Una delegación de autores españoles invitada a la SPX

Hace unos días, Santiago García informó en su blog de una noticia que me alegra mucho: varios autores españoles han sido invitados a la SPX, que se celebrará en Bethesda (Maryland) el próximo septiembre.

En la entrada del blog de García queda perfectamente explicado qué es la SPX: el festival independiente más importante de EE. UU., celebrado desde hace más de dos décadas, donde se dan cita los autores y editores más importantes del circuito del cómic adulto, que engloba tanto a la novela gráfica como a la small press. Hay aficionados que se pasan la vida soñando con visitar la Comic-Con, pero yo donde me muero por estar en la SPX. Hace unos años, por poner un ejemplo, reunieron en una mesa redonda a Seth, Daniel Clowes, Charles Burns y Chris Ware, moderados por una de las especialistas más destacadas de su país, Hillary Chute.

Así que estar allí es muy importante, y estoy seguro de que el propio García, Ana Galvañ, Javier Olivares, José Domingo y David Rubín aprovecharán la experiencia y darán una imagen excelente del cómic español. Su visita también contempla otros actos en otras sedes, como se detalla en el post que he enlazado al principio.

Al margen de la calidad fuera de toda duda de los invitados españoles, componen una delegación bastante representativa del cómic que se hace aquí y ahora: Olivares y el propio García, autores de Las meninas, son máximos exponentes de la novela gráfica; Olivares es, además, un artista que comenzó su carrera en los años ochenta, lo que le confiere una experiencia y una perspectiva privilegiadas. Galvañ es una de las representantes más potentes del cómic vanguardista, es impulsora de Tik Tok Comics y su trabajo conecta sin problemas con las corrientes más novedosas del cómic americano. De Domingo podría decirse esto mismo, pero, además su experiencia en el mercado europeo y su trabajo para el público infantil y juvenil le da un matiz con respecto a sus compañeros. Rubín, finalmente, por su trabajo para el mercado del comic book será el más conocido del grupo por el público estadounidense, y además representa un tipo de cómic diferente, que demuestra que el cómic de autor también tiene cabida para la acción, la fantasía y la aventura.

El germen de este pequeño hito está en Panorama: la novela gráfica española hoy, una antología que publicó en 2013 Astiberri y que coordinó el mismo García. Yo tuve el privilegio y la suerte de colaborar en aquel libro, escribiendo reseñas breves de títulos españoles recientes junto a Alberto García Marcos, así que sé de primera mano el cuidado, esfuerzo y compromiso que García puso en el proyecto, desde el convencimiento de que era necesario hacerlo. Pocos años más tarde, las obras que están realizando muchos autores españoles llamó la atención de Fantagraphics, que poco a poco ha comenzado publicar cómics de Max y Paco Roca. Recientemente, ha publicado también Spanish Fever, una versión ligeramente modificada de Panorama —algún cambio en su contenido y en los colaboradores— que dará a conocer al público de la editorial a un buen puñado de dibujantes que representan varias generaciones de cómic español de autor.

Son pequeños gestos, pequeñas victorias que requieren de un esfuerzo continuado por todas las partes: editoriales españolas, editoriales estadounidenses, autores, medios… El mercado americano siempre ha tenido fama de excluyente, de poco receptivo a la obra extranjera. Sin embargo, el manga lleva años publicándose allí, y, en su momento, muchas obras francobelgas vieron la luz en EE. UU. La novela gráfica ha diluido las barreras estilísticas y temáticas, y por supuesto geográficas. En su contexto, las relaciones de influencia entre autores tienen más que ver con afinidades personales que con tradiciones industriales, como sucedía ante, cuando uno podía identificar nítidamente un modo de dibujar americano o europeo. No quiero abundar ahora en esto, pero lo traigo a colación porque creo que ahora, más que nunca, es el momento de abordar ese mercado. No por ningún tipo de complejo, por supuesto, sino porque, por un lado, sería una posibilidad de comercialización muy interesante para editoriales y autores, y, por otro, lo queramos o no, aún supone el principal escaparate de cada al mercado internacional.

Por eso creo que esta visita a la SPX es una fantástica noticia, pero también una responsabilidad para los implicados. Es una oportunidad para empezar algo, para ir construyendo una relación sólida y que se normalice la publicación de obras españolas en EE. UU. Afortunadamente, no podríamos estar en mejores manos. Seguiremos informando, y cuando llegue el momento estaremos muy pendientes de la SPX.


One thought on “Una delegación de autores españoles invitada a la SPX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s