La vida, de Tyto Alba

lavida

Tyto Alba es un caso curioso en el panorama del cómic español. Ha logrado mantener una regularidad envidiable, como autor completo, guionista o dibujante en colaboración, y sus obras han logrado, incluso en los casos más irregulares, unas cotas de calidad más que buenas. En sus mejores momentos, Alba no tiene nada que envidiar a ninguno de los mejores dibujantes actuales y, de hecho, su dominio de las acuarelas me parece soberbio. Sus tebeos suelen tratar sobre historias reales o, al menos tienen una base real. Tante Wussi, junto a Katrin Bacher, trataba sobre una memoria familiar en la segunda guerra mundial, y su cómic anterior, la muy destacable La casa azul, partía de las figuras de Chavela Vargas y Frida Kahlo para armar una ficción por momentos onírica.

La vida, su obra más reciente —publicada, como las dos anteriores, por Astiberri— tiene mucho en común con La casa azul, aunque el poso de realidad sea un tanto más sólido: la aventura en París de Pablo Picasso y Carles Casagemas. También recuerda, inevitablemente, a las obras de ficción que parten de pintores reales de Joann Sfar como Chagall en Rusia (451 Editores, 2011) o Pascin (Ponent Mon, 2005); también por la cierta afinidad estilística que Alba tiene con Sfar y otros dibujantes adscritos a la Nouvelle BD. En La vida partimos de una Barcelona tímidamente moderna y finisecular, en la que dos jóvenes artistas están buscando su sitio, que intuyen necesariamente fuera de una ciudad que se les queda pequeña. La bohemia parisina los tienta y los llama. Tras reunir el dinero, consiguen trasladarse a la capital de París e, incluso, comenzar a ganar dinero con su trabajo. La trama también se traslada puntualmente a Málaga, donde Picasso invita a Casagemas a pasar las vacaciones.

Así, La vida refleja una bohemia decadente, pero Alba lo hace no tanto a través de la documentación o la verosimilitud —es especialmente destacable que los diálogos suenan actuales, de manera intencionada—, sino del dibujo y el color. Sobre todo del color: las acuarelas apagadas, sutiles, recrean un entorno urbano sucio y apagado. Sus escenas nocturnas, por ejemplo, la tenue iluminación de las farolas y la luna, son de una belleza espectral.

lavida-int

Pero si La vida me ha resultado una lectura tan interesante y emotiva es porque, además de todo eso, es también ua historia de amistad y camaradería ambigua, entre dos artistas que se admiran y se copian, pero que finalmente tienen destinos muy diferentes por sus personalidades casi opuestas. Picasso es más trabajador, en el sentido más mercantilista del término, y tiene muy claro desde el principio que tiene que vender obra y conseguir un estilo que guste. Casagemas también quiere triunfar pero su sentido de la vida es más trágico, de modo que la bohemia y la vida loca del París de principios del siglo XX lo afectan irremisiblemente. En buena medida, La vida es la historia de una depresión y de la culpa con la que carga Picasso por ser incapaz de entender y ayudar a su amigo… y por sentir que en parte lo ha traicionado. La figura de Germaine Gargallo, modelo y amante de Casagemas, es también especialmente interesante porque Alba no presenta en ningún caso su actitud liberal en las relaciones sentimentales y sexuales como algo negativo y causante de la caída en desgracia de Casagemas, de modo que se aleja de la misoginia con la que frecuentemente se abordan estas historias de hombres buenos a los que malas mujeres llevan a la perdición. Muy al contrario, aquí se apuntan a problemas psicológicos de Casagemas, y a sus propias decisiones. Lo cual no impide que Picasso se sienta culpable por motivos muy convencionales y cargue con la culpa del suicidio de Casagemas, cuyo rostro acaba inmortalizando en un cuadro.

El estilo de Alba refleja su actitud en el mercado: sin grandes fastos ni recursos explosivos, está mejorando en cada obra, y perfeccionando un dibujo sobrio, lleno de expresividad y calado psicológico. Sin hacer ruido ni obtener el éxito de ventas de autores que tratan temas similares desde presupuestos afines, se está labrando una carrera más que sólida, que merecería más reconocimiento del que tiene.

Anuncios

One thought on “La vida, de Tyto Alba

  1. Pingback: Mi 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s