El club de lectura de novela gráfica de Muga al desnudo.

Hoy me estreno como colaborador en Las calles de Venecia, la web de Librería Muga, que como sabéis es el espacio donde venimos organizando el club de lectura de novela gráfica desde junio pasado. Para este primer texto hago balance de los primeros meses de vida del club y echo un vistazo a lo que está por venir en el futuro cercano. Aquí podéis leer el texto completo.

Deja un comentario

Archivado bajo Asuntos internos

Programa de GRAF Madrid 2014.

Ya está aquí, ya llegó, el programa del próximo GRAF en Madrid y la lista de expositores. Quedan sólo dos semanas para mi cita favorita en lo que a eventos sobre cómic se refiere. Actividades variadas e interesantes, que van de las mesas redondas a una masterclass, pinchadas, exposiciones… Y la lista de participantes garantiza que va a haber mucho material interesante para llevarse al saco. En esta ocasión tendré en placer de participar en dos actividades: modero la mesa redonda sobre cómic, humor y política el viernes por la tarde y presento junto con Luis Bustos Versus el sábado por la mañana. Copio a continuación el programa completo:

Los próximos viernes 14 y sábado 15 de noviembre se celebrará la cuarta edición de GRAF que tendrá lugar en el Museo ABC de Madrid (Amaniel, 29). De nuevo, los stands de los diversos expositores serán los protagonistas, arropados por una programación con charlas, exposiciones, conciertos y otras actividades. El grueso de la oferta cultural de GRAF se llevará a cabo el día 15, con el propio material impreso como principal reclamo para el público, artistas y editores. El día 14 abrirá fuego con la celebración de varios actos relacionados con el cómic y aledaños.

PROGRAMA (Versión pdf)

Jueves 6 de noviembre

La Central de Callao (Postigo de San Martín, 8). Entrada gratuita.

19:00 h – Presentación GRAF.

19:30 h – Lectura de Esto se ha hecho mil veces a cargo de Xabi Tolosa.

Viernes 14 de noviembre

Mesas redondas. Entrada gratuita.
Museo ABC. Calle Amaniel, 29

17:00 h – Encuentro con David Aja. Moderan Alberto García Marcos y Borja Crespo.

18:30 h – “Una de cómic, humor y política”.

Participan: Malagón, Manuel Bartual (“Orgullo y Satisfacción”), Javier Gallego (“Carne Cruda”), Xavier Puig (“El Mundo Today”), Alberto González Vázquez.

Modera: Gerardo Vilches.

FIESTA “ESPIRITU DE R´N´R” – GRAF
Sala Siroco (San Dimas, 5). Entrada libre.

https://www.facebook.com/espirituderocknrollradio

21.30 h – Apertura de puertas y música.
22.00 h – Programa en directo con entrevistas a autores presentes en GRAF.
23:00 – 00:00 h – Pinchada Espíritu del Rock N Roll.

FIESTA TUPPERWARE – GRAF
Tupperware (Corredera Alta de San Pablo, 26). Entrada libre.
23 h – 03:30 h
2 Mary DJs (Koldo Serra & Borja Crespo)

Sábado 15 de noviembre

STANDS VENTA AL PÚBLICO
Museo ABC. Calle Amaniel, 29. Entrada1€.

11:00 – 21:00h

EXPOSITORES PARTICIPANTES

¡Caramba!
Almacén de Análisis
Antipersona
Aristas Martínez
Astiberri
Autsaider / Mi novio Caballo
Borja y Javi de Castro
Cercenado – Kekorto
Cero Eficacia Ediciones
Chucherías de Arte
Darukii
DeHavilland
Diábolo
Dramáticas Aventuras Trimestrales Ilustradas
Ediciones Aerostáticas
Ediciones Valiente / Arròs Negre
El Verano del Cohete
Entrecomics Comics
Fulgencio Pimentel
Guts Zine
Karinio Ediciones
La Alucinante Guía para el Inmigrante en Londres
León Decadente / Revista Mincho
Los Bravú
Migas Fanthing
Miyu was here
Modernito Books
Ofegabous Editorial
Ornitorrincoman
Rantifuso
Silly Inc. (silly.es)
TheRocketManProject
Vidas de Papel

Mesas redondas. Museo ABC.

11:30 h – Presentaciones editoriales:

-Vidas de Papel

-“VERSUS” con Luis Bustos y Gerardo Vilches.

12:30 h – “Viñetas de vida. Cómic on tour con Intermón”.
Desde una perspectiva artística global, diferentes autores de cómic están viajando con Oxfam Intermón a países en vías de desarrollo para ejercer de reporteros y agitar así la conciencia ciudadana sobre la importancia de la lucha contra la pobreza. Varios dibujantes nos hablarán sobre este proyecto solidario y sobre su experiencia en el mismo.

