Otra ronda de fanzines

Al fin he encontrado el rato necesario para seguir escribiendo sobre la tonelada de fanzines que compré en GRAF —y alguno más que se ha ido sumando por el camino—. Vamos a ello.

Empiezo con varios fanzines de Conxita Herrero, una de las mejores de la escena de la autoedición en estos momentos, en mi opinión. Taritas y Moments of Sufficient Lucidity son dos divertimentos, dos fanzines de texto escritos con rotulador, deliberadamente toscos y mal hechos. El primero es más inconexo, pero ojo al segundo, porque bajo su apariencia de objeto intrascendente y efimero, hace algo muy interesante: es una especie de work in progress, un texto escrito en presente continuo, en el que Herrero va desgranando lo que le pasa por la cabeza, ya sea una canción, una idea más o menos profunda o banal, o incluso la inseguridad hacia lo que se hace: «He pagado la mitad de 45 pavos por un tener un stand pequeño en el GRAF de Barcelona para traer ESTA MIERDA». Y ahí me he partido de risa, claro. Además, juega con los espacios, con el tamaño de la letra, siempre escribiendo en sucio. La introducción de símbolos y pequeños dibujos muy simples, y la distribución del texto —con un uso clave del espacio en blanco— recuerda a los juegos de las vanguardias literarias de principios del siglo XX, aunque el objetivo sea más… frívolo, por decirlo de alguna manera. El final llega cuando Herrero gasta el rotulador que está usando, a base de pintar toda la página de negro y escribir así en negativo; en el fondo, y aunque sea de un modo tosco, lo interesante de este fanzine es que se está dibujando con las palabras, de un modo hasta cierto punto novedoso.

GR

Pero la obra más interesante de Conxita Herrero que adquirí en el pasado GRAF es G.S., un desplegable que va leyéndose según abrimos páginas, con un dibujo geométrico, de espacios asépticos y líneas perfectas, y figuras igualmente cerradas y limpias: de lo mejor que he viso de Herrero. La impresión en risografía —no estoy seguro del todo, pero creo que lo es—compensa esa perfección del trazo con el acabado imperfecto que caracteriza a este método. La historia en sí es un supuesto cuento de un niño de primaria, que cuenta lo que le gustaría ser de mayor, y que acaba en una sorpresa final que es además un póster, visible cuando se ha terminado de desplegar la hoja doblada.

baby bore

Baby Bore, de Marlene Krause, es un fanzine risografiado de páginas rosas, en el que la autora despliega anécdotas mínimas de su bebé. Dicho así, suena a temática sobadísima, pero el enfoque no tiene nada de sobado. Para empezar, porque el dibujo de Krause se aleja de la amabilidad y blandura típicas en este tipo de relatos y practica un grafismo afilado, por momentos feístas, en el que la dulzura existe pero no está enfatizada, sino más bien matizada. Pero, sobre todo, me ha interesado mucho la manera en la que centra el fanzine en el aburrimiento que provoca la repetición de tareas que genera atender a un bebé, tanto por sus necesidades fisiológicas —darle de comer, cambiar pañales— como por la costumbres de los bebés de repetir una y otra vez la misma acción, sorprendiéndose siempre. Krause plantea la página como una tira vertical con dos columnas de cuatro viñetas cada una, en la que se muestra la misma acción, con ligeras variaciones.

500 nidos

500 nidos y otros sueños es una pequeña joya de Marc Torices, publicada en mayo de 2015, que reune cuatro historias cortas del autor, que adapta cuatro sueños relatados por dos niños y dos niñas de entre nueve y once años. Con ese material, Torices crea cuatro mundos con las reglas ilógicas de los sueños, poblados de personajes perturbadores, situaciones inexplicables y algo de humor. Cumple con la única regla que suele tener este género, que es concluir con el tópico del «y entonces me desperté», pero más allá de eso, libertad absoluta y un dibujo maravilloso, como es costumbre en Torices.

