Unos cuantos fanzines de GRAF.

En el pasado GRAF de Barcelona adquirí un número bastante elevado de fanzines, por decirlo suavemente. Compré o me regalaron bastantes cosas que me llamaron la atención, obras de gente que ya conocía y de otra que no. Eso es lo mejor de GRAF: siempre vas a conocer a un autor que no conocías hasta entonces. El nivel medio de la autoedición que puede verse en GRAF —hago énfasis en esto, porque en GRAF obviamente no están todos los que son— me parece notable, y más aún teniendo en cuenta que hablamos de un sector bastante horizontal en el que encontramos profesionales y aficionados. Hay mucha gente haciendo cosas fantásticas, y por eso me apremian aún más las ganas de escribir sobre ellas. Así que vamos con unos cuantos —no todos— fanzines que me traje de GRAF, más algún otro extra.

chicos 0

De hecho, el primero esperaba su reseña desde un tiempo antes. Se trata del número cero de Chicos, de Mireia Pérez. Se trata de un cuadernillo lleno de textos y dibujos que giran en torno al sexo y al cuerpo, donde Pérez demuestra que cada vez dibuja mejor y, sobre todo, nunca dibuja igual. El fanzine se acompaña con pegatinas y láminas. De Chicos me gusta su cualidad física, la carne mutable y sudorosa, los coños por todas partes, y el coño corazón. Una mujer que dibuja «lo que me sale del coño. También lo que entra», que cuenta pequeños cuentos de enamoramientos infantiles y adultos y que es malvada. Me encanta, sobre todo, la página muda en la que se cuenta un encuentro entre chico y chica, con carnívoros resultados. A modo de complemento, Pérez llevó a GRAF un minizine, Ñam, un desplegable que incluye un coño dibujado con todo lujo de detalles, un Ingres intervenido, y varias ilustraciones de carne y sudor.

Relacionarse muy duro es el nuevo fanzine de la prolífica Klari Moreno. Se trata de un fanzine de factura artesanal, con detalles aplicados a mano —cada portada es dibujada de forma individualizada—, que funciona como una alegoría de las relaciones humanas de todo tipo. Sus dibujos mínimos, sin escenarios, repartidos por unas páginas que respiran con grandes espacios en blanco, representan personitas que interactúan entre sí. Con el mutismo habitual en los cómics de Moreno, los personajes se tocan, hablan con bocadillos abstractos, se enrollan dentro de burbujas, tiran de cuerdas tensas, y se agobian con sus nudos en el estómago. El repertorio de recursos estrictamente gráficos es suficiente para mostrar la complejidad que entraña el acto de relacionarse con nuestros semejantes. Me gusta mucho el detalle final: en la página de créditos, una chica aparece tranquilamente sentada en el suelo, junto a su perra: una imagen que contrasta con la tensión inherente a todas las relaciones humanas que se han mostrado en el fanzine.

hocicos húmedos

La misma autora se asocia con Joaquín Guirao en Hocicos húmedos¸ precisamente para asomarse al universo de los perretes. Desde el encantador y genial prólogo, escrito por un miembro de la especie canina, el fanzine despliega piezas de Guirao y Moreno en las que se juega, a veces, con el contraste entre el aspecto adorable de los perros y el contexto oscuro: un perro protagoniza una portada de black metal, tres adorabilísimos cachorritos portan una pancarta en la que leemos «Kill all humanity»… Contrasta también la caricatua cartoon de Guirao con el trazo sueltísimo y sintético de Moreno, que refleja con un naturalismo engañosamente simple los movimientos y posturas de los animales protagonistas.