Participan: Enrique Flores, Antonia Santolaya y Pablo Rebaque.

Modera: Borja Crespo.

13:30 h – “Vida y milagros de la autoedición”.

Participan: Dani Moreno (Chaparra Entertainment), Eduard V. Gran (DeHavilland), Alberto García (Entrecomics, Fulgencio Pimentel), Martín López Lam (Edidiones Valientes)

Modera: Iñaki Sanz.

16:30 h – Presentaciones editoriales:

-“25 años más allá del underground”, de Subterfuge Comix y Autsider, con M.A. Martín & Borja Crespo.

17:00 h – “Cómic e ilustración. Unión y expansión”.

Participan: Eva Vázquez, Javier Olivares, Santiago Sequeiros
Modera: Juan Díaz-Faes.

18:15 h – “Cómic infantil. Buscando nuevos lectores”.

Participan: El Hematocrítico, Teresa Valero, Guille García-Carsí, Julio Serrano (Makupipe), La Tribu Ediciones

Modera: Manu Vidal.

19:30 h – “Nuevas visiones en el cómic. Panorama artístico alternativo”.

Participan: Pablo Ríos, David Sánchez, Ana Galvañ, José Ja Ja Ja y Nacho García.

Modera: Mireia Pérez.

FIESTA GRAF
Sala Maravillas. C/ San Vicente Ferrer, 33. Entrada 10 €, 8 € con sello Graf.
21:30 h
Concierto: Motorzombis + Baby Horror
00:00 – 06:00 h
DJ’s a tutiplén

ACTIVIDADES PARALELAS

Exposición “Romeo Muerto”, de Santiago Sequeiros

11- 16 noviembre. Librería Panta Rhei (Hernán Cortés, 7)

Exposición “Dibujar Las Meninas”, de Javier Olivares

25 septiembre – 16 noviembre. Museo ABC (Amaniel, 29)

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias

Silvio José enamorado, de Paco Alcázar.

enamorado baja rgb

Paco Alcázar ha convertido a Silvio José en uno de los iconos del cómic español. Aún es pronto para saber si está a la altura de los grandes personajes de Bruguera, pero yo desde luego tengo claro que nadie ha sabido capturar nuestro zeitgeist —toma ya— como esta serie protagonizada por un caprichoso, asocial y totalmente aempático mostrenco que se parece a nosotros más de lo que podemos reconocer.

Silvio José, destronado fue posiblemente la culminación de la saga de Silvio José porque al desproveerlo de sus atributos y expulsarlo de su paraíso, al obligarlo a recorrer su propio camino del héroe, Alcázar invertía —o subvertía— los valores morales que normalmente convenimos en considerar buenos. De pronto ese tirano insoportable nos conmovía y emocionaba en su determinación de recuperar su felicidad y no renunciar a sus principios… aunque estos sean retorcidos.

Una vez que Silvio ha vuelto a casa y el estatu quo se ha reestablecido, las siguientes páginas —que son con las que arranca este último tomo— parece que van a ofrecer variantes más o menos ingeniosas de lo que ya hemos visto hasta ese momento, con la ventaja, eso sí, de que Alcázar tuvo hace mucho tiempo la vista de empezar a intercalar aventuras de los personajes secundarios y crear nuevos ecosistemas, como el zoológico, el colegio donde trabaja el profesor Hermoso o la novedad en este tramo final de la serie, el parque de atracciones, un entorno con sus propias reglas que funciona como un tiro, a la altura del zoológico. Uno podría caer en el error de pensar que llegada a este punto la serie está tan asentada y su universo tan desarrollado que las historias se escriben solas, pero por supuesto no es así. De hecho precisamente porque existe el riesgo de la inercia hay que estar más despierto y no dejarse llevar.

Alcázar lo consigue casi siempre. No pierde frescura, exprime bien a los secundarios —con frecuencia lo mejor de la serie, y no porque Silvio no sea un personaje tremendo—, inventa nuevas situaciones cada cierto tiempo… y cuando parecía que estaba todo dicho nos mete en un periplo amoroso. Y tiene todo el sentido, claro: ¿qué es lo único que le faltaba por hacer a Silvio? Enamorarse.

