Los fanzines son para el verano.

Vamos a aprovechar los calores estivales para lanzar una andanada de fanzines fresquitos. Bueno, en realidad no sé si son fresquitos, pero llevan esperando su turno demasiado tiempo, así que ya les toca.

dramáticas 7

Empezamos con un viejo conocido, Dramáticas aventuras, que alcanza su séptimo número justo a tiempo para estar a la venta en el pasado HUL. Con Fraga buceando a lo Nevermind en la portada y los personajes habituales en su interior —la hija de Hitler, el Ligre, el comisario Mono—, la vuelta a la normalidad tras el espectacular especial Heil! retoma la trama, por llamarlo de alguna manera, de la invasión extraterrestre contada en prosa, en cómic y en fotonovela —que en esta ocasión me parece el plato fuerte—. Todos los elementos rezuman sabor pulp a espuertas y conforman un artefacto divertido que, afortunadamente, cada vez tiene menos sentido.

la calma fender

La calma es un minicómic de Juan Fender, miembro del Grupo Rantifuso. Se trata de un pequeño experimento narrativo, dado que el cómic es un desplegable que debe manipularse para ir leyendo la historia, un alegato pacifista dibujado con un sencillo blanco y negro. Lo mejor, el mimo con el que se ha preparado cada ejemplar, siguiendo un proceso necesariamente artesanal. Una de esas cosas que sólo tienen cabida y sentido en la autoedición.

intrigulis

Marc M. Gustà es un autor interesante y muy activo, que ha publicado en múltiples fanzines y webs. Su estilo, deudor del underground más barroco pero al mismo tiempo muy formalista, cuyas líneas limpias sólo se ven embarulladas por el inteligente uso de las tramas mecánicas, que además de darle a su acabado un estilo inevitablemente retro, le sirve para dibujar con ellas ambientes lisérgicos. Quizás éste es el mayor acierto gráfico de Gustà: plasmar la lisergia sin usar colores. Sus historias son alucinógenas, sin líneas narrativas tradicionales, muchas veces tan sólo pequeñas anécdotas casi surrealistas, llenas de escatología y violencia irreal. Otro de sus rasgos más distintivos es la constante experimentación con la página: viñetas pequeñas y abigarradas a veces, otras viñetas circulares, o viñetas página… Intringulis Comix y Crazy nest! son los nombres de los dos primeros números de un fanzine magníficamente editados, en los que se recopilan historias diversas, de calidad dispar pero todas interesantes. Mis favoritas son la historia de Los Simpsons y a «A Living Human Head». El título de esta última me recuerda que todas las historias están en inglés, aunque no hay demasiados diálogos y se entienden con algunas nociones del idioma.

dentropolis

Marc M. Gustà también tiene otro cómic junto con su hermano Bernat, publicado por Ultrarradio y que recopila varias historias publicadas previamente en fanzines: Historias de Dentrópolis. Dentrópolis es una ciudad donde viven personajes como Puto Pato, Cara Revés o Elefante Rosa. Aquí el referente underground es mucho más evidente, en su vertiente más gamberra e iconoclasta, pero también en lo gráfico, que es además más convencional que en otras historias de Marc en solitario. No es difícil adivinar la inspiración en el Frizt the Cat de Robert Crumb, especialmente en la figura del Puto Pato, un cabrón machista y macarra que se mete de todo. Hay también algo de parodia de superhéroes, algo de aventura onírica, muchos freaks sociales… El resultado es algo disperso, porque, para empezar, las historias forman parte del mismo universo pero no parecen haberse pensado como un todo, pero aun así es interesante, porque supone uno de los mejores ejemplos de una especie de neo underground que estamos viendo cada vez más frecuentemente en España.

hamacas

En las hamacas hacen el amor es un fanzine de Chema Peral, que se ha autopublicado veinte copias bajo el sello que comparte con Inma Lorente, Lupa y sombrero. Se trata de una recopilación de historias muy breves que tienen en común la aparición de un teléfono móvil, pero que por supuesto va más allá de eso y trata, en el fondo, de las relaciones humanas. Como son pequeñas anécdotas, el cómic se mueve mucho más en el terreno de lo implícito, y de hecho la posibilidad de que todas las historias estén conectadas se apunta muy sutilmente. Peral exhibe su facilidad para el dibujo sencillo, aunque tiene más trabajo del que parece, y de estas historias me gustan, sobre todo, su tono costumbrista y amable. Se prodiga poco, pero Peral siempre es interesante.

miedo

 Y termino por hoy con un cómic de Ediciones Valientes que me ha sorprendido mucho: Miedo, de Vincenzo Filosa y Ciro Fanelli, dos autores italianos. Es una pequeña historia muda rica en símbolos, donde una cabeza se separa de su cuerpo y se va fundiendo con diferentes animales y personas hasta acabar en el espacio, más allá de la atmósfera terrestre. El viaje alucinante, al que no le falta cierta dosis de humor negro, recuerda a los arquetípicos ciclos de transformaciones —el más conocido seguramente sea el de Merlín—, pero gracias al dibujo, tembloroso, perturbador y enigmático, va más allá de eso y nos deja un regusto amargo, casi desagradable, muy difícil de conseguir.


One thought on “Los fanzines son para el verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s