puta mierda

Puta mierda, obra de Andrea Ganuza, es un fanzine a la antigua usanza: libre, puro y muy punk. Contiene seis historias en primera persona, sinceras y directas, que hablan de borracheras, sexo y relaciones sentimentales. Composiciones de página imaginativas y un efectivo dibujo a tinta de pinceladas gruesas que contienen mucha fuerza, pero también mucho humor. Aunque sea un poco amargo. Me gusta mucho cómo integra las fotografías en el conjunto, dotando de más verosimilitud a la voz de la autora. Mi historia favorita es sin duda «Las hilanderas», que empieza con un sueño y acaba con el cuadro de Velázquez como metáfora de hermandad entre mujeres y del autoconocimiento y la independencia a través del sexo con una misma.

grandes mujeres

Grandes mujeres que quizás no conoces es un pequeño fanzine de ilustraciones, encuadrado dentro de la iniciativa «Primera vez» del sello Fosfeno. Salvo Erica Fustero, sus dibujantes me resultaban desconocidos: Adrián Rodríguez, Bárbara Cachán, María Martínez y María Rodilla. En sus páginas podemos encontrar retratos en estilos muy diversos, desde el más naif hasta el realismo casi fotográfico, de diferentes mujeres destacadas en todos los campos del conocimiento. Cada ilustración viene acompañada por un pequeño texto que contextualiza sus figuras. Me encanta la mezcla totalmente transversal y rupturista con la clasificación en alta y baja cultura, que permite que encontremos a Federica Montseny —excelente dibujo, por cierto— en el mismo cuadernillo que Frida Kahlo, Rosalind Franklin o Suzy Quatro.

ohg!

A Lorenzo Montatore lo acabo de descubrir gracias al fabuloso La muerte y Román Tesoro (DeHavilland, 2016). En GRAF pude adquirir un par de fanzines suyos, editados por su propio sello Panoli, que me confirman que es un autor a seguir, libre, divertido y que se divierte un montón dibujando lo que le da la gana, historias locas en las que lo gráfico se despendola y absorbe todo. Ohg!, publicado en 2015, es un fanzine de edición muy cuidada, en el que una divinidad que surge de la pura abstracción gráfica crea el mundo tal y como el dios del Génesis hizo, para luego crear a un ser humano que debe darle un nombre a este dios gamberro. Por supuesto, todo se descontrola hacia el final, de un modo maravillosamente inesperado. Por su parte, El enigma de Boskov es más inconexo, ya que recopila ilustraciones y un par de páginas de cómic que tienen que ver con Boskov, un personaje extraño y desconcertante, que se enfrenta a otros personajes y monstruos. Todo parece girar en torno a una misteriosa piedra que concede poderes indefinidos. El resultado es magnético, aunque carezca del punch de Ohg!.

superbien

De Pablo Taladro también me traje dos fanzines. Taladro practica un estilo sencillo de dibujo, y temáticamente tiene claras reminisciencias del underground, pero también de aquellos autores de la «línea tremenda» que publicaron trabajos en los años noventa, sobre todo en Subterfuge, los Ladrón, Serra, Crespo e incluso el primer Paco Alcázar. En No te confíes, Taladro presenta una serie de historias cortas protagonizadas por personajes oscuros y marginales, caricaturas de tipos sociales que muestran no ya defectos, sino una psicopatía social importante. Se van cruzando en relaciones malsanas —el secundario de una se convierte en protagonista de otra posterior— de traición y apariencias precariamente mantenidas. Es una sátira gruesa de las convenciones sociales que todos mantenemos, irregular, pero con buenos momentos. Superbien me ha gustado mucho más; había leído ya algún capítulo en algún fanzine colectivo —no consigo recordar en cuál— de esta historia larga protagonizada por el profesor Buen Hombre y Perro Abandonado. Perro resulta ser el típico cabrón que se aprovecha de la bondad de quien sólo quiere ayudarle, y cuando el profesor lo acoge en su casa, convierte su vida en un infierno: engancha a su hijo a la droga, se acuesta con su mujer… Es la representación del mal absoluto, que incluso llega a corromper a dios. Es una historia oscura y grotesca, en la que no podemos evitar sentir una empatía dolorosa con el profesor Buen Hombre.

Algunas de las imágenes de este post las he tomado de la web de Fatbottom Books.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s