Notas al pie, de Nacha Vollenweider

Aunque de raíces suizas y actual residencia en Alemania, Nacha Vollenweider (Río Cuarto, 1983) es una destacada representante de la nueva ola del cómic argentino, ésa que ha hecho renacer la historieta en un ámbito en el que parecía ya relegada a una nostalgia por el pasado brillante. En los últimos años han ido apareciendo autoras y autores como Vollenweider, que beben de la novela gráfica internacional y las últimas corrientes de vanguardia más que de esa tradición local. Esas nuevas voces tuvieron un punto de reunión muy interesante en el volumen Informe: historieta argentina del siglo XXI (EMR, 2015), una antología donde, precisamente, me encontré por primera vez con el trabajo de esta autora, en una historia protagonizada por un enigmático personaje enmascarado, de corte simbólico y un dibujo basado en la tinta negra muy interesante y expresivo. Notas al pie, un libro publicado en 2017 —también editado en alemán como Fussnoten—, apareció bajo el sello Maten al mensajero, un proyecto editorial en el que participa José Sainz, antologista de Informe, y me ha parecido una novela gráfica excelente, llena de elementos para el análisis.

El libro se estructura en seis capítulos o notas al pie, retazos de la vida y la memoria de la autora, que dibuja casi siempre con un pincel sueltísimo y tinta china, con los que compone, a base de manchas, atmósferas y escenarios. El acabado tiene, al mismo tiempo, la soltura expresionista del dibujo rápido, a mano alzada, pero, al mismo tiempo, también tiene la capacidad de fijar los detalles y concretar en los espacios, especialmente en lo que respecta a los recuerdos familiares. En algunos momentos recurre a otras técnicas, como el carboncillo o la plumilla, para generar otros efectos: por ejemplo, para reproducir una fotografía, recurre al lápiz de carbón, de forma que puede establecer una diferencia en el nivel de representación entre el discurso general y la fotografía, sin necesidad de reproducirla directamente. Son decisiones que hablan de una autora autoconsciente, en cuyo trabajo hasta la espontaneidad está reflexionada.

Otro ejemplo: cada página muestra sólo dos viñetas horizontales, excepto en los momentos en los que hay acción en tiempo real: es decir, secuencias en las que la autora no está recordando o reflexionando sobre el pasado, y tienen lugar diálogos —sobre todo, con su novia—, o escenas más cotidianas, para las que escoge fraccionar la acción en tres y hasta cuatro viñetas por página, de forma que acelera un tanto el ritmo y establece, al mismo tiempo, una diferencia con la línea principal de la narración y añade, así cierta variedad que rompe la posible monotonía que se habría podido generar.

Sin embargo, seguramente no habría sido así, ya que la reflexión de Vollenweider supone un interesante testimonio personal, pero sobrepasa los límites habituales de una autobiografía convencional. En primer lugar, porque su relato gira en torno al exilio económico y al desarraigo —expresados, sobre todo, a través de la voz de su pareja—, con lo que se inserta de lleno en la actualidad y en uno de sus principales problemáticas: la de la gente joven que debe abandonar su país porque no encuentra en él un futuro laboral. Las consecuencias personales que esto acarrera es uno de los grandes temas de Notas al pie, pero la manera en la que se articula la reflexión entorno a éste no es nada directa, y se basa en la exploración, por un lado, de la memoria y la historia familiar en argentina, y, por otro, de la realidad social que vive Nacha en Alemania. Las relaciones entre todas estas cuestiones nunca se explicitan, sino que, a través de la exposición de éstas y de ciertos elementos retóricos, serán los lectores quienes deberán completar el cuadro. Esa confianza en nuestra inteligencia permite huir de algunos de los principales problemas que suele afrontar este género en el cómic: el excesivo didactismo, el moralismo y la exposición sobrecargada.

Así, Vollenweider puede establacer simetrías y conexiones entre la persecución y exterminio de los indios de la Pampa y la actual crisis de los refugiados en Europa, a la que la autora y su pareja asisten directamente cuando deciden dar alojamiento a dos refugiados: no se subraya, pero la confrontación y equilibrio entre ellas, migrantes económicas, y la pareja que migra por cuestiones políticas y de supervivencia es muy interesante, al igual que lo es la comparación con una pareja de turistas estadounidenses que, durante una larga escena de un viaje en el tren, se sientan frente a las dos protagonistas. Al mismo tiempo, la historia reciente de Argentina —especialmente en lo que respecta a la persecución política de la dictadura—, siempre imbrincada con el calor de los recuerdos familiares —los enanos de jardín como símbolo de la posesión de una vivienda y, por tanto, de la estabilidad económica, o las estancias de la casa de sus abuelos y los objetos atesorados—, es recorrida desde un punto de vista crítico, que no panfletario, y contrastada con la situación actual. Todo ello siempre impregnado de una añoranza que parece intrínsecamente unida a la experiencia del migrante: la misma tristeza que tuvo el bisabuelo de Vollenweider cuando abandonó Suiza es la que puede sentir ella ahora, más de un siglo después.

Confío en que no tardemos en ver esta notable novela gráfica publicada en España. En ella, Nacha Vollenwieder demuestra que no sólo es una excelente dibujante, sino que también está dotada de una sensibilidad muy sutil para la exposición de sus planteamientos; precisamente por eso, su efecto es más duradero y su impacto en los lectores más profundo. Notas al pie tiene una vertiente política que nunca se desliga de la personal: lo personal es político, ya saben.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s