Evidentemente, Silvio no mejora ni un ápice cuando descubre el amor al encontrarse con la mujer de sus sueños hecha carne. Al contrario: saca lo peor de sí mismo —lo peor de Silvio es… bueno, os podéis hacer una idea—, se vuelve más obsesivo, egoísta y envidioso. Tras una primera relación con la mujer de sus sueños que acaba en desastre —algo lógico con Silvio en medio, pero, realmente algo de reflexión general sí veo en esto— y un escarceo loquísimo con una chica que piensa que Silvio es un artista conceptual, acaba dando con la horma de su zapato: Silvia, su vecina de abajo, la legendaria crítica de videojuegos que lleva años leyendo, y que pasará bastante de los intentos del tipo por conquistarla. Curiosamente, no he sentido en este tramo la simpatía que sí sentí cuando Silvio perdió su casa, porque aquí en ningún momento quiero que triunfe.

Por el camino, Paco Alcázar ya empieza a soltarse el pelo con páginas del tipo que está haciendo ahora para otros medios o que había hecho en algunos especiales de El Jueves, por ejemplo, la página 30 donde emplea su señalética surrealista, o una página brillante donde él, que ha hecho del texto el centro de sus viñetas, prescinde de él en la mitad de las mismas para lograr un efecto cómico brutal (página 71).

Los sucesos que acabaron con una veintena de dibujantes dejando de colaborar con El Jueves precipitaron el final de «Silvio José». Para la edición en libro, a cargo como siempre de Astiberri, Alcázar ha dibujado unas páginas finales que más que cerrar la serie parecen dejarla hibernando. La solución no sólo es divertida sino que incide, a través de la metarreferencia, a las circunstancias externas que precipitaron el final, y al mismo tiempo puede verse como una declaración sobre por dónde tirará ahora el autor: territorios menos convencionales, más absurdos e ilógicos. El Alcázar más radical que ya hemos visto en las antologías El manual de mi mente y Daño gratuito parece estar de vuelta, aunque nunca se ha marchado realmente. Y en cuanto a Silvio José, vuelva o no, ya es parte destacada del cómic español. Pocas series pueden mantenerse durante tantos años a tan alto nivel y ofrecer momentos tan brillantes incluso en fases tan avanzadas de su historia. Silvio José es seguramente el personaje más importante de los últimos cinco años, sin más.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Club de lectura de novela gráfica Muga: Las meninas

Hoy jueves 23, a las 19:00, celebraremos la cuarta reunión del club de lectura de novela gráfica de la librería Muga de Vallecas. En poco tiempo tengo la sensación de que la actividad está creciendo y asentándose, y eso me llena de alegría, porque con esa intención iniciamos todo esto hace unos meses. Hoy, además, tendremos el enorme placer de contar con Javier Olivares para hablar sobre Las meninas, la extraordinaria novela gráfica que ha realizado en colaboración con Santiago García. Aquí os dejo más información:

meninasclublectura

Deja un comentario

Archivado bajo Asuntos internos, Noticias

Versus, de Luis Bustos.

versus portada

Luis Bustos lleva el tiempo suficiente en el negocio del cómic como para haber conocido tiempos difíciles, más difíciles que los actuales. El páramo de los noventa explica que autores más jóvenes tengan más producción que la generación de Bustos —por supuesto teniendo en cuenta todas las particularidades de los casos concretos, hablo grosso modo—: no existe ese peso que atenazó a muchos autores, algunos mayores que Bustos y otros de su quinta, sobre qué podía hacerse y cómo. Este autor pareció quitarse buena parte de ese lastre de encima con Endurance (Planeta, 2009), que es una muy buena novela gráfica, pero es una muy buena novela gráfica de 2009. Cinco años parecen pocos, pero en el cómic español es una eternidad. En esos cinco años han pasado muchas cosas, entre ellas la aparición de obras como Aventuras de un oficinista japonés de José Domingo (Bang, 2011) o El héroe de David Rubín (Astiberri, 2011-2012) que junto con otras abrieron caminos nuevos y expandieron los límites de lo que podía hacerse; cada vez es más evidente. En estos últimos años se están desterrando muchos complejos históricos y muchos tabúes. Se está demostrando que en España sí se puede.

Cuento todo esto antes de entrar a valorar Versus, la última obra de Bustos, porque es una reflexión que he tenido siempre en mente mientras duraba su lectura. En este tebeo de formato atípico —un signo de los tiempos—, magníficamente editado por una pequeña editorial  —otro signo más— que no acumula aún ni una decena de referencias en su catálogo como es Entrecomics Comics, creo muy evidente que su autor se ha vaciado. Que no ha calculado la ganancia, ni las horas que merecía la pena invertir. Luis Bustos, me parece, ha hecho en Versus lo que he le ha dado la gana y ha llegado tan lejos como ha podido: ha echado el resto porque, bueno, si no, para qué meterse en historias, si la vida te la resuelves por otra parte. Creo que él, como muchos otros autores, ha tomado conciencia de que las cosas no van a cambiarse solas y que el primer paso es hacer no sólo buenas obras, sino obras sinceras como ésta.

