Cuento del niño bueno / Cuento del niño malo, de Andrés Magán.

cuento del niño

Andrés Magán  es uno de los jóvenes autores a los que veo más potencial ahora mismo. En su corta carrera tiene ya tebeos muy meritorios, en los que profundiza en un lenguaje propio muy formalista, reniega de narrativas clásicas y reformula el slapstick en sus propios términos. En Optimización del proceso (Ediciones Valientes, 2015) logró unos resultados muy significativos, cercanos a su potencial. Pero todavía le veía mucho margen de mejora. Como me sucede con otros autores de su generación —Klari Moreno, Conxita Herrero, Roberta Vázquez—, disfruto de ser testigo de sus carreras desde los primeros pasos. Es verdad que nunca se sabe qué va a pasar, porque la vida da muchas vueltas, y habrá quien se canse de los tebeos, quien no cumpla las expectativas y quien sí llegue a ser grande. Y no os podéis imaginar lo emocionante que es esa incertidumbre para mí.

Claro, luego sucede que Magán firma algo como Cuento del niño bueno / Cuento del niño malo y no puedo dejar de preguntarme si no habrá llegado ya ese momento. En el fondo es muy artificial pensar así: un autor nunca deja de cambiar, de pulirse y mejorar. Este doble cuadernillo grapado de gran formato —publicado por Linterna Mágica— seguramente no será la mejor obra de la carrera de Magán, pero, por el momento, me parece la muestra más potente de su talento. Se trata de dos historias inspiradas libremente en relatos de Mark Twain, impresos en una preciosa cuatricomía que no mezcla los colores, y sin ninguna palabra. En ellos asistimos a sendos paseos de dos chavales que llevan a cabo tareas idénticas, pero con pequeñas diferencias que son, finalmente, las que marcan la frontera entre la mala y la buena suerte. Pero queda en el aire la pregunta clave: ¿cuál es el niño bueno y cuál es el niño malo? No se dice. Sólo vemos cómo les va, cómo les trata la vida, de modo que las cuestiones morales se subvierten de un modo implícito muy sutil. Da lo mismo portarse bien o portarse mal: todo es azar.

La puesta en escena es bastante impresionante. El juego constante con la simetría —tanto en las mismas páginas como al confrontar un cómic con el otro— y el efecto que provoca la continuidad del color de unas viñetas a otras remiten al Olivier Schrauwen de, por ejemplo, Mowgli en el espejo. Schrauwen es una de sus mayores influencias, en mi opinión, aunque la destila a través de un grafismo muy diferente, y en el resultado final no es nada obvia. En fin, que me ha encantado este tebeo que en realidad son dos, aunque no tengan sentido por separado.

Anuncios

3 thoughts on “Cuento del niño bueno / Cuento del niño malo, de Andrés Magán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s