa en los tebeos? Hace muy poco tuvimos una fantástica muestra de esta tendencia: Nosotros llegamos primero, de Furillo. Pero en este caso el humor más bestia estaba en primer plano. La propuesta que hoy tengo entre manos es más sutil y requiere, seguramente, de una lectura más calmada.

Diego Corbalán es murciano, y este dato, que en otros autores podría ser más o menos anecdótico, es esencial para entender su obra reciente. Aquí, investido como Magius, culmina con una historia larga su búsqueda de algo así como una mitología oscura enraizada en la historia y la naturaleza murciana: Lovecraft en la huerta. En las páginas de Murcia se nos presenta un culto arcano, que se debate entre el dios cristiano y las deidades paganas, y cuyos miembros salen en procesión igual que realizan pactos de tintes satánicos en ignotos sótanos, que incluyen sodomía y sacrificios humanos. Pero hay algo más allá de la iconografía y la trama, digamos, oscura: la verdadera dimensión de este cómic no se entiende sin atender qué está reflejando, que es donde está el verdadero veneno. Los protagonistas son un grupo de empresarios conservadores y religiosos, con muchísimo dinero y ninguna intención de dejar de tenerlo. Controlan en la sombra la política y la economía de Murcia y tejen una red clientelar a la que atan con obligaciones mágicas, mientras usan como meros peones a la gente de clase baja, «los huertanos». La metáfora es maravillosa, y alude directamente a una casta que se ha situado en los principales puestos de poder de las empresas y bancos españoles, e incluso en los ministerios. Magius no menciona su nombre, «Opus Dei», pero sí alude a la universidad católica y al «camino neocatecumenal». Esa ligazón con una realidad tan oscura o más que la que se muestra en Murcia es lo que otorga a la obra una dimensión verdaderamente perturbadora.

Por lo demás, es interesante cómo Magius emplea el folclore murciano, bastante desconocido en el resto de la península. Los trajes regionales convertidos en uniformes sectarios, la huerta como siniestro escenario de sacrificio a los dioses arcanos —en una secuencia soberbia—, el dialecto panocho convertido en lengua críptica empleada por un grupo religioso-terrorista… Me encanta el ambiente que consigue y, sobre todo, pienso que es tremendamente original, algo de vaor incalculable cuando se publica tanto como ahora.

La edición de Entrecomics Comic acierta de lleno en el formato, suficientemente grande como para que los densos textos respiren y se lean con comodidad, y el dibujo de Magius, tan certero en la caricatura como en el reflejo de los ambientes de Murcia, se complementa con una paleta de colores sobria y oscura, perfecta. El final abierto redondea la estructura atípica de la historia, que deja enigmas por el camino; tal vez por eso perturba al lector como lo hace, aunque, como en los grandes esperpentos, el humor siempre está ahí.

Anuncios

4 thoughts on “Murcia, de Magius.

  1. Buena reseña. ¿Este tomo incluye material inédito o incluye también los minitebeos previamente autoeditados por Magius, Murcia I y Murcia II?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s