Los dos siguientes fanzines tienen mucho en común: ambos son flipbooks con dos historias paralelas que se cruzan directamente en el centro de los cuadernillos, los dos son obras realizadas por una pareja de autoras, y los dos tratan de grupos de amigas y amigos.

flor y nata

El primero es Flor y nata / Yolo, de Roberta Vázquez —¿la dibujante más prolífica de la escena autoeditora?— y Teresa Ferreiro. Ambas cruzan sus universos de personajes extraños, animales y objetos antropomorfos —Sausage es una salchicha de tamaño humano que trabaja como diseñador— en constante fiesta y desfase. La amistad entendida de un modo, digamos, peculiar, drogas, música y siempre presente, de fondo cierta amargura en esas vidas pochas de jóvenes sin futuro, ni casi presente.

fandom

El segundo es Fandom, de Clara Soriano y Genie Espinosa. Aunque también está protagonizado por jóvenes, en este caso el humor es más amable, y las situaciones más verosímiles. Se trata de dos pandillas —sí, soy consciente de lo viejo que sueno usando «pandilla» en 2016— de amigas, unas chonis y las otras pijas. Las dos autoras tratan con cariño los tópicos humorísticos asociados a ambos grupos, destacan en la frescura de los diálogos y practican un dibujo cartoon y limpio que funciona de maravilla. En este caso, el principal nexo de unión es una conversación por Whatsapp que se van cruzando las chicas protagonistas; se trata de un recurso narrativo muy interesante porque permite saber la versión de los hechos que generan la disputa de los dos grupos primero de forma indirecta y luego directa. El final, sin embargo, creo que no exprime tanto como podría las posibilidades narrativas del formato.

De Espinosa, por cierto, también he leído Yeppers, un pequeño fanzine casi mudo simpatiquísimo protagonizado por una chica de sonrisa perpetua adicta al café que pasea a su perro, se convierte en vampiro, viaja en metro… Todo muy raro, pero súper divertido.

¡¡No sin mi perro!! es un cómic de Víctor Solana, el autor de Látex y acero. Solana participó en el clásico evento de Angulema consistente en realizar un cómic en veinticuatro horas, siguiendo unas reglas determinadas. En este caso, la regla era que la historia tenía que empezar con una persona ahogando un cachorro en los servicios de un aeropuerto. A partir de esta dura premisa, Solana desarrolla una fábula sin bocadillos, sólo con textos de apoyo, en la que los perros se rebelan conta la humanidad y le declaran la guerra, para firmar después un pacto de no agresión. Los cerdos pasan a ser entonces las mascotas predilectas de los seres humanos, y los gatos, en la sombra, manipulan los acontecimientos. El dibujo es necesariamente apresurado, pero demuestra la calidad de un autor a seguir.

Termino por hoy con dos breves fanzines de Puño que he recibido en mi buzón recientemente. Puño es un ilustrador soberbio, con ideas visuales brillantes y capacidad de plasmarlas con versatilidad, sin marca de estilo que las limite. En estos fanzines de ilustraciones practica un trazo fino y perfecto, una suerte de línea clara que se centra en las figuras centrales y prescinde de fondos elaborados o elementos accesorios. En The big Fappening presenta retratos —sin intención retratística real; ni siquiera dibuja rasgos faciales— de mujeres notorias de la historia, desde Juana de Arco a Frida Kahlo, a las que dibuja desnudas, en diferentes poses. Cuerpos diferentes entre sí, alejados de cánones, de mujeres que sonríen y disfrutan, en una reapropiación de lo erótico muy interesante. Cat egories es una colección de dibujos de gatos, asociados a una palabra que define una categoría de búsqueda típica de una web de porno. Es un juego divertido, con algunas soluciones muy ingeniosas —Audition, por ejemplo—, que evidencian el enorme talento e imaginación de Puño.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s