Tierra de fanzines III

Ha pasado ya algo más de un mes desde la celebración de la última edición de GRAF en Madrid, donde adquirí un buen número de fanzines. Sin embargo, en todo este mes no he encontrado el momento para sentarme a escribir sobre algunos de ellos que me han resultado especialmente interesantes. Entre otras cosas, porque estamos ya entrando en la organización de la próxima edición de GRAF en Barcelona, que será en marzo, pero ése es otro tema. Ahora lo que toca es comentar fanzines. Vamos a ello.

Comienzo con dos títulos que me han parecido de lo mejor que he leído de sus respectivos autores.

tmb_1

El primero es TMB Ninja de Néstor F., publicado bajo el sello Bemba Ediciones. Néstor F. mantiene una actividad en el cómic bastante intermitente, pero de vez en cuando se descuelga con historias muy potentes. En este caso, me ha encantando la peripecia de un chico especialista en colarse en el metro de Barcelona que tiene que ir a devolverme un videojuego —¡el Doom!— a un colega. Conectado a una aplicación en la que se informa de dónde están los controles, escapa de los guardias de seguridad y escoge la ruta más segura para llegar a su destino. Lo divertido es que el tratamiento es el de un cómic de acción, aunque estemos hablando de algo tan tonto y hasta inocente como colarse en el metro; Néstor F. emplea recursos gráficos propios de ese género, y consigue resultados muy dinámicos, aunque la reacción que provoque sea humorística, por el contraste entre forma y contenido.

cueste

El segundo es obra de Pablo Taladro, fanzinero muy activo, creador de Profesor Buen Hombre y Perro Abandonado. En Cueste lo que cueste, sin abandonar su dibujo característico de cierta raíz underground, lo llena todo de colores para recrear una historia infantil, en un sorprendente registro autobiográfico. Se trata de un relato de barrio periférico, visto desde el punto de vista subjetivo de un niño que magnifica la realidad y la rodea de un halo casi legendario: el autobús mortal que baja sin control la calle principal, las peleas constantes… Su hermano mayor lo protegía, pero, aun así, siempre era preciso hacerse el duro, de ganarse el respeto del resto de niños. Y eso lleva al pequeño Pablo a tomar una decisión, digamos, imprudente. El final de este fanzine es tremendo e impactante, tanto, que prefiero no decir el motivo.

drogas

Drogas es un fanzine colectivo, obra de la gente de Traca! Cómics, nuevo nombre de los responsables del añorado Migas. En Drogas encontramos, poco sorprendentemente, historias relacionadas de un modo u otro con diversos estupefacientes, abordadas desde el humor más o menos cafre, según el caso. M.A., por ejemplo, recurre a su personaje Mbamba, un vendedor ambulante subsahariano, que en estas dos páginas se dedica a la venta de droga como si fueran CDs. Por decirlo suavemente, no es una historia políticamente correcta. Tampoco lo son las salvajadas de Michael Perrinow, una de las sorpresas de este Drogas, aunque son tan pasadas de vueltas como siempre y habría que ser muy pacato para sentirse ofendido por ellas. Romano y Gabi, siempre destacables, entregan dos historias muy diferentes. El primero es una historia en primera persona de un chaval hecho polvo que rememora su vida desde que empezó a drogarse con el Puma, su mejor amigo, de excelente dibujo —la historia, no el Puma— y gran final. Gabi, por su parte, en su habitual registro alucinado, invierte los roles en un mundo en el que las amas de casa compran todo tipo de drogas en el supermercado y los yonquis consumen en el parque bocadillos de jamón serrano y botellas de agua. Montoya dibuja dos páginas experimentales extrañas pero atractivas, y Sama, en su línea, con un dibujo cada vez más fino y bonito, realiza una de sus características historias llenas de diálogos vivaces y frescos, donde las reflexiones históricas se mezclan con los comentarios sexuales más chuscos y la importancia del olor en la vida. Por último, encontramos sendas historias de Joaquín Guirao y Conxita Herrero. El primero realiza un spot publicitario de la Energina, una droga especialmente diseñada para los niños, y Herrero se aleja de la temática del fanzine en dos páginas deliciosas e íntimas, sobre la incomunicación.

