Lecturas preestivales.

La gente suele aprovechar el verano para ponerse al día con sus lecturas atrasadas, pero a mí me está sucediendo todo lo contrario: ni tiempo para acercarme a las librerías tengo. Lo que sí hice fue leer mucho antes del verano, cómics de todo tipo que llevan tiempo esperando su turno para ser reseñados. Como llegado a este punto me doy cuenta de que jamás podría ponerme al día dedicándole una reseña individual a cada uno —tampoco me apetece hacerlo con todos, por otro lado— voy al menos a ponerme al día con este post, en el que comentaré un buen montón de tebeos.

capitana marvel

Empiezo con un par de nuevas entregas de dos series americanas. La primera es Capitana Marvel: Más alto, más lejos, más rápido, más… (Panini, 2015). Es el tercer tomo de la serie, y supone la llegada de David López como dibujante. Capitana Marvel pedía un dibujante regular potente a gritos, y López lo es: un excelente dibujante clásico, expresivo y conocedor de todos los tics del género. Por ponerle un pero, diré que no sorprende casi nunca, y que, leído del tirón el tomo, puede llegar a hacerse algo monótono, pero el nivel es muy alto. Kelly Sue DeConnick cambia radicalmente la orientación de la serie aprovechando su renumeración y se lleva al personaje a vivir una aventura cósmica, por la que se dejan caer incluso los Guardianes de la Galaxia, ya convenientemente mimetizados con los cinematográficos. Me habría gustado que DeConnick siguiera explorando los temas presentes en las entregas anteriores —el feminismo de Carol, la cuestión generacional, sus problemas de autoestima…— pero no puedo negar que, como aventura al viejo estilo, me ha resultado divertida.

prophet-vol-3-imperio

La otra serie es Prophet (Aleta, 2014) y es un caso muy diferente, porque creo que es el mejor libro por el momento. Brandon Graham está cada vez más atrevido, más críptico e imaginativo, pero al mismo tiempo la trama avanza hacia una guerra cósmica crepuscular y con ecos metafísicos que se centran en la identidad personal, las relaciones entre los diferentes John Prophets, que son al mismo tiempo el mismo y diferentes. Sin olvidarse de lo físico y lo cinético, magníficamente representado por un Simon Roy que empezó bien pero además ha mejorado mucho y ha sabido plasmar las extravagantes ideas de Graham, y su fascinación por la máquina-carne. La recurrente referencia a la ci-fi europea de Los Humanoides Asociados y compañía queda ya muy lejana: esto es otra cosa. Y creo que puede marcar un pequeño hito.

kitaro3

Recientemente se ha publicado también el tercer libro de Kitaro (Astiberri, 2015), la serie juvenil de Shigeru Mizuki. A pesar de que prefiero al Mizuki que dibujaba para adultos —como es normal; me temo que es lo que soy—, en el fondo esta serie está animada por el mismo humanismo satírico que sus obras posteriores… La ambigüedad moral de todos los personajes, especialmente del cada vez más interesante Hombre Rata, sumada a la ignorancia arrogante de los humanos, completan un cuadro ciertamente complejo para una serie infantil. La mejor historia es la más larga, «El vampiro aristócrata». Con la lectura de este tomo me he preguntado, por cierto, si una obra como Kitaro conserva su interés para la actual infancia, acostumbrada a un dibujo más pulcro y vistoso. No lo sé, la verdad, pero sería interesante comprobarlo.

ghetto brother

Ghetto Brother es el título más reciente de Sapristi —y su cuarto cómic, si no me fallan las cuentas—. Es obra de dos desconocidos en España, Julian Voloj y Claudia Ahlering, y se trata de un libro con vocación documental que se acerca a la figura de Benjy Melendez, el fundador de una de las bandas más importantes del Bronx de los años sesenta y setenta, los Ghetto Brothers, en cuyo seno nacerá el hip hop. Yo, que no sé prácticamente nada de toda esta cultura, he encontrado muy interesante el acercamiento escrupulosamente fiel de los autores a una realidad dura, la de las bandas, la calle, la violencia y las drogas. Pero, al mismo tiempo, el libro es también un buen retrato de un personaje carismático y fascinante, que supo unir a todas las bandas y trabajar por la comunidad viniendo desde abajo y que, pasados los años, miró hacia su interior y se encontró a sí mismo en la religión de sus progenitores. A veces el irregular dibujo se queda corto, no llega a cubrir lo que está exigiendo la historia, pero sigue siendo una lectura interesante.