 

Versus adapta libremente un relato de Jack London, A piece of steak, una historia sobre un viejo boxeador, pero como los buenos adaptadores Bustos se lleva el texto original a su terreno para realizar una obra intrínsicamente personal y desatar todo su talento como dibujante, que está a la altura de los mejores del panorama español. Y pocos cómics pueden leerse que merezcan el apelativo de tour de force más que éste. Versus es un pulso constante en el que Bustos libra su propio combate y se obliga a salir de su zona de seguridad para sorprender en cada página, para que cada viñeta, como cada golpe en una lucha sobre el cuadrilátero, importe. La estructura que adopta intercala flashbacks para mostrar cómo se ha llegado al combate que se narra en forma directa y permite a Luis Bustos un relato de ritmo clásico, en el que subimos y bajamos la intensidad pero que mantiene una línea ascendente que estalla justo cuando debe… Y que deja al lector impresionado en su final.

Una de las cosas más interesantes de Bustos como dibujante es su habilidad para imitar y destilar influencias sin dejar de ser él. Lo hemos visto, por ejemplo, en sus colaboraciones en Orgullo y satisfacción. En Versus resuenan los ecos de Jack Kirby, Will Eisner o Frank Miller, pero también de muchos mangakas, sobre todo de Osamu Tezuka, admirado por Bustos, quien no mira sólo hacia atrás, sino también a los lados, como si fuera consciente de que Versus tiene que ser una obra de su tiempo un cómic español de 2014 que se encuadra en unos presupuestos determinados. El equilibrio entre intelectualización del trabajo propio y la visceralidad que pide un un relato como éste es casi perfecto: Bustos consigue páginas salvajes, furiosamente expresionistas, sobre todo cuando, en el asalto final, deja que el pincel corra desbocado en unas páginas que pienso que no están al alcance de muchos dibujantes, de aquí o de fuera, da lo mismo.

 

En este relato clásico de héroe crepuscular hay mucha amargura. El viejo Tom King lo fue todo, pero ya no es nada. Sus tiempos de gloria pasaron y sólo queda jugársela contra un muchacho insolente que empieza ahora su propio camino hacia la fama y el éxito. Más allá de ciertos elementos del relato original propios de la época que suenan hoy un tanto huecos —me refiero al melodrama presente en cuestiones como el ultimátum de la esposa de King— Versus funciona a un nivel simbólico y mítico perfectamente en el momento en el que entendemos que la lucha entre King y el joven Jesse Sandel es una lucha ancestral entre lo viejo y lo nuevo, entre la experiencia y la fuerza de la juventud, y que se repetirá siempre, porque estamos condenados a declinar y ser superados por los que vienen detrás. King lucha, en el fondo, contra sí mismo.

Es imposible no empatizar con él y vibrar con cada golpe que dibuja Bustos, que revienta cánones y rompe el diseño de página constantemente, y que juega de forma inteligentísima como el diseñador que es con tipografías, rótulos y el propio diseño del libro, por no hablar de su soberbio uso de las tramas que imitan el zip-a-tone e introducen los matices en un blanco y negro de contraste tan rotundo como el de los mangas de Tezuka.

 

Con Endurance, creo que Luis Bustos hizo un gran tebeo como es debido. Ahora, cinco años después, su propia evolución como artista y el contexto que lo rodea le han permitido hacer una gran novela gráfica libre de ciertos valores que en 2009 todavía pesaban en la idea que de la novela gráfica podía tenerse entonces. Porque, es obvio pero parece que haya que recordarlo de vez en cuando, los conceptos culturales están vivos y mutan constantemente, y las cosas nunca son iguales en diferentes momentos ni pueden sustraerse de ellos. Lo mejor de Versus es el propio Versus; el placer primario y el goce estético que aporta a quien lo lea. Pero además cuando uno termina de leer este cómic de vanguardia que demuestra que la vanguardia puede ser comercial —porque lo comercial hoy no es lo que era comercial hace veinte años— queda una sensación de lo más agradable, y que también se encuentra en otras obras fantásticas de la actualidad: esto es sólo el principio, el golpe en la mesa que antecede a obras mejores aún.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Orgullo y satisfacción n.º 2, de VVAA.

