Gr€zia, de Irkus M. Zeberio.

La situación de Grecia hace meses que copa la actualidad europea, pero ha sido en las últimas semanas, con la que aparentemente es la negociación final entre el gobierno de Syriza y la UE sobre la deuda griega, cuando hemos entrado en una fase de sobredosis de información. Que, no obstante, no puede desviarnos de lo esencial: la gente real que está sufriendo todos los vaivenes macroeconómicos aparentemente racionales.

Por eso la lectura de Gr€zia de Irkus M. Zeberio es ahora tan impactante. Sin embargo, no sorprende que su acercamiento al tema sea poco convencional, aunque sí es muy significativo. Estamos ya acostumbrados a que cierto tipo de novela gráfica actual se ocupe de cuestiones sociales o políticas, pero suele hacerlo desde planteamientos narrativos más conservadores: ensayo, crónica, o tal vez una historia de ficción con el trasfondo adecuado. Pero ¿qué tiene que decir la vanguardia de la época de mierda que nos ha tocado vivir? ¿Puede la estética rompedora de la última corriente autoral tener conciencia política?

Zeberio nos da las respuestas en este cómic de gran formato, impreso en risografía, como en él suele ser habitual, y que funciona como denuncia rabiosa tanto como despliegue gráfico impresionante. Se trata de una distopía en la que Grecia se ha convertido en una especie de parque de juegos de los europeos ricos, que van allí a comprar, divertirse y hasta cazar a sus habitantes. Una hueste de perros guardianes se encarga de aplastar cualquier disidencia o célula terrorista que busque cambiar las cosas. Casi todos estos datos los sabemos desde el prólogo: el cómic se detiene en instantes de conflicto, ofrece panorámicas de la desolación en un mundo tan alienígena como cualquiera de los aparecidos en otros cómics del autor, con trazas de virtualidad —esos entornos vectoriales, de cuadrícula, que recuerdan a Tron—, lleno de restos de una civilización antigua mancillada con marcas corporativas bastante reconocibles. Al emplear una mezcla de euskera e inglés para los escasos diálogos, acentúa aún más esa sensación extraña, que potencia el acercamiento personal y oblicuo al problema griego.

Del dibujo de Zeberio poco puedo decir que no haya dicho ya. Su dominio de los espacios y los volúmenes contrasta con su trazo, aquí en el registro más suelto y espontáneo, donde demuestra su control del movimiento y la anatomía. Hay páginas dobles que son un prodigio de composición de escena, de influencias casi pictóricas.

Gr€zia encierra una idea subversiva que no puede obviarse: el terrorismo como última resistencia contra la opresión económica y policial. Una terrorista llega incluso a introducirse una bomba en la vagina para asesinar a uno de los turistas ricos. Sin embargo, como el dibujo de Zeberio no es realista ni remite a personas reales —ni siquiera tienen verdadero rostro—, la discusión que estas escenas pueden suscitar es siempre ideológica. La secuencia final es una simbólica reconstrucción del pasado, donde los grandes pensadores de la antigüedad son piedras que levantarán de nuevo un templo. El peso de una de ellas aplastará al pobre hombre que intenta la tarea en solitario. Simplemente demoledor.

Como también lo es que el amasijo de escombros que simboliza la lucha terrorista contra los poderes fácticos y económicos acabe expuesto en una galería de arte moderno para disfrute de los ciudadanos privilegiados de una Europa sorda y hedonista, que sacrificó a los griegos y, simbólicamente, a sus propias raíces.

Este tebeo gráficamente espectacular, en el que Zeberio aprovecha todas las particularidades de la risografía y se suelta como nunca —y eso es decir mucho—, creo que se ha convertido en mi favorito de él hasta el momento. Original, agresivo, reivindicativo sin caer en el panfleto, sin abandonar la línea autoral, sin renunciar a la estética. Ha dado en el centro de la diana y, tal vez, ha abierto un nuevo camino para el arte de protesta.


One thought on “Gr€zia, de Irkus M. Zeberio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s