PORTADA KIMOI

Kimoi (Diábolo, 2015) de Ángel es una recopilación de tiras de gran formato, de dibujo preciso y elegante y humor escatológico y bizarro. Reconozco que no es el tipo de humor con el que más me río, y quizás por eso las tiras que más me han gustado son las más, digamos, poéticas: aquellas en las que el surrealismo se apodera de los mecanismos humorísticos, por ejemplo la del hombre perro, o la del duelo de personajes que acaba con uno cayendo al interior de un coño. Ángel realiza un curioso ejercicio de proyección al tomar como materia elementos puramente japoneses y quere hacer un humor japonés; se nota que conoce bien lo que trata, especialmente en lo que respecta a las prácticas sexuales más extrañas de Japón, un país donde los tabúes, la represión y las propias dinámicas sociales han generado cosas muy chungas. Y no hablo tanto de cuestiones como la filia de lamer ojos, que es muy respetable, sino a lo que tiene que ver con las relaciones con otros seres humanos, que pueden alcanzar niveles enfermizos, donde lo kawai se confunde con lo infantil.

ciudad

El siguiente título es un clásico de los ochenta: Ciudad (Astiberri, 2015) de Ricardo Barreiro y Juan Giménez. Cómic argentino adulto de trasfondo político, tan heredero de El Eternauta que hasta recurre a una aparición de Juan Salvo para resolver —precipitadamente— una trama que parecía eterna. El punto de partida no se explica, aunque tampoco creo que haga falta: Jean se pierde en la ciudad y acaba llegando a la Ciudad, un espacio infinito, que parece crecer, donde las leyes de la física no son tales y donde los seres humanos luchan entre sí para sobrevivir o intentar salir de la Ciudad. Jean se encuentra a las primeras de cambio con Karen, una mujer de armas tomar con la que, por supuesto, inicia una tórrida relación. Seguramente no es justo criticar los tópicos del género sin contextualizar la obra, aparecida en publicaciones con reglas muy marcadas, y en un formato, el del episodio corto, que también las tenía. Pero no puedo evitar la sensación de que no han terminado de envejecer bien… A pesar de que, sin ir más lejos El Eternauta sí me parece que conserva toda su potencia. En cualquier caso es justo decir que Giménez está muy bien —aunque a mí no me entusiasme su estilo, pero eso es cosa mía— y que algunos de los capítulos autoconclusivos tienen dejan ese buen sabor de la ciencia ficción más reflexiva y lírica, aunque no invente nada. El final en cambio es totalmente precipitado, y podría haber llegado en cualquier momento en función de la necesidad de prolongar la serie o finiquitarla, otro rasgo demasiado habitual de la época.

optimización

Andrés Magán me parece muy bueno, incluso a pesar de que todavía pienso que no ha hecho una obra que lo demuestre de veras. Sin embargo Optimización del proceso (Ediciones Valientes, 2015) se acerca mucho a su potencial actual. El vigués se desatada en un minicómic en el que un pobre tipo tiene que resolver una compleja ecuación. Como es habitual en el autor, lo gráfico es el protagonista absoluto, y su formalismo pulcro y técnico, lleno de formas geométricas y líneas rectas, se ajusta perfectamente al tema de la ecuación. Y el hecho de tener esa coartada le da solidez, que era algo que echaba en falta en otras historias anteriores de Magán, uno de esos autores jóvenes que está rompiendo con todo y de los que no me pierdo ni una.

el-problema-francisco

Y termino con otro título de Ediciones Valientes de este año, El problema Francisco, hasta cierto punto tan hermético en su desarrollo como el de Magán, aunque sea muy diferente. El autor es Francisco Sousa Lobo, nacido en Portugal y residente en Londres, que es también el Problema Francisco, en un ejercicio de confesión personal que el autor plantea imponiendo cierta distancia, al hablar de ese Problema Francisco en tercera persona. Es un mecanismo brillante, que evita la mera pornografía emocional: es y no es al mismo tiempo su propio personaje, y de este modo on sabemos hasta qué punto todo es cierto o cuánto hay de eso que ahora llamamos autoficción. El dibujo de Sousa es interesante, pero sobre todo me ha gustado el uso del color y las formas abstractas, empleadas para plasmar conceptos no visuales muy complejos. Culpa, depresión, crisis… grandes temas de nuestro tiempo que hacen que este expurgo personal también sea universal.

Anuncios

2 thoughts on “Lecturas preestivales.

  1. A mí Prophet me parece increíble. La semana pasada he releído los tres tomos de nuevo y me reafirmo en que es uno de los mejores cómics de mi estantería. Creo que tiene tan poca fama por lo desagradable y complejo del estilo; es difícil entrar en el mundo de Prophet, y es fácil confundirse respecto a qué intenta conseguir Graham. Pero una vez que has pillado de qué va, y que te has dejado llevar por su falsa frialdad, estás enganchado.

    El cuarto volumen lo he comprado en preventa, esperando a que me llegue (junto con Querido Billy de Garth Ennis).

    Off-topic: comentaría en Entrecomics pero siempre me salta el filtro de spam.

    1. Lo de leer todos los tomos de Prophet seguidos es algo que quiero hacer desde hace tiempo, seguramente aproveche ahora que está a punto de aparecer el cuarto, sí.

      Y miraremos lo que comentas de Entrecomics, es muy raro, a ver si lo podemos arreglar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s