OyS2portada

Tras revolucionar el mercado del cómic digital y vender nada menos que 35.000 ejemplares durante el verano, Orgullo y satisfacción se convirtió en revista mensual y en un proyecto sólido y, de momento, viable para sus autores. Pasada la novedad, lo normal es que la salida de cada número no sea noticia y la revista se integre en la cotidianidad del mercado, pero me apetece, al menos, comentar algunas cosas concretas de este segundo número, dedicado al trabajo.

El número se abre con una historieta de Monteys que muestra la reunión de redacción para decidir los contenidos de esta segunda entrega. Aparte de la gracia innata que tiene —con ese Guillermo sustituido por fotografías de Alain Delon porque a Monteys no le sale bien—, la historia es interesante porque introduce el elemento metanarrativo y con él la historia de la propia publicación y su mecánica de funcionamiento, que desde el principio han estado en primer plano.

Después de esa introducción los contenidos aparecen más ordenados, más de revista que en el número 1. Hay un índice, una primera parte miscelánea, y un dossier central que concentra las páginas relacionadas con el tema del trabajo, más la sección de «Últimas Letizias» con temas de última hora que entran con la escasez de margen que permite la edición digital. Si no me equivoco todos los colaboradores de los primeros números están aquí, aunque en algunos casos con chistes puntuales, como los de Asier y Javier. Pasada la sorpresa el nivel se mantiene, aparecen series nuevas y otras continúan: me parece un acierto que no se caiga en la rutina ni en la conveniencia de la fórmula que funciona.

Y sobre todo me parece un acierto la libertad total que se le está dando a todos los autores. Los que son humoristas gráficos más puros, como Malagón o Mel, hacen lo que saben y lo hacen muy bien. Luis Bustos y Paco Alcázar, por su parte, hacen básicamente lo que les da la gana y están simplemente geniales. Las páginas de anuncios falsos de Bustos —a lo Chris Ware, para entendernos— es de antología, y la historia de la piscina de Alcázar certifica que, sea cual sea el tema, este autor tiene la virtud de llevárselo a su universo, que me parece uno de los más ricos del panorama nacional.

 

OyS2interior

Triz, ya sea junto a Morán o en solitario, está cada vez mejor. Bernardo Vergara es uno de los que más dibujan y está tan fino y tan demoledor como siempre. Guillermo, pese a que no siempre acierta, cuando acierta es brillante, y además me parece el mejor caricaturista de la actualidad. Sus retratos tienen la cualidad de los grandes satíricos: deforman el rostro y el cuerpo para mostrar el carácter y sobre todo la misera moral de la calse política. Es decir, destapan la verdad que late bajo la apariencia a través del dibujo y de su visión.

Monteys no llega a los niveles de «El ecosistema ibérico» del número uno pero tiene páginas brillantes, especialmente las primeras, ya mencionadas, y la del voto de los antiabortistas. Monteys está en estado de gracia desde hace tiempo, y pare páginas con la facilidad, al menos aparente, que le corresponde a ese estado. Manuel Bartual da un par de lecciones de síntesis en tiras de viñetas que funcionan como un tiro y que condensan verdaderas historias completas.

 

Y Manel Fontdevila, bueno, me parece que pocos se acercar hoy por hoy a su nivel. Casi todo lo (mucho) que dibuja en este número me parece brillante, pero «¡Matar a Pujol» es increíble. Lo tiene todo y es de lo mejor que he leído últimamente, en cualquier género. Fontdevila, además de la mirada certera y afilada, de esa cualidad tan útil en el humor político de ir casi siempre un poco más allá de lo obvio, otra cosa esquiva e indefinible: la gracia. Él la tiene; la tienen sus dibujos y la tienen sus textos, y la manera en la que desarrolla esas historias de extensión media en las que parece sentirse totalmente libre.

En conjunto, me gusta que este número de Orgullo y Satisfacción no vaya a lo fácil, atizar a los empresarios únicamente, y tire a los sindicalistas, y a los propios trabajadores, víctimas la mayoría de los casos, sí, pero en ocasiones demasiado acomodaticios y sumisos. Todo tiene una presencia proporcionada y coherente que evidencia la excelente labor de coordinación que se esconde detrás de la revista.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Presentación de Breve historia del cómic en la biblioteca de Vallecas.

El próximo sábado 11 de octubre, a las 12:30 de la mañana, tendré el placer de presentar Breve historia del cómic en mi barrio. Bueno, en mi distrito, más concretamente, pero nos entendemos. Será exactamente en la biblioteca pública de Vallecas, en la calle Rafael Alberti. Me acompañará en el acto Igor Muñiz, el librero de Muga, la librería donde llevamos varios meses organizando un club de lectura de novela gráfica. Aquí os dejo más información.

presentación breve historia vallecas

Deja un comentario

Archivado bajo Asuntos internos, Noticias