deli

Seguimos en el universo Migas/Traca! Con Delisias 2, una nueva entrega del fanzine donde M.A. va recopilando sus cómics, dispersos en publicaciones como el propio Migas, ESPID o Sobaka. Por tanto, varias de estas páginas ya las había podido leer en su momento. Entre lo más llamativo, se encuentran las historias de Mbamba, ya presente en Drogas, la eacatología de «Fusty & Musty», sus historias de canis y chonis, y «-Nécora-», una historia en tres páginas más experimentales, en blanco y negro y compuestas de rápidos apuntes del natural, sin una intención narrativa convencional.

skenville

También publicado por Traca! Cómics, Cuentos de Skenville I es el fanzine más reciente de Joaquín Guirao. Se trata de una historia larga en la que Guirao sorprende por un giro hacia el terror muy arriesgado. Sus tebeos, por regla general, siempre han jugado a perturbar, a generar una cierta sensación de extrañeza malsana potenciada por el aspector encantador de sus funny animals en algunos casos. En Cuentos de Skenville la acción se situa en una población rural en la que una familia normal comienza a ver cosas raras, entre ellas, la aparición de unos niños extraños que nadie sabe de dónde han salido. La tensión se va retorciendo como en un slasher hasta que llegamos a un clímax violento en el que la inocencia infantil se torna en crueldad amoral —un clásico—. Me ha resultado un cambio de registro muy interesante por parte de Guirao, aunque no haya sentido exactamente miedo leyendo el fanzine. Creo que es un camino difícil y me interesa mucho ver cómo continua este autor caminando por él.

estoy-bien

Estoy bien, de Marina Nosequé y Miguel Rodríguez, ha sido una de las sorpresas que encontré en GRAF, en tanto que no conocía a los autores de nada previamente. Se trata de un cuadernillo de excelente factura, a color y con papel satinado, en el que encontramos ilustraciones naif, dibujos de non sense, rotuladores carioca y dibujos geométricos, además de unas páginas de cómic puro, llenas de pequeñas viñetas y un dibujo que referencia a los monigotes dibujados con círculos y líneas que Chris Ware emplea en algunos trabajos antiguos. En el trabajo de Nosequé y Rodríguez pueden encontrarse referencias de algunos autores contemporáneos que practican el dibujo espontáneo y el humor basado en el cruce de conceptos aparentemente inconexo, como Joan Cornellá o Mierdecitas, pero, sobre todo, creo que la gran influencia de Estoy bien es el Pulir (Fulgencio Pimentel, 2013) de Nacho García.

También apareció en GRAF el tercer número de Bravas, uno de mis fanzines feministas favoritos, coordinado por Tania Terror y Mar Cianuro. Fotocopiado en papel malo, como los fanzines de antaño, Bravas es puro espíritu punki: textos mecanografiados y recortados, fotografías quemadas, consignas… En este número hay un texto fantástico sobre las mujeres del mundo rural y el poder liberador del perejil, alusiones a la fundadora del Ejército Rojo Japonés y un texto crudísimo sobre la obsesión por la extrema delgadez y modas virales de las redes como el infame bikini bridge challenge.

xxx

Acabo por hoy con dos publicaciones de Bistec Negro, el sello de Víctor Solana, un artista que me sorprendió como Látex y acero y que está actualmente trabajando en su primer cómic largo. En XXX, un pequeño minicómic de tirada limitada a treinta ejemplares, demuestra su excelente dominio de la anatomía humana y el movimiento en una especie de prolongación del universo de bondage sucio y duro de aquel Látex y acero: cuerpos de sexualidad ambigua que se retuercen, entre tubos y cables, en escenas sexuales sin el menor erotismo, oscuras y fantásticamente dibujadas.

game-over

Game-over, de Santo Espanto, inaugura la colección Interzonas de Bistec Negro. Se trata de una historia en blanco y negro, que comienza con un personaje, aparentemente, un sintecho, tirado en medio de la calle, pero pronto evolucionar a un experimental despliegue gráfico que a través del símil tecnológico intenta representar la experiencia de la muerte o la transformación que sufre el personaje. Creo que habría sido más interesante silenciar los textos en esa parte de la narración, para dejar que las imágenes abstractas y las formas geométricas de circuitos y tecnología evocaran sensaciones sin concretarlas en palabras, pero, no obstante, me ha encantado este experimento, y espero ver más cosas de este autor o autora a quien no conocía de nada.

Anuncios

One thought on “Tierra de fanzines III

  1. Pingback: Mi 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s